¿Qué significa el Señor Jesús para tu vida?

¿Te has preguntado qué significa el Señor Jesús para tu vida?

Base Bíblica: Marcos 8:27-30.

Introducción:

La opinión del Señor Jesús es esencial. Es la opinión que marca la diferencia en nuestra vida. Evidencia si hemos “escuchado hablar” de Jesucristo o si le conocemos realmente. Para avanzar en el proceso de tener una apreciación acertada del Hijo de Dios es esencial que no permitamos la influencia del mundo, sino que tengamos un encuentro personal con Él. Sólo de esta manera caminaremos en el sendero del crecimiento personal y espiritual.

I.- El concepto que tenemos del Señor Jesucristo es esencial si deseamos el crecimiento personal y espiritual (v. 27).

1.- El Señor Jesucristo consultó a sus seguidores cuál era la apreciación que tenían de él (v. 27).

a.- Cada cual tiene su propia perspectiva acerca de Jesucristo.

b.- Había quienes pensaban que era un milagrero, un charlarán, un líder religioso o alguien con un marcado liderazgo.

c.- ¿Qué opinión tiene usted acerca del Señor Jesucristo.

2.- El concepto que tengamos del Señor Jesucristo determina cuál es nuestro andar delante de Él.

II.- No podemos fundamentarnos en el concepto generalizado del Señor Jesucristo (v. 28).

1.- El mundo tiene su propia perspectiva de quien es el Señor Jesucristo, generalmente desacertada (v. 28).

a.- El mundo busca influirnos con su perspectiva de Cristo Jesús.

b.- El mundo tiene del Señor Jesús una perspectiva difusa, mezclada con otras creencias, con el ocultismo o la Nueva Era.

c.- El mundo ha oído hablar del Señor Jesús pero no lo conoce.

2.- Es necesario que tengamos un encuentro personal con el Señor Jesús.

a.- Seremos transformados.

b.- Aprendemos a conocerle.

III.- El Señor Jesucristo desea que lo conozcamos (v. 29).

1.- El Señor Jesucristo espera que tengamos un encuentro personal con Él. Desea revelarse a nuestra vida (v. 29).

a.- Nos brinda fortaleza para seguir adelante.

b.- Nos brinda orientación ante la incertidumbre.

c.- Nos brinda una vida de realización y crecimiento personal y espiritual.

2.- El Señor Jesucristo nos espera con los brazos abiertos.

a.- Deja en nuestras manos la decisión de ir a su encuentro.

b.- Deja en nuestras manos elegir una vida vacía y sin propósito, o una vida plena.

Conclusión:

El Señor Jesucristo espera que usted tenga un encuentro personal con Él. Desea revelarse a su vida, que tenga una perspectiva real acerca de quién es Él, y de la transformación que opera en nuestro ser. La decisión de conocerlo es fundamental si anhelamos realmente experimentar el crecimiento personal y espiritual.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=5936


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Dos pasos para un milagro: Orar y creer… “Pero Jesús la tomó de la mano y le dijo: — ¡Levántate niña!. Ella volvió a la vida e inmediatamente se levantó. Sus padres estaban muy [...]
familia
Estimular a los hijos ¿podría resultar contraproducente? “Estaba hace pocos días diciéndole a mis hijos lo valiosos que eran y las enormes capacidades que tienen, provistas por Dios. Una prima que me escuchó, me [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar