Una alma, una sola, vale mucho para Dios

La salvación de una alma vale mucho para Dios

Base Bíblica: Lucas 15:1-10

Introducción:

El valor de un alma es incalculable a los ojos de Dios. El Padre envió a Su amado Hijo Jesús para salvar a la humanidad. En las Escrituras leemos que “...a todos los que lo recibieron, a los que creyeron en su Nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Estos, no nacieron de sangre, ni por el impulso de la carne, ni por el deseo de varón, sino de Dios” (Juan 1:12, 13). También leemos en el Evangelio: “Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” (Juan 3.17).

El compromiso que nos asiste como ministros y discípulos de Cristo son proclamar las Buenas Nuevas de Salvación a toda criatura. He aquí un principio que dinamizará a las congregaciones, contribuirá a su crecimiento espiritual y de membresía, y hace práctica la Gran Comisión. En tanto no asumamos esta tarea, millares de vidas se perderán para la eternidad.

Desarrollo del Tema:

1.- En la definición de personas a quienes tornamos en blanco perfecto para compartirle las Buenas Nuevas del Reino de Dios, no hay lugar a opciones de ninguna índole. Los pecadores son nuestro objetivo (v. 2).

2.- ¿Quiénes –de acuerdo con el Señor Jesús— constituyen la prioridad para impulsar nuestros esfuerzos evangelísticos? (vv.4, 5).

3.- ¿Ha pensado cómo se siente nuestro amado Dios y Padre cuando un alma es ganada para el Reino? (v. 6).

a.- ¿De qué manera estás contribuyendo al gozo de Dios?

b.- ¿Has meditado en el valor que tiene un alma delante de Dios? (v. 7).

4.- Aprendemos en las enseñanzas del Señor Jesús que no debemos escatimar esfuerzos en la proclamación de las Buenas Nuevas de Salvación (v. 8).

a.- ¿Has escatimado esfuerzos tú y la congregación que lideras?

b.- Este año, ¿cuántas almas has ganado para Cristo en un escenario diferente del templo, y del púlpito?

5.- ¿Has meditado en el hecho de que nuestro amado Dios y Padre se goza con la labor de un ganador de almas? (vv.9, 10).

Conclusión:

No podemos desligarnos del enorme compromiso que tenemos de evangelizar. El apóstol Pablo escribió: “¿Y cómo creerán en aquél de quien no han oído? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Pues está escrito: “!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian las Buenas Noticias!” (Romanos 10:14. 15).

El siguiente taller busca, en un marco de diálogo y sana discusión en grupo, analizar el tema: “¿Cuánto vale un alma para Dios?”.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1295


Publicado en: Sermones

Etiquetas:








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
familia
Encontrando salidas a la crisis familiar La noticia que recibió aquella mañana Briggite, fue la carta de su esposo solicitándole el divorcio. No lo hizo personalmente. Lo hizo mediante una [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Enfrentando el desánimo “Con frecuencia y en mi disposición de servir al Señor en la obra del Reino, enfrento el desánimo. ¿Por qué razón yo que sirvo a Dios pareciera que [...]
Con ayuda de Dios podemos comenzar de nuevo.
Resiliencia para enfrentar momentos difíciles de la vida Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar