No permita la pornografía en su intimidad conyugal

No podemos permitir la inmoralidad en nuestra relación de pareja

1.- Lectura Bíblica: Hebreos 13:4; 1 Tesalonicenses 4:2-5

2.- Meditación familiar:

Cuando Viviana llegó a la oficina, estaba hecha un mar de lágrimas. Su esposo, además de gritarle cualquier cantidad de improperios, la había agredido. “No creería que pueda compartir más a su lado”, dijo. Fue el comienzo de un drama que terminó en divorcio.

Hay un hecho innegable en cuanto a la relación matrimonial y es que tal unión tiene carácter indisoluble a menos que medien circunstancias que tornen literalmente imposible la convivencia. ¿Un ejemplo? El compartir la vida con un cónyuge agresor y que, como consecuencia de tales actitudes, pone en peligro la integridad física de su pareja. De ahí que antes de contraer matrimonio sea fundamental ir a Dios en procura de orientación y pedirle que guíe las decisiones que vayamos a tomar.

Otro aspecto fundamental es la mentalidad de su pareja. Recuerde que tal como habla es su corazón. Si sus palabras están cargadas de agresividad y sus pensamientos dominados por las fantasías, le anticipo que el matrimonio será todo menos exitoso, a menos por supuesto que él o ella cambien tocados por el poder de Jesús.

Es esencial que haya pureza en la relación de una pareja. La pornografía –para brindar solo una ilustración — no tiene cabida ni debe tenerla, ni antes ni durante ni después de ninguna relación.

Mi esposo me insiste en que veamos películas inmorales”, se quejaba una joven abogada. Cuando le instruimos que debía negarse y que, estaba en todo su derecho de acuerdo con la Biblia, pareció perpleja. Luego entendió que por ese camino iban hacia la destrucción en su relación.

El autor de la carta a los Hebreos insistió en la necesidad de tener altos estándares morales al interior de la relación de pareja. Escribió: “Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales.” (Hebreos 13:4. Nueva Versión Internacional).

Ni la agresividad verbal ni física ni la inmoralidad tienen cabida en la intimidad de pareja. Y en caso de existir, es necesario que se corrijan como comportamientos negativos que no llevan a nada bueno.

El apóstol Pablo escribió: “Ustedes saben cuáles son las instrucciones que les dimos de parte del Señor Jesús. La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios” (1 Tesalonicenses 4:2-5. Nueva Versión Internacional). De esta manera el autor sagrado sentó las bases sobre la importancia de observar santidad incluso en la vida sexual.

Menciona además que se debe tener control de los deseos y no permitir que sean los deseos los que nos controlen, como ocurre cuando alguien depende de la pornografía para obtener estimulación.

Quien “conoce a Dios” como anota Pablo, depende de Él y no de lo externo, producto del cúmulo de basura que siembra Satanás para atar a las personas.

Jamás olvide que si hay una trampa peligrosa que destruye hogares es la pornografía y no podemos siquiera tener un asumo, ya que degrada la dignidad y desmorona la relación de los cónyuges.

Además de esta advertencia con fundamento en el libro de la familia que es la Biblia, no podría despedirme sin antes recomendarle que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Puedo asegurarle que es la mejor decisión que jamás pueda tomar. Prendidos de su mano iniciamos el crecimiento personal y espiritual que tanto hemos anhelado. ¡Ábrale hoy las puertas de su corazón a Cristo; no se arrepentirá!

3.- Oración familiar:

“Amado Dios y Padre de los cielos, por las Escrituras aprendemos que la inmoralidad destruye la relación de pareja y que— bajo ninguna circunstancia— podemos permitir que encuentre lugar en nuestro hogar. Líbranos de toda contaminación y concédenos, como pareja y también a nuestros hijos, que caminemos conforme a Tu voluntad. En tus manos quedamos. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Revisaré que en mi hogar no haya ningún tipo de actuación inmoral porque destruyen a la familia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2931


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

familia, padres, hijos
Siete consejos para apoyar a sus hijos en las crisis “Hace algún tiempo perdimos al hijo mayor, en un accidente de tránsito. Él era muy apegado a nuestro hijo menor, de apenas 10 años. La pérdida ha sido [...]
Alabando a Dios en medio de las circunstancias adversas Un hecho que reafirman las Escrituras es que Dios tiene abundantes bendiciones para nuestra vida. Son bendiciones materiales y espirituales que Él desea, [...]
Esposos: A recuperar el liderazgo 2.1. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes tengan comprendan el papel protagónico del esposo en el hogar, como líder espiritual [...]
¿Anida todavía sentimientos de rencor en su corazón? “Por años he considerado que soy una mujer buena, pero justamente por mi condición, enfrento problemas. Hay quienes han abusado de mi buena fe. Con decirle [...]
Seis principios para oraciones eficaces “De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar