Supere sus propias metas con ayuda de Dios

Estamos llamados a superar nuestras propias metas

1. Lectura Bíblica: Filipenses 3:12

2. Versículo para memorizar:

“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.” (Filipenses 3:12).

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Las cámaras se enfocaron en su rostro cuando salió del enorme bloque de hielo. Nadie quería perder detalle. Sus labios estaban amoratados y diminutas partículas de agua cubrían su rostro. Los ojos permanecían impasibles. El jurado dio la última palabra: “Tiempo de 67 minutos. Batió su propio record”.

De esta manera poco común, el brasilero Gilberto Cruz pasaba a engrosar la lista de hombres y mujeres que rompen los límites de lo concebible. Logran así la admiración, la sorpresa o expresiones de incredulidad entre quienes se enteran de sus hazañas.

Este profesor de educación física se preparó por varios meses antes de volver a intentarlo. Otros murieron en su propósito. No era fácil. Sin embargo llegó el día. Y ante millares de espectadores que no podían dar crédito a lo que veían sus ojos, ingresó en una enorme caja de vidrio, llena de hielo, con una temperatura por debajo de los veinte grados centígrados. Y vivió para contarlo…

La vida cristiana se construye a partir de intentarlo una y otra vez y cuantas veces sea necesario para superar nuestras fallas, aquellas que nos impiden una vida cristiana a plenitud. Si no desmayamos, con ayuda de Dios, podremos lograrlo. Y como José, el protagonista del relato, habremos superado nuestra propia marca. Pronto veremos que nuestros hábitos, costumbres y actitudes han cambiado.

El secreto está en perseverar, como lo recomendó el apóstol Pablo: “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.” (Filipenses 3:12).

Quizá hay áreas de su vida en las que no ha tenido éxito. Pero puede lograrlo si depende de Dios. Nada es imposible. Tomados de su mano podemos llegar a niveles de crecimiento que jamás imaginamos. ¡Vamos, inténtelo…!

4. Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a. ¿Ha renunciado a sus metas?

b. ¿Está dispuesto a luchar por sus sueños?

c. ¿Ha sometido sus sueños en manos de Dios?

En adelante entregaré mis planes en manos de Dios

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=248


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas [...]
Siento que Dios no responde a mis oraciones “Desde hace varios años he clamado a Dios por mis dos hijos, los dos adolescentes. Han sido rebeldes, situación que se complica si tenemos en cuenta que [...]
¿Cómo generar cambios al interior de la familia? 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes asuman algunas pautas que deben tener en cuenta los esposos para desarrollar un buen [...]
No ruegue que le den amor, valórese Me separé hace dos meses; o mejor, mi marido se fue de casa. Tiene mil argumentos para no seguir con esta relación. Por momentos pienso que tuve la culpa. No [...]
padres, hijos,
Trabaje en fundamentar sus hijos en sanos principios Cuando los noticiarios y los periódicos de Pennsyilvania informaron sobre la muerte colectiva protagonizada por Alex Hribal, un chico de 16 años, en una [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar