No se desespere… espere en Dios

Dios nos permite encontrar una salida a la encrucijada en la que nos encontramos

1. Lectura Bíblica: Salmos 37:1-7

2. Meditación familiar:

No podía conciliar el sueño. Eran las tres de la madrugada, y no hacía otra cosa que dar vueltas en la cama. Lo intentó una vez más, miró el reloj y se dio por vencido. Sobre la ciudad, tachonada de luces como un cielo poblado de estrellas, soplaba una suave brisa. Darío se asomó a la ventana y dejó que lo bañara el fresco del amanecer. ¿Encontraría solución para sus problemas? Probablemente, pero si había alguna, no sabía dónde encontrarla.

Su esposa Laura llevaba una semana en casa de sus padres. De paso, se había llevado los dos hijos pequeños. No quería saber más de él. “Además de que andas coqueteando con todas las mujeres, mira: Ni siquiera llegas temprano a casa. Todo tu tipo lo inviertes en trabajar”, le gritó en medio de lágrimas mientras subía al auto con los pequeños.

Las cosas no iban bien en lo personal. Tenía problemas con su jefe inmediato. Incluso, ese día tuvieron un cruce de palabras. ¿De dinero? Mal. Compromisos con los amigos, beber los fines de semana y hasta apostar en el fútbol le tenían al borde de la ruina.

¿Había alguna salida al laberinto? Miró la Biblia que su esposa leía con regularidad. Estaba en la mesita de noche. Decidió curiosear. Y abrió un pasaje que impactó su vida: “Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe. No te inquietes por la gente mala que prospera, ni te preocupes por sus perversas maquinaciones.” (Salmos 37:7. NTV)

Una y otra vez miró las líneas. En pocos minutos las memorizó. Las repetía despacio. ¿Podría Dios ayudarle? En sus palabras, con algo de incoherencia, habló con el Señor. Lo hizo con sinceridad. Y sintió descanso.

Dos días después decidió llamar a Laura. Había orado una y otra vez y sintió que ella le daría la oportunidad de regresar. Al comienzo ella estaba muy seca, es más, un poco reacia. Lo revelaba el tono de su voz. Finalmente le dejó una luz de esperanza: “Si veo que realmente has cambiado, hablamos. Quiero ver tus cambios”, insistió.

El cambio fue progresivo. En ese momento, cuando estaba en medio del laberinto, fue que decidió buscar a Dios. ¡Y lo encontró! Su vida experimentó progresivos cambios. Esperó en el Señor. Aprendió a hacerlo, porque reconoció que en sus fuerzas no cambiaría ni recuperaría a su familia. Dejó que Su Hacedor obrara. Y Él sí sabe cómo hacerlo.

Darío y Laura regresaron al mismo techo. Él reconoció que su familia valía la pena. Hoy tiene un gran compromiso con ellos. No desperdicia tiempo para reunirse con su cónyuge y sus hijos. “Todo comenzó a cambiar, hasta en el trabajo”, reconoce este abogado que vive de manera diferente hoy.

El pastor Charles Stanley recomienda:

“Por medio del Espíritu Santo, tenemos acceso al poder divino cada minuto del día. Si renunciamos a tener el control, y dependemos del Señor, seremos capaces de encontrar la fortaleza que solo Él puede dar. Entonces, si nuestros familiares o nuestros amigos nos hieren, su presencia nos dará consuelo y ayuda para perdonarles.”

Todas las personas podemos cambiar. Basta que nos sometamos en manos de Dios. Él nos ayuda. No estamos solos en el proceso. Hoy es el día para que tome la decisión. Usted mismo experimentará una vida plena y en su hogar, todos se lo agradecerán. Decídase por Cristo. Le aseguro que no se arrepentirá.

Si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Le aseguro que no se arrepentirá.

3. Oración familiar:

“Amado Padre celestial, te damos gracias por esta nueva oportunidad de vivir. Reconocemos que si tu reinas en nuestro hogar, los problemas por grandes que parezcan, se pueden resolver. Nos sometemos en tus manos porque sabemos que eres sabio y nos das sabiduría para encontrar sabiduría en medio de los conflictos. Sometemos nuestras vidas en tus manos. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Aun cuando haya muchas dificultades, no de dejaré arrastrar por el desespero sino que junto con mi familia, esperaré en Dios

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=548


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
familia
Encontrando salidas a la crisis familiar La noticia que recibió aquella mañana Briggite, fue la carta de su esposo solicitándole el divorcio. No lo hizo personalmente. Lo hizo mediante una [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
¿Problemas familiares? Claro que se pueden resolver 2.1. Que al término de la reunión de Célula Familiar los asistentes comprendan que los problemas en las relaciones interpersonales son inherentes a todo ser [...]
Con ayuda de Dios podemos comenzar de nuevo.
Resiliencia para enfrentar momentos difíciles de la vida Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar