Libres en Cristo y llamados a una vida renovada

La tumba quedó vacía. Jesús el Señor resucitó para hacernos libres…

Base Escritural: Efesios 2:1-10

Introducción:

Satanás perdió la batalla cuando Jesucristo murió en la cruz y resucitó para darnos nueva vida. Ese hecho marcó un cambio para la historia de la humanidad. Lo hizo por amor y misericordia. Espera de nosotros que caminemos conforme a Su voluntad.

I.- Jesucristo nos abrió las puertas a una nueva vida (vv.1-3).

1.- Jesucristo nos llamó a una nueva vida. La nueva vida marca un comienzo. La vida de maldad queda atrás (v. 1)

a.- La vida de delitos y pecados conducía a la muerte.

b.- Fuimos escogidos para disfrutar de una vida renovada.

2- Cuando estábamos en la vieja vida, desconocíamos que éramos presa de Satanás (v. 2 a).

a.- El mundo nos condicionaba.

“...siguiendo la corriente de este mundo

b.- Satanás nos marcaba pautas de vida.

“... conforme al príncipe de la potestad del aire...”

3.- Satanás sigue gobernando a aquellos que no son libres en Cristo (v. 2 b).

4.- Gracias a la obra redentora del Señor Jesucristo, nuestra vida de pecado quedó atrás (v. 3).

II.- Jesucristo nos hizo libres por la misericordia de Dios (vv. 4, 5).

1.- El amor y la misericordia de Dios están por encima de nuestras fallas (v. 4).

a.- Sentirnos culpables nos distancia de Dios. Al fallar experimentamos la sensación de que no vale la pena seguir adelante.

b.- Es necesario que volvamos la mirada a Dios y reemprendamos el camino.

2.- La gracia de Dios nos libertó y abrió las puertas a una nueva vida. No fue el producto de nuestros méritos.

III.- Jesucristo nos aseguró vida por la eternidad (vv.6-9).

1.- Sujetos al pasado, teníamos asegurada la muerte eterna; en Cristo tenemos vida por siempre en Su presencia (v. 6).

2.- Somos un ejemplo— para quienes nos rodean— de cómo Dios ama al pecador y quiere llevarnos a una vida renovada (v. 7).

3.- Recibimos la Salvación y el perdón de pecados por fe. Nadie nos obliga (vv.8, 9).

IV.- Jesucristo al redimirnos, permitió que Dios cumpliera en nosotros Su propósito (v. 10).

1.- Ahora, como nuevas criaturas en Cristo, le pertenecemos a Dios (v. 10 a).

2.- Dios espera que caminemos en “buenas obras”, es decir, glorificándole a Él en todo lo que hacemos en consonancia con Su voluntad (v. 10 b).

3.- Cuando somos nuevas criaturas, Dios cumple sus maravillosos planes en nuestra vida (v. 10 b).

Conclusión:

El alcance ilimitado del amor y la gracia de Dios sobre nuestras vidas se manifestó trayéndonos la Salvación en Jesucristo. Nos libertó del pecado y abrió las puertas para una nueva vida. Ahora nos corresponde caminar en “buenas obras” es decir, conforme a la voluntad divina. ¿De qué manera lo logramos? Mediante una estrecha relación con el Señor en oración y el estudio de Su Palabra: la Biblia. Allí aprendemos principios de vida cristiana práctica, para andar conforme el Señor lo dispone.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2713


Publicado en: Eventos Especiales | Sermones

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El ángel de los necesitados… Las imágenes de la televisión le hicieron comprender la magnitud del drama que vivían decenas de personas desplazadas de sus campos a raíz de la violencia [...]
Siete estrategias para vencer el estrés Las preocupaciones matan más que las enfermedades. Millares de personas terminan cediendo al estrés y dejan de lado la vida maravillosa que Dios tiene para [...]
camino
Los verdaderos protagonistas pasan inadvertidos No cesaba de dar vueltas en la oficina. “¿Por qué agredí así a mi hijo, si es tan pequeño y no razona igual que yo?” Julio no sabía de su asombro por [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar