Presencia y mover del Espíritu Santo en el creyente

Permita que el Espíritu Santo se mueva en su vida con poder

Base Bíblica: Hechos 2:1-21

Introducción:

Cuando Dios nos llama a cumplir una misión, no lo hace dejándonos a la deriva. Históricamente se ha movido en medio de su pueblo a través de una presencia real en el ser humano a través del Espíritu Santo. Es Dios morando en cada ser. Guía, capacita y fortalece. Ahora y fruto de la obra redentora del Señor Jesucristo, la provisión del Espíritu Santo no es para unos pocos sino para todos aquellos que creemos en la Salvación y recibidos al Hijo de Dios como nuestro único y suficiente Salvador.

I.- A través del Espíritu Santo, Dios capacita hombres para cumplir una misión especial.

1.- El Antiguo Testamento registra la presencia del Espíritu de Dios con el término Ruah, que por igual designa al Espíritu de Dios (Génesis 1:2; Ezequiel 37:1, 5, 9) al viento (Exodo 15:10; 1 Reyes 19:11-13), al espíritu humano y al hálito de vida (Génesis 2:7).

2.- Desde la creación del mundo, el Espíritu de Dios ha estado obrando (Génesis 1:2 b).

3.- El Espíritu de Dios (Ruah) operó transformaciones en aquellos a quienes llamó a cumplir una misión especial:

a.- El Espíritu de Dios reposó en Otoniel (Jueces 3:10) quien lideró a Israel parar liberarlos del poder opresor del rey de Mesopotamia (Jueces 3:7-11).

b.- El Espíritu de Dios reposó en Gedeón para librar a Israel del dominio de los madianitas (Jueces 6:34).

c.- El Espíritu de Dios reposó en Jefté para librar a Israel de la dominación de los amonitas (Jueces 11:29).

d.- El Espíritu de Dios reposó en Sansón para librar a Israel de los filisteos (Jueces 13:24, 25; 14:19, 20; 15:14, 15).

4.- El espíritu de Dios (Ruah) operó también en los grupos de profetas (Nebiim) quienes experimentaron:

a.- El sobrecogimiento del poder del Espíritu de Dios, como en el caso de Saúl y los profetas (1 Samuel 10:5-8, 11).

b.- Siervos del rey Saúl y el propio Saúl cayeron bajo la unción profética al acercarse a los profetas de Dios (1 Samuel 19:19-24).

c.- Siervos del rey de Israel caían en su presencia bajo la unción profética, aunque también se rebeló el espíritu de mentira y de engaño (2 Reyes 22:10-18).

5.- El Espíritu de Dios (Ruah) reposaba también en aquellos que necesitaba para que respaldaran el ministerio dado a Moisés (Números 11:16, 17;24-30).

a.- Mediante la imposición de manos, Moisés confirió autoridad a Josué (Números 27:23).

b.- En el Nuevo Testamento se dio también la imposición de manos, transmitiendo el poder y la autoridad de Dios (Hechos 9:17-19).

6.- Inicialmente y como lo registra el Antiguo Testamento, el Espíritu de Dios sólo reposaba en algunas personas.

II.- Gracias a la obra redentora del Señor Jesús, el Espíritu Santo vino sobre todos.

1.- Dios anunció que en su ungido (Cristo Jesús) reposaría el Espíritu del Señor (Isaías 11:1, 2).

El Espíritu de Dios le daría:

a.- Sabiduría

b.- Inteligencia

c.- Prudencia

d.- Fuerza

e.- Conocimiento

f.- Temor de Dios

2.- Dios anunció que derramaría su Espíritu sobre toda la humanidad (Joel 2:28-32).

Producto del derramamiento del Espíritu Santo experimentarían:

a.- Profecías.

b.- Sueños.

c.- Visiones.

3.- Dios anunció que quienes invocaran el nombre del Señor serían salvos (v. 32).

4.- En Pentecostés se cumplió la profecía de Joel. El Espíritu Santo se derramó sobre todos los creyentes (Hechos 2:1-21).

III.- El Espíritu Santo reviste vivas características especiales.

1.- El Espíritu Santo opera una transformación profunda en el corazón del hombre (Ezequiel 36:25, 26).

2.- El Espíritu Santo instruirá al creyente sobre la voluntad de Dios (Ezequiel 36:27; Jeremías 31:31-34).

3.- El Espíritu Santo en su condición de Dios merece honra. La blasfemia en su contra acarrea juicio (Mateo 12:31, 32).

4.- El Espíritu Santo asiste al cristiano para que haga viva defensa de su fe (Marcos 13:11).

5.- El Espíritu Santo obró en María para que concibiera al Señor Jesús (Lucas 1:34-37).

6.- El Espíritu Santo se movió en el Señor Jesús:

a.- Llenó al Señor Jesús y lo guió al desierto (Lucas 4:1).

b.- Llenó al Señor Jesús y lo acompañó en su ministerio (Lucas 4:14, 15, 18).

7.- El Espíritu Santo satura a quienes se lo pidan a Dios (Lucas 11:13).

Conclusión:

¿Cómo conocemos al Espíritu Santo? Cuando nos abrimos al mover poderoso de Dios en nuestro ser. Esta maravillosa experiencia en la dimensión de la unción y del poder es la consecuencia de la obra de Salvación del Señor Jesús. ¿Has experimentado ya la presencia del Espíritu Santo?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=3034


Publicado en: Sermones

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas [...]
Siento que Dios no responde a mis oraciones “Desde hace varios años he clamado a Dios por mis dos hijos, los dos adolescentes. Han sido rebeldes, situación que se complica si tenemos en cuenta que [...]
No ruegue que le den amor, valórese Me separé hace dos meses; o mejor, mi marido se fue de casa. Tiene mil argumentos para no seguir con esta relación. Por momentos pienso que tuve la culpa. No [...]
¿Cómo generar cambios al interior de la familia? 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes asuman algunas pautas que deben tener en cuenta los esposos para desarrollar un buen [...]
padres, hijos,
Trabaje en fundamentar sus hijos en sanos principios Cuando los noticiarios y los periódicos de Pennsyilvania informaron sobre la muerte colectiva protagonizada por Alex Hribal, un chico de 16 años, en una [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar