Más que vencedores sobre las tinieblas

El poder y autoridad de Jesucristo nos permiten vencer en las batallas diarias

Base Bíblica: Lucas 4:32-37; 40, 41

Introducción:

Como cristianos estamos llamados a asumir el ministerio del Señor Jesús que se orientó en tres direcciones: proclamar el Reino de Dios, sanar a los enfermos y traer liberación a los cautivos. Para que podamos ejercer ese ministerio, el propio Señor Jesús nos otorgó poder y autoridad. Es necesario que tomemos el control y, además de ministrar sanidad, procuremos que se rompan las cadenas que le impiden una vida plena a las personas.

I. El mundo de las tinieblas tiembla ante el poder de Dios y de un cristiano comprometido (vv. 33, 34)

1. El enemigo es hábil para infiltrar muchos escenarios, incluso una sinagoga (v. 33)

a. Lo más probable es que el demonio convivía con la religiosidad

b. Sólo la presencia y autoridad de Cristo llevó a que se manifestara el demonio

2. El mundo de las tinieblas se siente amenazado por la presencia de Cristo y de los cristianos comprometidos (v. 34)

a. El demonio teme que el Señor Jesús libere al poseído

b. El demonio sabe cuando está en presencia del poder de Dios, evidenciado en Cristo o en un cristiano comprometido

3. El Señor Jesús vino a deshacer las obras del diablo (1 Juan 3:8)

4. Es por el poder de Dios y de Su Espíritu que echamos fuera al demonio (Mateo 12:28)

II. Ejercemos dominio sobre el mundo de las tinieblas por el poder de Cristo Jesús (vv. 35- 37)

1. El Señor Jesús le ordenó al demonio. No podemos permitirle que robe la atención (v. 35)

2. Aun cuando los demonios procuran destruir a los poseídos, tenemos autoridad para impedírselo (v. 35 b)

3. El punto fundamental es ejercer poder y autoridad de Cristo sobre el mundo de las tinieblas (vv. 36, 37)

III. El ministerio del cristiano está ligado a la sanidad y la liberación (vv. 40, 41)

1. El ministerio del Señor Jesús se orientó en tres direcciones:

a. Proclamar el Reino de Dios

b. Sanar a los enfermos (v. 40)

c. Liberar a los cautivos (v. 41)

2. El Señor Jesús desarrolló un ministerio de sanidad y liberación (4:16-21)

Conclusión:

Los cristianos estamos llamados a desarrollar un ministerio integral. No solo proclamamos las Buenas Nuevas de Salvación sino que ministramos a los enfermos y traemos liberación a los cautivos. En la medida en que asumamos nuestro compromiso, estaremos recobrando el terreno hoy en poder del enemigo. Cristo Jesús nos dio la autoridad y el poder para ejercer este ministerio.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6028


Publicado en: Sermones

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

familia, padres, hijos
Siete consejos para apoyar a sus hijos en las crisis “Hace algún tiempo perdimos al hijo mayor, en un accidente de tránsito. Él era muy apegado a nuestro hijo menor, de apenas 10 años. La pérdida ha sido [...]
Alabando a Dios en medio de las circunstancias adversas Un hecho que reafirman las Escrituras es que Dios tiene abundantes bendiciones para nuestra vida. Son bendiciones materiales y espirituales que Él desea, [...]
Esposos: A recuperar el liderazgo 2.1. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes tengan comprendan el papel protagónico del esposo en el hogar, como líder espiritual [...]
¿Anida todavía sentimientos de rencor en su corazón? “Por años he considerado que soy una mujer buena, pero justamente por mi condición, enfrento problemas. Hay quienes han abusado de mi buena fe. Con decirle [...]
Seis principios para oraciones eficaces “De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar