Los cimientos de un vencedor

Con ayuda del Señor Jesús avanzamos hacia nuestro crecimiento personal y espiritual

BASE ESCRITURAL: 2 Crónicas 26: 1-23

Introducción:

Dios nos concibió para ser vencedores. Es un hecho. Él no creó fracasados sino hombres y mujeres con todas las potencialidades para triunfar sobre las adversidades de la vida, sobre los retos que emergen al paso y sobre todo cuanto quiera impedirnos la vida plena que Él nos ofrece. Si nos movemos en la dimensión de Dios, alcanzaremos ese nivel que tanto hemos anhelado: el de vencedores.

I. UN VENCEDOR ES ALGUIEN QUE DEPENDE DE DIOS (versículos 4-5 a)

1. Adopta los principios trazados por Dios (versículo 4 a)

“He hizo lo recto delante de Jehová...”

2. Cada día aprende de los buenos ejemplos (versículo 4 b)

¿Qué ejemplo le damos a nuestros hijos?

¿Enseñamos principios bíblicos a nuestros hijos?

3. Busca a Dios en todos sus caminos (versículo 5 a)

“Y persistió en buscar a Dios en los tiempos de Zacarías”

Hay peligro cuando dependemos del hombre

La persistencia es importante en la búsqueda de Dios

...No fluctuar... avanza...

II. UN VENCEDOR SE MUEVE EN LAS LEYES DEL REINO DE DIOS (vv. 5 b-8)

1. Nuestros principios de vida cambiarán. De lo material a lo espiritual.

2. Quien busca a Dios, encuentra Su divino respaldo (versículo 5 b)

a.Y en estos días...”. Lamentablemente no fue siempre...

b. Dios bendice la entrada y salida del vencedor (versículos 6.8)

III. UN VENCEDOR SE TRAZA METAS EN LA VIDA (versículos 9-15)

1. Se fija nuevos objetivos cada vez (versículos 9-15 a)

2. No se olvida de quién le ayuda a vencer (versículo 15 b)

IV. UN VENCEDOR SE MANTIENE FIEL A DIOS (versículos 16-23)

1. No se deja embargar por el orgullo (versículo 16 a)

2. Se mantiene fiel en el lugar que Dios le colocó (versículos 16-20)

3. La decisión de volver atrás es nuestra, no es culpa de Dios (versículos 21-23)

Conclusión:

La fidelidad a Dios y a sus principios nos permiten movenos en la dimensión de los vencedores, en la ruta de quienes se fijan metas y las alcanzan porque no están solos sino que van de la mano de Aquél que todo lo puede. Usted y yo fuimos llamados por el Señor para ser vencedores y no hay nada que le agrade más a Él, que alcancemos el nivel de realización personal y espiritual que Él trazó para nosotros desde antes de la fundación del mundo.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6324


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
familia
Encontrando salidas a la crisis familiar La noticia que recibió aquella mañana Briggite, fue la carta de su esposo solicitándole el divorcio. No lo hizo personalmente. Lo hizo mediante una [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Enfrentando el desánimo “Con frecuencia y en mi disposición de servir al Señor en la obra del Reino, enfrento el desánimo. ¿Por qué razón yo que sirvo a Dios pareciera que [...]
Con ayuda de Dios podemos comenzar de nuevo.
Resiliencia para enfrentar momentos difíciles de la vida Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar