Venza las crisis y tentaciones que amenazan su salvación

Vencer las tentaciones es posible cuando dependemos de Dios.

Base Bíblica: Filipenses 2:12, 13

Introducción:

Nuestro adversario espiritual, satanás, busca poner tropiezo a nuestro caminar con Dios. La gracia de la salvación, fruto de la obra redentora del Señor Jesús, nos libró de la condenación. Sin embargo, no podemos jugar con esa obra maravillosa de nuestro amado Señor.

Para procurar nuestra caída, las huestes de maldad ponen tropiezos, en algunos casos generan crisis y, en otros, desatan tentaciones.

En momentos así, nuestra dependencia debe ser de Dios. No podemos desprendernos de Su mano poderosa. Él nos fortalece y nos concede la victoria sobre cualquier situación que nos amenace con caer.

I.- A TRAVÉS DE LAS CRISIS Y TENTACIONES, EL ENEMIGO ESPIRITUAL BUSCA ROBARNOS EL GOZO DE LA SALVACIÓN.

1.- Nuestro adversario espiritual procura nuestra caída mediante crisis y tentaciones (1 Pedro 5:8)

a.- Debemos mantenernos alerta.

b.- Debemos velar en oración.

2.- Cuando vienen períodos de crisis y tentaciones, Dios nos sostiene con su mano poderosa (Isaías 41:13)

a.- Dios es nuestro pronto auxilio.

b.- Si Dios no ayuda, no debemos temer.

3.- Pese a las crisis y tentaciones, satanás no podrá arrebatarnos de la mano de Dios (Juan 10:27-29)

II.- DIOS NOS FORTALECE PARA PERMANECER FIRMES EN EL GOZO DE LA SALVACIÓN (Salmos 37:17-24)

1.- Dios nos fortalece cuando experimentamos períodos de crisis y tentaciones (v. 17)

2.- En Dios tenemos asegurada la victoria en tiempos de crisis y tentaciones (vv. 18, 19)

3.- Dios nos muestra el camino hacia la victoria (v. 23)

4.- Si cayéremos como consecuencia de una crisis o una tentación, Dios nos extiende Su poderosa mano para levantarnos (v. 24)

III.- DIOS ESPERA QUE PERMANEZCAMOS FIRMES EN LA SALVACIÓN.

1.- Pese a las crisis y tentaciones, Dios espera que nos mantengamos firmes (Salmos 37:37, 38)

2.- No podemos ampararnos en la gracia de Dios para volver a la pecaminosidad (Ezequiel 33:13)

3.- Debemos prestar especial atención a la salvación (Filipenses 2:12, 13)

4.- Si descuidamos la salvación, nuestra situación viene a ser peor que al comienzo cuando andábamos sin Cristo (2 Pedro 2:20, 21)

Conclusión:

La salvación es un regalo muy grande de Dios. Fuimos comprados por precio. Para limpiar nuestros pecados, el Señor Jesús debió morir en la cruz. Un sacrificio por amor.

En ese orden de ideas, no podemos menospreciar Su obra que nos alcanza. Hacerlo es despreciar su redención y afrentar a quien nos amó, hasta tal punto de ir a la cruz por nosotros.

Permanecer firmes es posible cuando caminamos prendidos de Su mano poderosa. Dios nos asegura la victoria, pese a las tentaciones y crisis que desencadena a nuestro paso el adversario espiritual. Jamás podemos desprendernos de la mano de nuestro Salvador Jesucristo.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10022


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Establezca sus propios modelos de oración (Lección 8 – Nivel 3) Usted se sorprendería si conociera la infinidad de ocasiones en la que nos escriben o abordan al final de una conferencia para pedir orientación sobre un [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
¿Cómo y por qué pedir en el Nombre del Señor Jesús? (Lección 5 – Nivel 1) Necesitaba un milagro. Que Dios le sanara de cáncer. Los médicos no le daban mayores esperanzas. Y fue lo que hizo Justine. Volvió su mirada a Jesucristo. [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar