Moviéndose en el poder de Dios

Es tiempo de comenzar a caminar en el poder de Dios

Base Bíblica: 2 Reyes 4:1-7

Introducción:

¿A quien recurrimos cuando atravesamos por algún problema o necesitad y requerimos de un milagro? Es probable que luchemos en nuestras fuerzas en procura de soluciones y sólo nos damos por vencidos cuando llegamos al límite de nuestras fuerzas. Las Escrituras nos enseñan que debemos confiar plenamente en el Señor y recurrir a Él. Cuando lo hacemos, reconociendo que en nuestras capacidades resulta imposible hacer algo, se libera el poder de Dios y ocurren los milagros.

I. A Dios recurrimos cuando necesitamos un milagro (v. 1)

1. Generalmente buscamos resolver los problemas en nuestras fuerzas.

a. Agotamos todas las posibilidades

b. Llegamos al límite de nuestras fuerzas

2. El ser cristianos no nos exime de enfrentar dificultades

a. Satanás busca poner tropiezo al cristiano

b. Como cristianos podemos confiar y refugiarnos en Dios

3. Dios es la única solución para nuestros problemas, cualesquiera que sean (v.

II. Los milagros de Dios se producen cuando activamos nuestra fe (vv.2-4)

1. En manos de Dios, lo poco nuestro es mucho en manos de Dios (v. 2)

a. Dios tiene una salida.

b. A veces nosotros— como la viuda— dimensionamos los problemas:

b.1. Consideramos que no hay solución.

b.2. Consideramos que llegamos al límite de las fuerzas

2. El obrar de Dios no tiene límites (v. 3)

a. Dios nos muestra la salida

b. Dios obra de manera que rompen con nuestra lógica humana

3. Fe es actuar (v. 4)

III. Cuando nos movemos en la dimensión del poder de Dios, los milagros ocurren (vv.5-7)

1. Cuando aplicamos nuestra lógica, levantamos una barrera delante de Dios (v. 5)

a. Simplemente confiamos en el poder de Dios

b. Cuando nuestra confianza es sólida, damos de fe.

2. El poder de Dios es ilimitado, pero llega hasta donde nos alcance la fe (v. 6)

a. Hubo provisión de muchas vasijas

b. Cesaron las vasijas y cesó el aceite

3. Dios tiene su propio tiempo y su propia manera de obrar (v. 7)

a. Dios no obra conforme a nuestra voluntad

b. A Su manera, Dios resuelve nuestros problemas en el momento oportuno.

Conclusión:

Resulta interesante reflexionar en el hecho de que lo poco nuestro es mucho en manos de Dios. Él tiene su propio tiempo y maneras de obrar. Basta con que dejemos de racionalizar la ocurrencia de los milagros con nuestra lógica. Si lo hacemos, levantamos una enorme barrera que impide el mover de Dios. Hoy aprendemos que fe es actuar. I lo hacemos nos movemos en la dimensión del poder de Dios.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6192


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar