Oriente a sus hijos en los deberes escolares

Si por la mente de Ricardo hubiera pasado la enorme satisfacción que encierra compartir tiempo con sus hijos, escucharles, animarlos e incluso, ayudarles con sus deberes escolares, jamás le hubiera gritado una y mil veces a Javier— el chico de ocho años— que era un inútil y que jamás podía hacer algo bueno.

Comprendió el valor de esos lazos estrechos con su progenie, cuando ya no era Javiercito— así con diminutivo — , sino un adolescente que encontraba uno y mil pretextos para no salir con su padre.

Y allí estaba él, viendo caer la tarde en un parque próximo a su casa, esperando que llegara su esposa que era la única con quien podía entablar una conversación. Sabía que no tenía caso pretender un diálogo, por pequeño que fuera, con Javier. Lo comprobó el día que se ofreció a ayudarle con unos ejercicios de álgebra, y él le respondió secamente que no era necesario. ‘‘Yo puede solo, papá. Muchas gracias.", le dijo.

Lo más doloroso era que no podía devolver el tiempo y su otrora niño, se iba de su lado como agua entre los dedos…

Dedique tiempo para sus hijos

Reviste importancia que, en nuestra condición de padres de familia, tomemos tiempo para ayudar a nuestros hijos a realizar sus deberes escolares. La sicóloga colombiana, Judith Mejía, explica sobre el particular que: ‘‘Los niños necesitan establecer rutinas diarias en las cuales tengan el momento para repasar, hacer tareas, leer, investigar, tratar de asimilar lo que les impartieron en clase. Para ellos es vital que establezcan con sus padres horarios para cumplir con esas responsabilidades. Es recomendable fijar la hora de inicio y culminación de cada actividad. “ (Diario El País.01/17/2012)

En criterio de los especialistas, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Despierte la curiosidad de sus hijos en torno a aprender. Regañarlos no hace otra cosa que provocar en ellos aversión a la escuela o el colegio.

2. Escuche a sus hijos, y en lo posible, ayúdeles a despejar sus interrogantes. Si debe acompañarlos a investigar algún tema, hágalo con ellos.

3. De ser necesario, explíqueles cómo se pueden averiguar datos en la Internet.

4. Cuando no tenga una respuesta, dese a la tarea de investigar. Recuerde que ellos ven en los padres, a hombres y mujeres que saben muchas cosas.

5. No pretenda que hagan las tareas inmediatamente llegan del plantel educativo. Deles un tiempo para descansar.

6. Enséñeles que antes de ir a jugar, deben haber cumplido con sus deberes escolares,.

7. Tenga la mayor dosis de paciencia posible. No grite a sus hijos, porque antes que estimularlos a estudiar, los alejará. Incluso, si los trata mal, dejarán de confiar en usted.

Estudiar junto a sus hijos le permitirá estrechar lazos con ellos. Es más, lo sentirán más cercano a su realidad.

Sus hijos no son molestia

‘‘Me incomoda que me hijo me pida hacer las tareas. Llego muy cansada del trabajo y si algo no quiero hacer, es ocuparme nuevamente frente a un computador. “, se quejó una madre inconforme porque su chico le pedía que le explicara algunas tareas. Literalmente se desesperaba.

Quizá le ocurra lo mismo. Hoy es el día para cambiar su actitud. Recuerde que, de acuerdo con la Biblia, los hijos son una bendición de Dios y debemos dedicarles tiempo, y prodigarles amor, comprensión y ternura: ‘‘He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; no será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta.” (Salmos 127.3-5)

En adelante, cuando uno de sus hijos le pida ayuda, recuerde que el éxito en todo ser humano comienza por edificar una familia sólida, y que el paso más grande que puede dar, es acercarse a sus chicos, generarles confianza y que reconozcan que tienen un padre pero, además, alguien que quiere ayudarles en todos los momentos de su vida. Lo que para usted puede ser una trivialidad, puede que para su hijo sea motivo de angustia y preocupación. Nuestro deber como progenitores, es ayudarles.

No deje pasar esta oportunidad sin tomar la mejor decisión de su existencia Recibir a Jesucristo como Señor y Salvador. Si Él mora en su corazón, imprimirá una nueva dinámica en su existencia y le ayudará en el proceso de crecimiento personal y espiritual.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=131


Publicado en: Estudios Bíblicos

Etiquetas:









Los artículos más leídos

Milagros
Siete leyes espirituales que desencadenan el poder de Dios Usted quizá anhela experimentar el poder de Dios. Desea que ocurran milagros. Tal vez las circunstancias le resultan adversas y desea que se produzca una [...]
casa roca
Una vida cristiana edificada sobre la roca La vida cristiana es una experiencia maravillosa que se edifica cada día. Es un aspecto en el que coincidimos todos. No obstante, esa construcción implica [...]
Las madres, una bendición de Dios para la familia (Día de las Madres) En una ocasión tan especial como la Celebración del Día de la Madre, elevamos una oración a Dios por la enorme bendición de tener a nuestro lado esposas y [...]
liberación
Jesucristo vino a traer libertad a los cautivos El mundo yace en tinieblas porque el enemigo espiritual ha tomado fuerza y progresivamente, gracias al pecado del género humano, ha ido ganando terreno. Ese [...]
El amor de Dios transforma nuestra familia El amor debe comenzar en el hogar. Es allí, en casa, donde recibimos amor y aprendemos a amar. Los padres tenemos sobre nuestros hombros la enorme [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar