Siete estrategias para vencer el estrés

Compartimos con usted 7 consejos para vencer el estrés

1.- Lectura Bíblica: Filipenses 4:6, 7

2.- Meditación familiar:

Las preocupaciones matan más que las enfermedades. Millares de personas terminan cediendo al estrés y dejan de lado la vida maravillosa que Dios tiene para ellos. Lo más lamentable es que arrastran en su desesperanza a su cónyuge y e hijos. La amargura y la desolación, consecuencia de las inquietudes a las que no se da un buen manejo, terminan tomando fuerza en el ámbito familiar. Las consecuencias, como es apenas natural, son desastrosas.

La Asociación Americana de Psicología y la Organización Mundial de la Salud coinciden en asegurar que los factores conducentes a altos niveles de estrés son: la sobrecarga de trabajo, la mala remuneración y las asignaciones que no implican un reto para los empleados, lo mismo que el desequilibrio entre las exigencias y presiones del individuo. Como consecuencia esto, las personas presentan afectaciones circulatorias y gastrointestinales, trastornos físicos, psicosomáticos y psicosociales.

¿Qué hacer? Hay por lo menos siete consejos breves que resultarán de mucha ayuda en su vida personal y familiar:

  1. Enfóquese en algo positivo. Permita que la ansiedad y frustración se transformen en una energía que genere motivación para vivir.
  2. Haga un alto en el camino. Tómese un café. Charle con las personas que ama o los compañeros de trabajo.
  3. Aprender a decir no. No se exceda más allá de sus capacidades simplemente para quedar bien con todas las personas.
  4. Reflexione. No actúe motivo por las preocupaciones. Evalúe cada situación y encontrará oportunidades para mejorar donde otros sólo encuentran problemas.
  5. Deje trabajo para mañana. Si no alcanzó a cubrir todas las tareas de hoy, posponga algunas. No lleve ocupaciones a su hogar. No es buen consejo.
  6. Practique algo que le llena de satisfacción. Leer, escuchar música o caminar, son tres ideas que pueden beneficiarle.
  7. Exprese lo que le incomoda. Busque las palabras apropiadas, pídale orientación a Dios y hable. Muchas veces quedarse callado ante algo que nos incomoda, agrava las cosas porque progresivamente nos llenamos de resentimiento.
El libro de los triunfadores que es la Biblia, desde hace muchos siglos nos llamó a entregar todo motivo de ansiedad en manos Dios. Él puede traer paz a nuestro corazón, la paz que no podría brindarnos la sicología o cualquiera otra disciplina. El Señor toma todo aquello que nos inquieta, y allí donde hay inquietud, pone sosiego. Es el estado de ánimo y emocional que nos permite tomar decisiones acertadas, mirar el panorama despejado y admitir que pese a las circunstancias, todavía hay esperanza.

El apóstol Pablo escribiendo a los creyentes de Filipos, les aconsejó: “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6, 7. NTV)

Una de las mejores recomendaciones para personas víctimas del estrés, es desarrollar acercamiento íntimo con Dios. Lo hacemos de una manera muy sencilla: A través de la oración. Vamos a Su Presencia en ese diálogo especial con Él y le decimos qué nos roba la tranquilidad, y Él responde con poder.

Hoy es el día de rendirnos a Cristo y permitir que todo aquello que nos produce desasosiego, que afecta nuestra relación familiar e impide la paz interior, sea resuelto. Sólo el Señor sabe cómo hacerlo. No siga luchando en sus propias fuerzas.

Si no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, hágalo ahora. Es la mejor decisión que jamás pueda tomar en su vida.

3.- Oración familiar:

“Mi amado Dios y Señor, gracias por este nuevo día que nos regalas como familia. Sometemos en tus manos todo aquello que me inquieta, lo que quita la paz a mi cónyuge y aquello que preocupa a mis hijos. Sabemos que sólo Tú nos ayudas a vencer temores pero también preocupaciones. Confiamos plenamente que tú traerás paz a nuestras almas. En tus manos sometemos este día. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Entregaré en manos de Dios todo aquello que inquieta a mi corazón y que me impide caminar libremente. Confiaré en Su poder ilimitado para traer sosiego a mi alma.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7134


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
puertas
Puertas abiertas a la entrada de los demonios (Lección 4- Nivel 1) El espectáculo lo anunciaron por la radio, la prensa y la televisión. Un cantante famoso que venía a la ciudad. “Un evento histórico, jamás visto”, [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar