Presencia y mover del Espíritu Santo en el creyente

Permita que el Espíritu Santo se mueva en su vida con poder

Base Bíblica: Hechos 2:1-21

Introducción:

Cuando Dios nos llama a cumplir una misión, no lo hace dejándonos a la deriva. Históricamente se ha movido en medio de su pueblo a través de una presencia real en el ser humano a través del Espíritu Santo. Es Dios morando en cada ser. Guía, capacita y fortalece. Ahora y fruto de la obra redentora del Señor Jesucristo, la provisión del Espíritu Santo no es para unos pocos sino para todos aquellos que creemos en la Salvación y recibidos al Hijo de Dios como nuestro único y suficiente Salvador.

I.- A través del Espíritu Santo, Dios capacita hombres para cumplir una misión especial.

1.- El Antiguo Testamento registra la presencia del Espíritu de Dios con el término Ruah, que por igual designa al Espíritu de Dios (Génesis 1:2; Ezequiel 37:1, 5, 9) al viento (Exodo 15:10; 1 Reyes 19:11-13), al espíritu humano y al hálito de vida (Génesis 2:7).

2.- Desde la creación del mundo, el Espíritu de Dios ha estado obrando (Génesis 1:2 b).

3.- El Espíritu de Dios (Ruah) operó transformaciones en aquellos a quienes llamó a cumplir una misión especial:

a.- El Espíritu de Dios reposó en Otoniel (Jueces 3:10) quien lideró a Israel parar liberarlos del poder opresor del rey de Mesopotamia (Jueces 3:7-11).

b.- El Espíritu de Dios reposó en Gedeón para librar a Israel del dominio de los madianitas (Jueces 6:34).

c.- El Espíritu de Dios reposó en Jefté para librar a Israel de la dominación de los amonitas (Jueces 11:29).

d.- El Espíritu de Dios reposó en Sansón para librar a Israel de los filisteos (Jueces 13:24, 25; 14:19, 20; 15:14, 15).

4.- El espíritu de Dios (Ruah) operó también en los grupos de profetas (Nebiim) quienes experimentaron:

a.- El sobrecogimiento del poder del Espíritu de Dios, como en el caso de Saúl y los profetas (1 Samuel 10:5-8, 11).

b.- Siervos del rey Saúl y el propio Saúl cayeron bajo la unción profética al acercarse a los profetas de Dios (1 Samuel 19:19-24).

c.- Siervos del rey de Israel caían en su presencia bajo la unción profética, aunque también se rebeló el espíritu de mentira y de engaño (2 Reyes 22:10-18).

5.- El Espíritu de Dios (Ruah) reposaba también en aquellos que necesitaba para que respaldaran el ministerio dado a Moisés (Números 11:16, 17;24-30).

a.- Mediante la imposición de manos, Moisés confirió autoridad a Josué (Números 27:23).

b.- En el Nuevo Testamento se dio también la imposición de manos, transmitiendo el poder y la autoridad de Dios (Hechos 9:17-19).

6.- Inicialmente y como lo registra el Antiguo Testamento, el Espíritu de Dios sólo reposaba en algunas personas.

II.- Gracias a la obra redentora del Señor Jesús, el Espíritu Santo vino sobre todos.

1.- Dios anunció que en su ungido (Cristo Jesús) reposaría el Espíritu del Señor (Isaías 11:1, 2).

El Espíritu de Dios le daría:

a.- Sabiduría

b.- Inteligencia

c.- Prudencia

d.- Fuerza

e.- Conocimiento

f.- Temor de Dios

2.- Dios anunció que derramaría su Espíritu sobre toda la humanidad (Joel 2:28-32).

Producto del derramamiento del Espíritu Santo experimentarían:

a.- Profecías.

b.- Sueños.

c.- Visiones.

3.- Dios anunció que quienes invocaran el nombre del Señor serían salvos (v. 32).

4.- En Pentecostés se cumplió la profecía de Joel. El Espíritu Santo se derramó sobre todos los creyentes (Hechos 2:1-21).

III.- El Espíritu Santo reviste vivas características especiales.

1.- El Espíritu Santo opera una transformación profunda en el corazón del hombre (Ezequiel 36:25, 26).

2.- El Espíritu Santo instruirá al creyente sobre la voluntad de Dios (Ezequiel 36:27; Jeremías 31:31-34).

3.- El Espíritu Santo en su condición de Dios merece honra. La blasfemia en su contra acarrea juicio (Mateo 12:31, 32).

4.- El Espíritu Santo asiste al cristiano para que haga viva defensa de su fe (Marcos 13:11).

5.- El Espíritu Santo obró en María para que concibiera al Señor Jesús (Lucas 1:34-37).

6.- El Espíritu Santo se movió en el Señor Jesús:

a.- Llenó al Señor Jesús y lo guió al desierto (Lucas 4:1).

b.- Llenó al Señor Jesús y lo acompañó en su ministerio (Lucas 4:14, 15, 18).

7.- El Espíritu Santo satura a quienes se lo pidan a Dios (Lucas 11:13).

Conclusión:

¿Cómo conocemos al Espíritu Santo? Cuando nos abrimos al mover poderoso de Dios en nuestro ser. Esta maravillosa experiencia en la dimensión de la unción y del poder es la consecuencia de la obra de Salvación del Señor Jesús. ¿Has experimentado ya la presencia del Espíritu Santo?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=3034


Publicado en: Sermones

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
felicidad, alegría, bendiciones
Siete beneficios de la gratitud hacia Dios La gratitud a Dios se refleja en bendiciones. No es una frase más. Es un principio práctico que desencadena una vida mejor. Puedo asegurarle que si decide [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar