Tres respuestas equivocadas al llamado de Jesús

¿Le asalta la incertidumbre? Hoy es el día de rendir su vida a Cristo

La frase fue corta pero contundente. “Ser cristiano es muy difícil” me dijo Raquel. Había terminado una conferencia en la que ella se sintió impactada. El tema era el fortalecimiento de la relación de pareja y con los hijos. “Todo lo que dijo me parece interesante, pero eso de seguir a Cristo si lo veo complicado”, insistió.

El diálogo que inicialmente esperábamos fuera breve, terminó prolongándose por espacio de media hora. Su preocupación eran los cambios que debía imprimir a su vida. “Veo a muchas personas que experimentan cambios su vida, pero en mi caso lo veo complicado. Tengo problemas con el temperamento.”, se quejó.

Despejamos sus inquietudes con fundamento en el libro de los triunfadores, la Biblia. Descubrió que progresivamente iba a experimentar transformación. No en sus propias fuerzas sino en el poder que proviene de Dios.

Terminamos la conversación con la promesa de que iría a la iglesia. “Aunque no niego que el asunto de seguir a Jesús me parece complicado, voy a intentarlo”, concluyó.

Raquel no es la única en medio de la encrucijada. Quizá usted también se encuentra en ese cruce de caminos. Sabe que necesita a Cristo en su vida, pero teme no poder asumir el compromiso.

Tres personas, en la época de Jesús, recibieron como usted el llamado a seguirle y experimentar una nueva vida. No obstante, se enfrentaron a sus propias disyuntivas.

Le invito para que exploremos sus inquietudes y las respuestas que le dio el Maestro. Puedo asegurarle que representarán una valiosa guía para su existencia.

Quien desea conservar el control de las cosas

Aun cuando le parezca extraño, sinnúmero de personas que desean seguir a Jesús, aspiran que Él ocupe un lugar en su corazón pero no en la totalidad de su ser. La razón es sencilla: Desean conservar el control. Quieren tener dominio de todas las situaciones. No desean renunciar a sus planes y proyectos.

Esta faceta de quien recibe el llamado de Jesús a experimentar una nueva vida pero tienen sus reservas, la ilustra un pasaje Escritural descrito por Lucas:

"Mientras caminaban, alguien le dijo a Jesús: — Te seguiré a cualquier lugar que vayas. Jesús le respondió — Los zorros tienen cuevas donde vivir y los pájaros tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene ni siquiera un lugar donde recostar la cabeza.” (Lucas 9:57, 58. NTV)

Tenga presente que una es la disposición del corazón, en éste caso seguirle y experimentar una nueva vida, y otra bien distinta la determinación. Si usted toma esa decisión con determinación, estará decidido a rendir el control de su existencia a Jesús. Le permitirá a Él gobernar su presente y su futuro.

Si usted es el tipo de personas que anhela una nueva vida, pero aún lo piensa una y otra vez, lo más probable es que se esté perdiendo de una maravillosa oportunidad. Recuerde que nuestro amado Salvador tiene el control de absolutamente todo. Y si Él conoce nuestro presente y futuro, al someternos a Él nos guiará por un sendero de hacia el éxito en las dimensiones personal, espiritual y familiar. Si llegan las dificultades — como es previsible que ocurra — , nos ayudará a salir en victoria.

Quien no ha definido sus prioridades

Rafael anhelaba experimentar una nueva vida, superar la crisis matrimonial, y recobrar una buena relación con sus hijos. No obstante, cuando encontró a Jesús, lo que le preocupó fue definir el lugar que debería ocupar la vida de fe versus el ejercicio de la autoridad en su hogar, trabajo y desenvolvimiento social.

¿Qué debe ser primero? y también: ¿Cómo debo actuar en cada circunstancia?, se preguntaba una y otra vez.

Uno de los hombres que llamó Jesús experimentaba esa misma disyuntiva: “Dijo a otro: — Ven, sígueme. El hombre aceptó, pero le dijo: — Señor, deja que primero regrese a casa y entierre a mi padre. Jesús le dijo: — ¡Deja que los muertos espirituales entierren a sus propios muertos! Tu deber es ir y predicar acerca del reino de Dios.” (Lucas 9: 59. 60. NTV)

La respuesta de nuestro amado Salvador fue contundente. Ocúpate de mis cosas, yo me ocuparé de las tuyas. Esa misma es la fórmula para nosotros hoy. El Reino de Dios debe ocupar el primer lugar. Si es así el resto del camino estará despejado.

Jesús dijo en cierta ocasión algo que reafirma este principio: “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.” (Mateo 6:33. NTV)

Rendir nuestra vida al Señor implica permitirle que sea el primer no solo en nuestra existencia sino en todo cuanto hacemos. Puedo asegurarle que sus inquietudes se despejaran y toda preocupación que le asalta hoy, que le roba la paz, se desvanecerá.

Quien mira atrás y no avanza

Mauricio decidió renunciar a una relación sentimental perjudicial para su vida. No obstante, y a pesar de todo el mal que le había causado aquella persona, él seguía sopesando los buenos momentos. “Las épocas románticas me llevan a dudar”, confesó.

Fue necesario recordarle que una vez decidimos emprender una nueva vida con ayuda de Dios, es necesario dejar atrás lo que no nos conviene y decidirnos por el camino de la vida.

Uno de aquellos que escuchó el llamado del Maestro, estaba indeciso. No sabía si avanzar o volver atrás. Muchas cosas le ataban. Debìa romper esos lazos con ayuda de Dios.

Leemos en Lucas que: “Otro dijo: — Sí, Señor, te seguiré, pero primero deja que me despida de mi familia. Jesús le dijo: — El que pone la mano en el arado y luego mira atrás no es apto para el reino de Dios.” (Lucas 9: 61 62. NTV)

Probablemente usted se encuentra en la misma encrucijada. Desea una vida de realización plena pero todavía no sabe si dar el paso. ¿Perdería la oportunidad de llegar a nuevos escalones en el camino a la realización personal, espiritual y familiar? Si ese es su mayor anhelo, debe decidirse hoy. Tomar una determinación. Dar pasos hacia adelante.

Una decisión que transformará su vida

La decisión de recibir a Jesús como Señor y Salvador, transformará su existencia para siempre. Del pasado no quedarán sino los recuerdos porque ante sus ojos se abrirán las páginas en blanco de una historia que debe comenzar a escribir. Es una historia nueva, de fe, de optimismo, de cambio y crecimiento.

No podría terminar sin antes recordarle que la mejor decisión que jamás podrá tomar, es recibir a Cristo en su corazón como su único y suficiente Salvador. No se arrepentirá, y por el contrario, emprenderá una nueva existencia camino a la realización personal, espiritual y familiar que siempre ha anhelado. ¡Ábrale hoy su corazón a Jesucristo!

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6917


Publicado en: Estudios Bíblicos

Etiquetas: | | | |








Los artículos más leídos

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas [...]
Siento que Dios no responde a mis oraciones “Desde hace varios años he clamado a Dios por mis dos hijos, los dos adolescentes. Han sido rebeldes, situación que se complica si tenemos en cuenta que [...]
¿Cómo generar cambios al interior de la familia? 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes asuman algunas pautas que deben tener en cuenta los esposos para desarrollar un buen [...]
No ruegue que le den amor, valórese Me separé hace dos meses; o mejor, mi marido se fue de casa. Tiene mil argumentos para no seguir con esta relación. Por momentos pienso que tuve la culpa. No [...]
padres, hijos,
Trabaje en fundamentar sus hijos en sanos principios Cuando los noticiarios y los periódicos de Pennsyilvania informaron sobre la muerte colectiva protagonizada por Alex Hribal, un chico de 16 años, en una [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar