Mapeo espiritual, clave para limpiar el territorio

(Lección 4)

Estamos comprometidos con la plantación de Iglesias

Desde la antigüedad encontramos pasajes Escriturales que nos corroboran el que los patriarcas conocían la realidad y consecuencias de los espíritus territoriales. Hasta tanto se eliminaran ídolos y lugares de adoración cúltica, el mundo de las tinieblas tenía “derecho legal” para operar en un país o una región determinada.

A las puertas de la tierra prometida, Dios le habló a Moisés y al pueblo de Israel: “«Habla con los israelitas y diles que, una vez que crucen el Jordán y entren en Canaán,deberán expulsar del país a todos sus habitantes y destruir a todos los ídolos e imágenes fundidas que ellos tienen. Ordénales que arrasen todos sus santuarios paganosy conquisten la tierra y la habiten, porque yo se la he dado a ellos como heredad.” (Números 33:50-53. Nueva Versión Internacional)

Observe que hasta tanto erradicaran todo vínculo con los pueblos paganos, adoradores de ídolos y dioses de las tinieblas, les iba a resultar imposible tomar la tierra que Dios les daba en posesión.

Los demonios establecen potestades en áreas geográficas específicas, lo que explica que haya ciudades con mayor índice de violencia, manifestaciones de delincuencia y accidentes de tránsito, entre otros.

Igual nosotros hoy: damos la batalla previa a la posesión de un área geográfica específica para evangelizarla y sembrar allí nuevas iglesias. Es fundamental que asumamos ese papel protagónico con las armas espirituales de que disponemos: oración y ayuno como explica el autor y conferencista internacional, Frank Marzullo: “Si quiere ganar su ciudad, su iglesia, su hogar, su negocio para Jesús, hay que empezar aquí. En el Nombre de Jesús hay que atar el poder de los espíritus que Satanás ha asignado a fin de que gobiernen sobre áreas en particular.” (Marzullo, Frank. “Victoria sobre los espíritus malignos”. Editorial Unilit. EE.UU., 1996, pg. 12)

Además de debilitar el accionar del mundo satánico, es necesario compartir con las almas la importancia de sacar el anatema de los hogares. Que haya una renuncia voluntaria a toda atadura con el ocultismo. Es un paso fundamental para que comencemos a recuperar territorios.

Las caminatas de oración, tomando para Cristo territorios, constituyen una opción importante orientada a derribar fortalezas como negocios de prostitución, discotecas, cantinas, centros de espiritismo, moteles y otros “puntos de contacto” mediante los cuales Satanás tiene “derecho legal” a gobernar sobre un área específica.

No lo olvide: es imperativo ejercer nuestra autoridad en Jesucristo y sacarlo de nuestros territorios para lograr resultados eficaces en la proclamación de las Buenas Nuevas y la siembra de lugares donde se reúnan los creyentes.

Ejerciendo autoridad en Cristo

Con frecuencia veo cristianos desgastándose en griterías y zapateos, en su convencimiento de que así echarán fuera a Satanás y sus huestes de los territorios que pretenden recobrar. Tremendo error. Él no se va por los espectáculos con tinte religioso ni por las bullarangas. Él se va porque ejercemos nuestra autoridad en Cristo y, como militantes del ejército de Dios, mantenemos una estrecha dependencia de Él en oración.

El Señor Jesús enseñó: “Ahora bien, nadie puede entrar en la casa de alguien fuerte y arrebatarle sus bienes a menos que primero lo ate. Sólo entonces podrá robar su casa.” (Marcos 3:27, Nueva Versión Internacional)

Cuando identificamos manifestaciones demoníacas en una persona o corroboramos el dominio territorial que Satanás ejerce en un objeto o área geográfica en particular, procedemos a atar las fuerzas de maldad en el nombre de Jesucristo. No es un asunto de frases repetidas y sin sentido o de “fórmulas” preconcebidas, sino— y permítame insistirle— de ejercer autoridad en Cristo y mantenernos unidos a Él.

En ese orden de ideas es fundamental que conozcamos con detenimiento el terreno sobre el que vamos a trabajar a que nos enfrentamos, tanto en el plano social, económico, cultural como religioso e, incluso, de áreas por años en manos del ocultismo. La toma de los territorios debe ir de mano de la oración (Cf. Ezequiel 4:1-3) Recuerde que donde ha primado el pecado y la idolatría, los territorios son maldecidos por causa del hombre (Cf. Éxodo 32:1-5; Ezequiel 8:5-10)

Esta no es una idea nueva ni fruto del fanatismo religioso, sino una realidad como se encuentra ampliamente documentado en libros, revistas, folletos, investigaciones y material que usted puede descargar fácilmente de la Internet.

Por siglos y en todas las culturas, fue común por la fuerza de la tradición cultural, que la fundación de pueblos y ciudades estuviera precedida de rituales en los que se consagraba los pueblos y ciudades a los dioses en los que creyera en el respectivo país, y en nuestras naciones de trasfondo católico, se entregaban esas áreas geográficas a santos o deidades.

Esta consagración territorial termina abriendo puertas al establecimiento de potestades espirituales de maldad que, en muchos casos, explican por qué muchos pueblos y ciudades enfrentan altos índices de violencia, muerte, enfermedad, ataduras a las drogas, prostitución, brujería y hechicería entre otros muchos fenómenos socio-religiosos.

Por ejemplo, la fundación de La Plata, en Argentina, estuvo antecedida por el entierro de un cofre con documentación sobre el proceso fundacional, y la posterior construcción de un monumento, en la Plaza Moreno. La ceremonia fue impulsada y presidida por Darío Rocha, un masón de alto grado, el 19 de noviembre de 1882.

La plaza principal de ese centro urbano fue trazada por un arquitecto masón, a instancias de Rocha quien trajo de Egipto momias, algunas de las cuales se encuentran en distintos lugares de la metrópoli.

Ese hecho y otros tuvieron directa incidencia en las múltiples dificultades para adelantar procesos de evangelización y siembra de iglesias.

Identificación socio-religiosa del territorio

Hay varios aspectos para tener en cuenta en el proceso de identificar si hay potestades territoriales, lo que facilita las acciones orientadas a desalojar ese gobierno del mundo de las tinieblas como paso previo a la proclamación de las Buenas Nuevas de Salvación.

El equipo de siembra de nuevas iglesias debe darse a la tarea de desarrollar constantes incursiones al sector que se va a conquistar para Cristo con el propósito de evangelizar y establecer sitios de reunión. ¿Recuerda la avanzada previa que hicieron los doce espías del pueblo de Israel al territorio que iban a tomar? Le invito para que lea el pasaje conmigo:

“Dios le dijo a Moisés: «Envía algunos hombres a Canaán para que exploren el territorio que les voy a dar. Que vaya un jefe de cada tribu». Así que Moisés envió desde el desierto de Parán a doce jefes de los israelitas, tal como Dios se lo había mandado… Luego Moisés envió a los jefes israelitas a explorar el territorio de Canaán. Les dijo: «Vayan por el desierto hasta llegar a las montañas. Fíjense en el país y en la gente que allí vive, si es gente fuerte o débil, y si son muchos o pocos. Fíjense también cómo han construido sus ciudades, y si son fuertes o frágiles como tiendas de campaña. Vean si su territorio tiene árboles, si es bueno y da muchos frutos, o si es malo y sin frutos. No sean miedosos, y traigan de allá algo de lo que la tierra produce».” (Números 13:1-4;17-20, Traducción en Lenguaje Actual)

Cuando desarrollamos este tipo de trabajo previo, podemos establecer –o al menos tener una aproximación— a cómo piensa la gente del lugar, sus principales espacios de reunión, si hay creencias específicas que ameritan análisis.

Reviste importancia evaluar cuáles son las creencias arraigadas en los moradores del lugar, si hay imágenes o ídolos que forman parte de su tradición religiosa, el grado de aceptación que han tenido otras iglesias cristianas, las festividades tradicionales y de qué tipo.

En esta auscultación resulta valioso hablar con los pastores de la zona para que nos relaten cómo ha sido su experiencia, e incluso, saber si hubo situaciones específicas y contrarias que enfrentaron en el proceso de sembrar la comunidad de creyentes. Esa será una información valiosa para nosotros. Es más, cuando cartografiamos el área en la que trabajaremos tanto en la proclamación del Evangelio como el establecimiento de un sitio de reunión, es importante marcar dónde quedan las iglesias cristianas y templos católicos.

Resulta útil también tener demarcados lugares de cantinas, bares, casas de prostitución, moteles o residencias, centros de Nueva Era o de espiritismo, almacenes de productos esotéricos, entre otros.

¿Cuál es el propósito de este trabajo?

Quizá se preguntará cuál es el propósito de toda esta labor previa. En esencia, atar espíritus territoriales bajo el convencimiento— fundamentado en citas bíblicas como Daniel 1o:12-14 — , de que hay poderes demoníacos que ejercen poderosa influencia en las naciones, en donde se libran confrontaciones permanentes entre el Reino de Dios y el mundo de las tinieblas.

Si estamos debidamente preparados, tendremos claridad o al menos un vislumbre muy aproximado de qué está ocurriendo. Y nuestro amado Padre completa esa tarea revelándonos qué puede entorpecer los procesos de evangelización y plantación de nuevas iglesias ya que "Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios, pero las reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que nosotros podamos hacer todas las palabras de esta ley (Deuteronomio 29:29, Versión del Rey Jaime).

Si conocemos a nuestro adversario, podemos impedir su accionar (Cf. Santiago 4:7; 1 Tesalonicenses 2:18; Apocalipsis 20) ya que no desconocemos que anda por doquiera procurando dañar a los creyentes (Cf. 1 Pedro 5:8).

Tenga siempre presente lo que enseña nuestro amado Dios y Padre celestial: “…No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.” (Zacarías 4:6. RVR)

Traigo a colación al reverendo Hank Kunneman cuando escribe: “Tenemos poder sobre el diablo para echarlo tanto de nuestras vidas como de las vidas de los demás. Algunas personas, sin embargo, quieren seguir atadas, y les gustan sus fortalezas demoníacas; sólo les disgustan el dolor y el sufrimiento que producen la esclavitud. En vez de obrar para ser liberados eligen pasar “un día más con las ranas”… Levántese, sacúdase, y decida que esto es lo que quiere. La oscuridad no puede morar con la luz. Los demonios odian la rectitud, y el poder de la unción de Dios rompe todo yugo y deshace toda pesada carga en su vida.” (Periódico Vida y Valores, Venezuela. Edición de Julio. Página 8)

Ejerciendo autoridad sobre el mundo de las tinieblas vamos a lograr el propósito que por años nos ha movido: conquistar pueblos y ciudades para el Reino de Dios y sembrar allí nuevas iglesias.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=204


Publicado en: Escuela Bíblica Ministerial

Etiquetas:









Los artículos más leídos

problemas, soluciones,
Maneje los conflictos con ayuda de Dios “Como es previsible, tengo conflictos. Con mi familia pero también con mis compañeras en el trabajo. Me desestabiliza. Pienso que le fallo a Dios. ¿Será [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar