Procure el diálogo y el entendimiento en la relación familiar

Es importante propiciar el diálogo familiar

1.- Lecturas Bíblicas : Proverbios 12: 16; 15:1, 18

2.- Objetivos:

2.1.- Que al término del Grupo Familiar los participantes se comprometan a revisar cuáles son sus actitudes que deterioran la relación con el cónyuge y con los hijos.

2.2.- Que al término del Grupo Familiarr los participantes se comprometan a cambiar sus actitudes, aquellas que se ha identificado, deterioran la relación con el cónyuge y con los hijos.

2.3.- Que al término del Grupo Familiar los participantes decidan abrirle las puertas de su hogar a Jesucristo, como el único y suficiente Señor y Salvador de los cónyuges y los hijos.

3.- Desarrollo del tema:

¿Le ocurrió alguna vez que, un diálogo, se convirtió en la cuota inicial de una discusión? Lo más probable es que sí. A todos nos ha ocurrido.

En tales casos, lo aconsejable es moderar nuestra reacción y evidenciarlo con el todo de voz. Comience diciendo: “Creo que…”. Esa sencilla expresión abre puertas para que su cónyuge comprenda que está haciendo conocer su punto de vista respecto a una situación en particular.

No está mal que de a conocer su apreciación sobre cualquier asunto en particular, y más si es de pareja. No se deje arrastrar por el deseo de hacer sentir su posición a toda costa. No es en absoluto la posición que debe esgrimir. Trae dificultades. Por eso, antes que resaltar lo “malo” del cónyuge, dígale con qué actitudes no está de acuerdo.

3.1.- Los problemas se dialogan, no se agigantan

Irónicamente una relación de noviazgo que comienza con palabras agradables, detalles que enamoran, disposición de conciliar puntos encontrados y el sueño de pasar la vida juntos, suele terminar en rutina, falta de consideración e insensibilidad.

Mi esposo parece hecho de piedra. Nada le conmueve. Ni siquiera cuando tenemos diferencias”.

A mi esposa hay algo que le cuestiono: su falta de romanticismo. No tiene detalles, y eso que es mujer”.

Estas dos expresiones provienen de cartas que llegaron en procura de una orientación con fundamento en la Biblia. El hilo que unía a los dos interrogantes era el mismo: la insensibilidad de la pareja.

¿Qué ocurre? Que con el paso del tiempo se produce un progresivo deterioro en la relación de pareja y con los hijos.

¿Cuál es la razón? Las relaciones interpersonales al interior del matrimonio no suelen ser tan fáciles como se supone durante el tiempo de noviazgo, en el que todo es color de rosa.

Una vez se comparte el mismo espacio y los hechos comunes de la cotidianidad, la perspectiva de la vida e incluso las reacciones suelen ser muy distintas. Es allí donde surgen las diferencias y cada componente de la pareja llega a manifestar la insensibilidad, que deja de lado preocuparse por el estado de ánimo, sueños y esperanzas del otro.

Ahora, si una vez tomamos conciencia de esta disparidad de criterios y tratos que puede surgir en el hogar, expresamos críticas al comportamiento del cónyuge, el problema antes que resolverse tiende a agravarse. El esposo o la esposa asumirán una actitud defensiva, prevenidos.

Si surgen diferencias, ¿cómo manejarlas? Cuando –por ejemplo— expresan enojo, lo mejor y más prudente es guardar la calma como advierte el rey Salomón: “La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor” (Proverbios 15:1).

Mantener la serenidad y aplicar unos sencillos principios que compartimos ahora, es el sendero más apropiado para desarmar la insensibilidad de la pareja.

Partimos de la base que mantener una relación sin conflictos, resulta virtualmente imposible. No obstante es posible cuando nos disponemos a buscar soluciones y conciliar, de cara a limar asperezas y llegar a puntos de coincidencia.

Cuando nos movemos en esa dirección, la relación entre los cónyuges cambia. Por supuesto, también esta actitud de diálogo no será fácil porque en ocasiones comunicarse es complejo; sin embargo, con ayuda de Dios es posible.

Revise cómo le responde a su cónyuge cuando surgen diferencias de criterios, y fíjese la meta de cambiar, tomado de la mano del Señor Jesús.

3.2.- Tres características de un cónyuge que busca el entendimiento

Roberto le colgó el teléfono a su esposa, y en la tarde, cuando ella lo esperaba aún más furiosa, se parapetó en el argumento de que iba conduciendo y podría accidentarse o bien ser multado.

Su arribo a casa fue seguido por una tremenda discusión en las que se dijeron palabras ofensivas, para arrepentirse horas después y descubrir que habían agravado el asunto.

Lucía riñó con su marido y le echó en cara: “Mi madre siempre insistió en que no me casara con un hombre tan tacaño como tú”.

Él se defendió con otras frases hirientes, y a la postre, esa discusión fue el comienzo de la separación. Su matrimonio duró solamente tres años, dos meses y cuatro días. No quisieron ceder ni perdonar.

Asumir una posición de choque jamás contribuirá a que se llegue a un entendimiento cuando hay diferencias en la pareja. Por el contrario, ahondará la situación y la brecha será cada vez mayor.

Por éste motivo es esencial que usted demuestre tres características en su forma de asumir las cosas, o actitudes, que son sumamente valiosas:

a.- Empatía

b.- Sinceridad

c.- Cariño

Recuerde que la empatía no es otra cosa que ponerse en los zapatos del otro. Comprendernos e identificarnos con sus sentimientos. Tratar de ver la situación desde su perspectiva.

La sinceridad es la manifestación de mostrar auténtico interés en el otro al tiempo que el cariño está asociado con la aceptación amigable de una persona, entendiendo que ante todo se trata de un ser humano que siente, ríe, sufre y llora.

¿Es difícil que evidenciemos estas líneas de comportamiento en nuestra personalidad? En absoluto. Todos los seres humanos podemos desarrollaras. Recuerde siempre que el cambio comienza por nosotros y nadie más que por nosotros.

Señalar al otro no hace más que avivar el fuego. Cuando la otra persona se siente acusada, tiende a ponerse a la defensiva y rompe todo espacio para el diálogo, la concertación y, por supuesto, arreglo de las diferencias.

Diga lo que tenga en su corazón sin acusar ni hacer sentir a su pareja que es la persona “más mala, incomprensiva e intolerante” del mundo.

La ira no es buena consejera. En la Biblia leemos que: “El necio al punto da a conocer su ira; mas el que no hace caso de la injuria es prudente.” (Proverbios 12:16).

Un poco más adelante leemos que: “El hombre iracundo promueve contiendas; mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.” (Proverbios 15:18).

Por este motivo lo más indicado es exponer qué sentimos cuando la calma gobierne nuestro ser o pasar a otro tema, sobre el que tengamos dominio en nuestras actitudes.

Tenga presente que muchas veces el acaloramiento del momento lleva a que digamos muchas cosas insensatas e hirientes, sin medir el alcance.

No podríamos despedirnos sin antes invitarle para que tome la mejor decisión de su vida: Reciba a Jesús como su Señor y Salvador. Es un paso del que jamás se arrepentirá. Se constituirá en el comienzo de una nueva vida personal, espiritual y familiar. ¡Decídase hoy por Jesucristo!

4.- Preguntas para la discusión en el Grupo:

a.- ¿Qué produce el deterioro en las relaciones al interior de la pareja?

b.- ¿Qué nos dificulta llegar a acuerdos como en la relación conyugal?

c.- ¿Cómo podemos aplicar el texto de Proverbios 15:1 a nuestra relación matrimonial?

d.- ¿Podría explicar por qué motivo renunciar a nuestro orgullo permite que haya entendimiento en la relación conyugal?

e.- ¿Está dispuesto a reconocer sus errores con su cónyuge?

f.- ¿Tiene la disposición de modificar sus esquemas de pensamiento y de acción con el fin de llegar a acuerdos en la relación familiar?

g.- ¿Recuerda las tres características de un esposo o esposa con disposición de llegar a acuerdos?

h.- ¿Cuál es la actitud que asumen los necios y cuál la que identifica a los sabios (Proverbios 12:16)?

i.- ¿Qué ocurre cuando disponemos nuestro corazón para tardar en airarnos?

5.- Oración al terminar el Grupo Familiar:

“Amado Dios y Señor, te damos gracias por el día que nos regalas hoy. Es una nueva oportunidad que nos brindas para identificar en qué estamos fallando, y disponernos a cambiar con tu ayuda. Te pedimos la sabiduría necesaria para saber tratar con consideración a mi cónyuge y a mis hijos. Amén.”

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7576


Publicado en: Grupos Familiares

Etiquetas: | | | |








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Dos pasos para un milagro: Orar y creer… “Pero Jesús la tomó de la mano y le dijo: — ¡Levántate niña!. Ella volvió a la vida e inmediatamente se levantó. Sus padres estaban muy [...]
familia
Estimular a los hijos ¿podría resultar contraproducente? “Estaba hace pocos días diciéndole a mis hijos lo valiosos que eran y las enormes capacidades que tienen, provistas por Dios. Una prima que me escuchó, me [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar