Trate bien a su cónyuge

El propósito de Dios es la unidad conyugal, como amor y comprensión.

1. Lectura Bíblica: Génesis 2:18-25;

2. Meditación familiar:

Los mayores conflictos al interior de la familia, se dan entre los componentes de la pareja. Todo hace notar que los días de amor, comprensión y tolerancia pasan a un segundo plano conforme pasan los meses y los dos van ajustándose a su nuevo roll: ya no son novios sino que comparten la vida bajo el mismo techo.

Cada quien desea recobrar su condición anterior, es decir, antes de contraer matrimonio, cuando tomaban sus propias decisiones. ¿Es esto sano? Por supuesto que no, y desencadena conflictos que pueden tornarse permanentes.

Ahora, el elemento que contribuye a tornar más grandes las diferencias de criterio que lleva a enfrentamientos y heridas, verbales y físicas, radica en el orgullo que asiste al esposo y a la esposa.

“¿Me estás ofendiendo?”, razonan, e inmediatamente contraatacan con improperios y ofensas que procuran ser mayores a las que recibieron.

¿Podemos encontrar salidas al laberinto? Por supuesto que sí. El principio fundamental estriba en permitir que Dios, quien creó a la familia y conoce los tropiezos y obstáculos por los que atraviesa, nos ayuda a encontrar soluciones.

¿Quién creó la familia? Dios. Es un principio que encontramos en las Escrituras, en Génesis 2:18-25. Si queremos hallar soluciones a los conflictos de pareja, que inicialmente pueden ser espaciados y pronto se pueden tornar recurrentes, es necesario acudir al Supremo Hacedor, quien sabe qué hacer en cada caso específico. Y el Manual es la Biblia. Allí encontramos las respuestas a todos nuestros interrogantes.

Uno de los conceptos que debemos tener claro, en la dirección que nos orientamos de hallar una salida al laberinto en el que quizá nos encontramos, es que la esposa es una bendición de Dios. No es una carga ni una pesada cruz. Es una bendición.

Este fundamento deberá repetírselo cuantas veces sea necesario porque quizá ha comenzado a desestimar el papel de su cónyuge y está en esa peligrosa etapa en la que sólo hallamos errores en la persona maravillosa que Dios puso a nuestro lado, para que sea nuestra compañía, apoyo y motivo de satisfacción.

Cuando vamos a las Escrituras encontramos que en el comienzo de todo: “Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él». Entonces el Señor Dios formó de la tierra todos los animales salvajes y todas las aves del cielo. Los puso frente al hombre para ver cómo los llamaría, y el hombre escogió un nombre para cada uno de ellos. Puso nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales salvajes; pero aún no había una ayuda ideal para él.” (Génesis 2:18-20. NTV)

Nuestro amado Padre celestial encontró que le vacío, la soledad y la falta de propósito no eran buenas para el género humano. De qué servía disponer de todo en la tierra si no había con quién compartirlo. Es en ese momento en el que el Señor dispone traer al escenario a Eva, ayuda idónea para Adán.

Si la provisión de esposa tiene un origen divino, si fue el plan de Dios, cabe preguntarnos: ¿Qué lugar concedemos a la esposa en el hogar? ¿Cuál es nuestro trato hacia ella? Esos dos interrogantes arrojan respuestas que, si lo demandan así, llevan a la aplicación de correctivos en la relación. Hoy es el día para tomar la decisión.

3. Oración al término de la Célula Familiar:

“Amado Señor Jesús, creemos y estamos convencidos de que, cuando tú gobiernas la familia, los problemas se resuelven aun cuando al comienzo, parecieran bastante difíciles. Ayúdanos a comprender cuando estamos fallando, y tener la humildad suficiente para reconocer que si aplicamos correctivos, podremos cambiar el curso de la relación matrimonial. Coloca en nuestro corazón, amado Dios, la disposición para perdonar y darnos la oportunidad de empezar de nuevo con Tu divina ayuda. En tus manos sometemos nuestro hogar. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Me esforzaré con ayuda de Dios para dar buen trato a mi cónyuge

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1167


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Dos pasos para un milagro: Orar y creer… “Pero Jesús la tomó de la mano y le dijo: — ¡Levántate niña!. Ella volvió a la vida e inmediatamente se levantó. Sus padres estaban muy [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
familia, hijos, diálogo
Cinco recomendaciones para hablar de sexo con sus hijos  Ramiro y Lucía estaban acostumbrados a escuchar las inquietudes de sus hijos. Sin embargo, jamás se imaginaron que un interrogante de Marcela, la niña de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar