Siente que los celos le destruyen

Si lo permitimos, los celos terminan por destruirnos

“De un tiempo acá tengo problemas en mi relación de pareja porque temo— lo admito— que me abandone. Y he caído en celos que me parece, están minando la relación. Ya ni siquiera quiere salir conmigo a ningún sitio. Y esa situación me está destruyendo, así como a la relación. ¿Puedo encontrar salida a mi problema?”

L.G.M, desde Santa Cruz, Bolivia.

Respuesta:

Las personas que se dejan arrastrar por los celos llegan a invertir la tercera parte de su jornada diaria, evaluando cómo su pareja le engaña. Esos celos sin control les causan daño en lo más profundo de su ser. Su inseguridad, les lleva a experimentar temor de ser abandonados. La baja autoestima alimenta este sentimiento. Lo grave es que quienes padecen este trastorno, generalmente no lo reconocen y siempre encuentran justificación para su comportamiento.

Sufrir celos de forma moderada es una respuesta emocional normal pero, sentirlos de manera exagerada y descontrolada lo convierten en algo patológico.

Los sicólogos coinciden en señalar que cuando los celos son infundados y exagerados, algo no va bien. Pero, ¿sabemos por qué sentimos celos?, En esencia son un sentimiento de temor a perder a la persona amada. Cuando son enfermizos, nublan la razón de quien los padece. Sus sospechas se basan, la mayoría de las veces, en suposiciones sin fundamento y, el constante temor a ser abandonados, les lleva a ejercer un continuo temor sobre la pareja.

La sicóloga Amelia Rodríguez advierte que

“Si usted es de los que se gasta más del 305 de su día en pensar cómo lo engaña su cónyuge o pareja; si acude a conductas de espionaje o si ve signos de infidelidad en todas partes, es probable que esté padeciendo una celopatía. El primer paso es reconocer que se padece este trastorno. Un segundo paso es expresarle a su pareja en qué situaciones se siente inseguro y, sin acusaciones, buscar soluciones.” (Amelia Rodríguez. “Cuidado con los celos que matan”. Artículo en el Diario ADN Colombia. 28/02/2014. Pg. 14)

Tiempo para una auto evaluación

Es necesario hacer una auto evaluación. Reconozca que quizá el problema está en usted que debido a la inseguridad o creer que no merece el amor de su cónyuge, desconfía del cariño y sinceridad que le brinda. Revise si ese comportamiento no procede de hechos de su familia, en el pasado. Quizá quedó traumado o traumada por una escena de celos de sus padres.

Si le han traicionado, evalúe si en efecto se está repitiendo el mismo esquema o quizá son ideas preconcebidas.

Controlar los celos es posible cuando revisamos los pensamientos y si son de celos, ponerlos en una balanza tomando en cuenta que son destructivos; sustitúyalos por pensamientos de seguridad y confianza que ayuden a poner freno. En segundo lugar y con ayuda de Dios, procure ser objetivo. Diferencie la realidad de las ideas preconcebidas que puede tener en mente.

Reconozca que usted es decisivo en el proceso de resolver esa situación. En tercer lugar, tome nota de los consejos y orientaciones que ha recibido al respecto. No se encierre en un pequeño mundo, que puede ser dañino para usted. Como cuarto paso, aclare sus ideas y evalúe cómo es el comportamiento de su pareja. Valore los detalles, el cariño y la paciencia que han tenido con usted.

En quinto lugar, evita utilizar amenazas, hable claramente con su cónyuge de lo que le ocurre, no se deje cegar por la rabia.

¿Qué dice la Biblia?

Por último, recuerde que lo primordial el salvar el hogar, no contribuir a destruirlo. Al respecto ya advirtió el rey Salomón: “Porque los celos son el furor del hombre, Y no perdonará en el día de la venganza.” (Proverbios 6:34)

En todo momento quien debe tomar primacía en su vida familiar y en la relación de pareja, es Dios mismo. No lo deseche. Permítale que ocupe el primer lugar en su hogar. Y si Él, nuestro amado Salvador Jesucristo, aún no mora en su corazón, hoy es el día para que le abra las puertas y emprenda el maravilloso camino de crecimiento personal y espiritual que tanto necesita.

Valore a su pareja

Nuestra pareja es valiosa. Es una ayuda de Dios para que transitemos la vida en armonía, enfrentando juntos las adversidades y sobreponiéndonos a los conflictos y obstáculos.

Es tiempo de evaluar si quizá hemos sido injustos al juzgar a nuestra pareja, acusándole por unos celos mal manejados. Si evaluamos que hemos fallado, es tiempo de hacer un alto en el camino y pedir perdón. La grandeza del ser humano se mide por su capacidad de identificar que ha fallado y aplicar correctivos a su comportamiento.

Los celos no deben destruir su relación. Recuerde lo que enseña el autor sagrado: “Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; porque fuerte es como la muerte el amor; duros como el Seol los celos; sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama.” (Cantares 8:6)

Los celos destruyen. No vamos a dar lugar para que contribuyan a desmoronar la relación de pareja. Si la lucha es fuerte contra los celos, Dios nos permitirá encontrar la salida. Hoy es el día para tomar la decisión.

La sicóloga Amelia Rodríguez advierte que “Es indispensable que usted confíe en su pareja. Él o ella deben ser considerados inocentes hasta que pueda demostrar, sobre bases reales, lo contrario. Tenga en cuenta que derrotar la celopatía es posible… Cultive con su pareja una comunicación fluida y respetuosa; establezca unos límites que ninguno de los dos traspase. No se deje llevar por la primera impresión porque la rabia y el rencor son malos consejeros. Por eso, antes de juzgar, analice objetivamente la validez de lo que piensa.”. Artículo en el Diario ADN Colombia. 28/02/2014. Pg. 14)

En todo el proceso, Dios puede ayudarnos. Él nos guía a la verdad y, si le damos el primer lugar en nuestra relación de pareja, no permitirá que el hogar se destruya.

También hoy es el día para abrirle las puertas de nuestro corazón a Jesucristo. Con ayuda de Dios podemos emprender el proceso de cambio y avanzar en el crecimiento personal y espiritual que tanto hemos anhelado, a nivel personal y familiar. Hoy es el día.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=636


Publicado en: Consejería Familiar

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Dos pasos para un milagro: Orar y creer… “Pero Jesús la tomó de la mano y le dijo: — ¡Levántate niña!. Ella volvió a la vida e inmediatamente se levantó. Sus padres estaban muy [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
familia, hijos, diálogo
Cinco recomendaciones para hablar de sexo con sus hijos  Ramiro y Lucía estaban acostumbrados a escuchar las inquietudes de sus hijos. Sin embargo, jamás se imaginaron que un interrogante de Marcela, la niña de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar