Libres de pecado, ¿Por qué volver de nuevo a la esclavitud?

Si Cristo nos hizo libres del pecado, ¿por qué razón deberíamos volver a la esclavitud?

Base Bíblica: Romanos 6:1-23

Introducción:

Cuando miramos la obra de la cruz, debemos meditar en un hecho significativo: Jesús nos hizo libres de nuestros pecados. Por su sangre preciosa, vertida en el madero, nos limpió de pecado. Ahora el Padre celestial no ve la mancha que ha representado una vida distante de Él, sino que nos ve como hombres y mujeres justos.

Tenemos entrada en su presencia no por los méritos que nos asistan, sino porque Cristo Jesús ya hizo la obra. Él pagó por nuestros pecados, y ese sacrificio, fruto del amor de Dios, nos permite experimentar la gracia. Somos justos delante de Dios, y santos. En ese orden de ideas, es en santidad como debemos vivir cada día.

I.- EL PECADO NOS SUME EN LA MUERTE FÍSICA Y ESPIRITUAL

1.- El pecado nos sumió en la esclavitud (v. 16)

2.- El pecado nos llevó a la muerte física y espiritual (v. 23)

3.- Gracias a la obra redentora del Señor Jesucristo hemos muerto al pecado (v. 2)

a.- Morimos espiritualmente al viejo hombre

b.- El cuerpo de pecado fue destruido

c.- No podemos seguir sirviendo al pecado

4.- Si cristo Jesús vive en nosotros, el pecado no podrá reinar en nuestros cuerpos (vv. 12, 13)

II.- LA OBRA REDENTORA DEL SEÑOR JESUCRISTO NOS LIBRA DEL PECADO

1.- Al morir en la cruz y resucitar, el Señor Jesucristo nos asegura una nueva vida (v. 5)

2.- Al morir en la cruz y resucitar, el Señor Jesucristo nos presentó justos delante del Padre, limpios de pecado (v. 7)

3.- Al morir en la cruz y resucitar, el Señor Jesucristo nos aseguró la vida eterna (vv. 8-10)

4.- Al morir en la cruz y resucitar, el Señor Jesucristo nos posibilita sentirnos y conducirnos muertos al pecado (v. 11)

III.- POR LA OBRA REDENTORA DEL SEÑOR JESUCRISTO, VIVIMOS HOY BAJO LA GRACIA DE DIOS

1.- Estamos llamados a experimentar una vida libre de las ataduras del pecado (vv. 15, 16)

2.- Liberados del poder del pecado, experimentamos una nueva vida (vv. 17, 18)

3.- Liberados del pecado presentamos nuestro cuerpo a Dios para santificación (v. 19)

4.- Liberados del pecado tenemos delante de nosotros una nueva oportunidad, y además, la certeza de la vida eterna (v. 22)

5.- Debemos mantenernos asidos de la mano del Señor Jesucristo para seguir avanzando en el trasegar diario, en victoria.

Conclusión:

Cristo nos liberó del pecado. Eso fue lo que hizo en la cruz. No todo, sino una parte maravillosa del significado de su muerte redentora y de su resurrección gloriosa. Al ser libres, el pecado no tiene ni puede tener fuerza en nuestras vidas. Somos libres. Él lo hizo posible, y en esa dirección, debemos orientar nuestra existencia. Libres del pecado. Esa libertad, fruto del amor incondicional y misericordioso de Dios, es la que nos permite cada día experimentar una nueva vida.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=9032


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | | |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Establezca sus propios modelos de oración (Lección 8 – Nivel 3) Usted se sorprendería si conociera la infinidad de ocasiones en la que nos escriben o abordan al final de una conferencia para pedir orientación sobre un [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
¿Cómo y por qué pedir en el Nombre del Señor Jesús? (Lección 5 – Nivel 1) Necesitaba un milagro. Que Dios le sanara de cáncer. Los médicos no le daban mayores esperanzas. Y fue lo que hizo Justine. Volvió su mirada a Jesucristo. [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar