Victoria sobre los ataques y la oposición espiritual y material

Experimentamos libertad en Cristo en medio de las batallas diarias que enfrentamos

Base Bíblica: 2 Crónicas 20:1-30

Introducción:

El cristiano, de manera sorpresiva o anunciada, enfrenta en su cotidianidad ataques de orden espiritual o físico que retan su fe. Ante situaciones inesperadas o demasiado difíciles de manejar, sinnúmero de creyentes optar por salir huyendo. Dejan de lado las tres alternativas que nos quedan frente a las eventualidades que amenazan nuestra estabilidad personal y espiritual: huir, resignarnos o luchar. Los seguidores del Señor Jesús damos la batalla, no en nuestras fuerzas sino en las de Dios como aprenderemos en esta ocasión, tomando como base la arremetida militar que tres pueblos guerreros estaban gestando contra Judá.

I- El creyente se enfrenta constantemente al asedio del enemigo (versículos 1, 2)

1.- Hay dos clases de ataques: espirituales y materiales.

a.- Espirituales: Generados por Satanás. Trastorna las circunstancias, genera opresión, golpea la economía, amenaza nuestra salud.

b.- Terrenales: Aquellos que se oponen al Evangelio, quienes critican nuestra forma de pensar y actuar.

2.- Moabitas, amonitas y meunitas le declararon la guerra al rey Josafat. Debemos prepararnos para los ataques inesperados (versículo 1)

a.- El enemigo era numeroso, bien armado, preparado para la guerra (versículo 2)

b.- Todo hacía temer que Israel sufriría la derrota. Igual hoy: Es posible enfrentar problemas que lucen agigantados.

II.- Ante los ataques, el creyente debe buscar al Señor (vv.3-12)

1.- Frente a los ataques es previsible que nos asalten el temor y la incertidumbre (v. 3)

a.- El rey Josafat se sintió acorralado. El enemigo tenía muchas ventajas sobre Judá.

b.- Las situaciones inesperadas pueden despertarnos temor.

b.1.- Debemos prepararnos para cualquier imprevisto.

b.2.- Debemos prepararnos para dar la batalla.

2.- Ante los ataques, debemos ir a la presencia de Aquél que pelea nuestras batallas (v. 4)

a.- El rey Josafat buscó al Señor en oración.

b.- El rey Josafat proclamó ayuno. El pueblo se unió en clamor (vv. 4, 5)

3.- Ante Dios debemos reconocer Su poder y grandeza (vv.6-9)

a.- El rey Josafat reconoció el poder sobrenatural de Dios (vv.5, 6)

a.1.- El poder de Dios en la dimensión espiritual.

a.2.- El poder de Dios en la dimensión física (material)

a.3.- El poder de Dios es ilimitado.

b.- El rey Josafat reconoció que en el pasado, Dios había obrado a favor de Israel (v. 7)

c.- El rey Josafat recordó a Dios que si el pueblo va a Su presencia en medio de las crisis (vv.8, 9):

c.1.- Dios oye las oraciones

c.2.- Dios responde a las oraciones

d.- Fruto de los ataques de Israel, el rey Josafat y nosotros hoy, debemos reconocer:

d.1.- Que los ataques parecen más grandes que nuestras fuerzas (v. 12a)

d.2.- Que frente a los ataques, no sabemos qué hacer (v. 12 b)

d.3.- Que solo en dios podemos poner nuestra confianza (v. 12 c)

III.- Si en los ataques buscamos a Dios en oración, Él responde con poder (vv.14-28)

1.- Ante los ataques Dios manda:

a.- No tener temor (v. 15 a)

b.- No mirar la dimensión de los problemas, sino confiar en Dios (v. 15 b)

c.- Dejar que sea Dios quien pelee nuestras batallas (v. 15 c-17)

d.- El pueblo de Judá y nosotros hoy, debemos creer en las promesas de Dios (vv. 18, 19)

2.- El secreto para obtener la victoria antelos ataques, es confiar en Dios (vv. 20)

a.- Confiar en Dios implica renunciar a luchar en nuestras fuerzas.

b.- Confiar en Dios implica renunciar a confiar en el hombre.

3.- Si confiamos en Dios en medio de los ataques, debemos alabar antes que angustiarnos (vv.21-23)

4.- Cuando Dios responde con poder a nuestras oraciones, debemos expresarle nuestra gratitud (vv.24-28)

Conclusión:

Si está atravesando por situaciones difíciles, que considera son superiores a sus fuerzas, es hora de volver la mirada a Dios. En Él logramos la fortaleza para vencer. Él nos guía para dar los pasos apropiados en cada circunstancia. Bajo Su divina orientación, tenemos asegurada la victoria. Pregúntese, ¿cuál es su reacción ante los ataques? ¿Confía en sus fuerzas, en las de alguien cercano que pueda ayudarle, o en Dios? Tome una decisión: apóyese en el Padre celestial. Podrá ver cambios significativos en su existencia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6080


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
oración, poder,
Que nada ni nadie nos roben el privilegio de orar Cuando pensamos en el Señor Jesús sin duda lo vemos muy distante a nuestra realidad. Hoy le invito para que piense en Él como un líder de nuestro tiempo. [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar