La Santa Cena, ¿qué es, qué significa y por qué la toman los cristianos?

(Lección 10 – Nivel 1)  

Las Escrituras nos enseñan la importancia de celebrar la santa cena con otros cristianos

¡Felicitaciones! Sigues avanzando con paso firme en tu crecimiento personal y espiritual. Sin duda has descubierto principios en la Biblia que te ayudan a alcanzar cada vez mayor solidez en todas las áreas. Sin embargo habrá, como en la Lección de hoy, enseñanzas que despierten muchos interrogantes en tu ser. ¿A qué nos referimos? A la Santa Cena.

Te preguntarás, ¿qué significa y por qué razón debo tomarla? ¿Todos pueden participar de la Cena del Señor?

Estas preguntas son comprensibles junto con otros cuestionamientos que vengan a tu mente. Incluso, es probable que te interrogues sobre ¿Qué diferencia hay entre la comunión que se tomaba en el sistema religioso católico y la Santa Cena de la iglesia cristiana evangélica?

¿Dónde se originó la Santa Cena?

Horas antes de ser condenado a morir en la cruz por tus pecados y los míos, el Señor Jesús instituyó la Santa Cena.

Estaba en Jerusalén con sus discípulos. Se celebraba la fiesta de los panes sin levadura cuando se sacrificaba el cordero de la Pascua en conmemoración de la salida de los israelitas de la cautividad egipcia (Cf. Éxodo 12:1-28).

El evangelista Mateo quien estuvo en aquella ocasión, relata que “Mientras comían, Jesús tomó en sus manos el pan y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a los discípulos, diciendo: — Tomen y coman, este es mi cuerpo. Luego tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, se la pasó a ellos, diciendo: — Beban todos ustedes de esta copa, porque esto es mi sangre, con la que se confirma la alianza, sangre que es derramada a favor de muchos para perdón de sus pecados. Pero os digo que no volveré a beber de este producto de la vida, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de Dios” (Mateo 26:26-29. Versión Popular).

¿Te das cuenta por qué razón esta celebración reviste especial significación para quienes profesamos fe en el Señor Jesús? Es un recordatorio de la muerte, sepultura, resurrección y pronto regreso de Jesucristo por su iglesia.

El apóstol Pablo lo explica de una manera muy sencilla: “Cuando bebemos de la copa bendita por la cual bendecimos a Dios, participamos en común de la sangre de Cristo; cuando comemos del pan que partimos, participamos en común del cuerpo de Cristo. Aunque somos muchos, todos comemos de un mismo pan, y por eso somos un solo cuerpo” (1 Corintios 10:15-17. Versión Popular).

Al reunirnos los creyentes, estamos recordando la ocasión en que el amado Hijo de Dios vertió su sangre para limpiar nuestros pecados.

Una celebración permanente desde el primer siglo

Te sorprenderá descubrir que celebrarla Santa cena es un principio que toma origen entre los cristianos del primer siglo, fieles a las instrucciones del Señor Jesús; ha persistido hasta nuestros días.

Pocos días después de la ascensión a los cielos por parte del Señor Jesús (Hechos 1:6-11) y tras predicar el primer mensaje evangelístico de su ministerio, el apóstol Pedro, se produjo una conversión de multitud de judíos a la fe de Cristo. “...los que hicieron caso del mensaje fueron bautizados; y aquel día se agregaron a los creyentes unas tres mil personas. Y eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles, en compartir lo que tenían, en reunirse para partir el pan (Santa Cena) y en la oración” (Hechos 2:41, 42. Versión Popular. Paréntesis del autor).

Era una práctica que persistía entre quienes se iban sumando al número de redimidos por la Sangre de Cristo Jesús. “Todos los creyentes estaban muy unidos y compartían sus bienes entre sí... Todos los días se reunían en el templo, y en las casas partían en pan (Santa Cena) y comían juntos con alegría y sencillez de corazón” (Hechos 2:44, 46. Versión Popular. Paréntesis del autor).

Es evidente que los cristianos del primer siglo conocían la enorme significación de una celebración conmemorativa como la Santa Cena.

¿Quiénes toman la Santa Cena?

Como habrás podido darte cuenta tomaban la Santa Cena quienes formaban parte del cuerpo de creyentes en Cristo Jesús. En nuestros días recomendamos que tomen la Cena del Señor quienes han ido a las aguas bautismales para testimoniar su fe.

El apóstol Pablo en su primera carta a los creyentes de Corinto, cuestionó el hecho de que al reunirse a partir el pan, lo hacían sin reverencia y bajo absoluto desorden (1 Corintios 11:17-22).

El autor sagrado advirtió: “Así pues, cualquiera que comen del pan o bebe de la copa del Señor de manera indigna, comete un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor. Por tanto, cada uno debe examinar su propia conciencia antes de comer del pan y beber de la copa. Porque si come y bebe sin fijarse en que se trata del cuerpo del Señor, para su propio castigo come y bebe” (1 Corintios 11:27-29. Versión Popular).

Como seguidores del Señor Jesús tomamos la Santa Cena en recuerdo del sacrificio en la cruz que nos limpió de todo pecado, y lo seguiremos hasta su regreso por la iglesia de la que formamos parte tu y yo...

¿En qué radica la diferencia?

Aquí cabe que despejemos una pregunta que tal vez te asalta: ¿Qué diferencia hay entre la comunión católica a la que quizá estabas acostumbrado y la Santa Cena que celebra el pueblo cristiano evangélico?

Para el cristiano católico la Santa Cena toma la figura de sacramento y se le llama eucaristía o comunión. La reciben durante la celebración litúrgica que se conoce como misa.

Para que tengas una idea de qué significa para el catolicismo esta ceremonia, te invitamos a leer la definición que tienen en uno de los textos que les rigen como es el Catecismo. Explican que“En el corazón de la celebración eucarística se encuentran el pan y el vino que por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo” (Catecismo Católico pp. 1333 y 1357. Editorial San Pablo, Santafé de Bogotá (Colombia) año 2000).

A este proceso se le conoce como transubstanciación , o sea, el convencimiento de que el pan y el vino, con las oraciones del sacerdote, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En cada celebración eucarística o misa se produce, de acuerdo con la fe católica, la conversión. Es como si se produjera nuevamente la muerte del Salvador.

Como cristianos evangélicos no compartimos esta práctica porque va en contravía de las propias Escrituras en donde leemos: “Y así como todos han de morir una sola vez y después vendrá el juicio, así también en Cristo ha sido ofrecido un sacrificio una sola vez para quitar los pecados del mundo” (Hebreos 9:27, 28. Versión Popular).

¿Te das cuenta? No es esa conmemoración la que Dios espera. Para los cristianos evangélicos, el Pan sigue siendo pan, y el Vino de uvas sin fermentar, sigue siendo vino. Nosotros lo llamamos consubstanciación. ¿Estos dos elementos significan algo para nosotros? Por supuesto que sí, los valoramos como símbolos de la muerte de Jesucristo para limpiar nuestros pecados y concedernos una nueva vida.

Aplicación personal:

1.- ¿Recuerdas quién instituyó la Santa Cena? (Mateo 26:26-29).

2.- De acuerdo con la Lección de hoy, ¿podrías definir qué es la Santa Cena?

3.- ¿Recuerdas qué nombre se le da a la ceremonia mediante la cual se considera que el Pan se convierte en el Cuerpo y el Vino en la Sangre de Cristo?

4.- ¿Por qué razón no es necesario que Cristo muera una y otra vez? (Hebreos 9:27, 28).

5.- ¿Por qué razón decimos que para los cristianos evangélicos el Pan y el Vino son símbolos únicamente?

6.- ¿Desde cuándo se celebra la Santa Cena? (Hechos 2:41, 42; 44, 46).

7.- ¿Quiénes toman la Santa Cena?

8.- ¿Qué cuestionamiento hizo el apóstol Pablo a los cristianos corintios? (1 Corintios 11:17-22).

Versículo para memorizar durante la semana:

Jesús les dijo: “ — Beban todos ustedes de esta copa, porque esto es mi sangre, con la que se confirma la alianza, sangre que es derramada a favor de muchos para perdón de sus pecados”. (Mateo 26:27, 28. Versión Popular).

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1528


Publicado en: Escuela de Discipulado

Etiquetas:









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Establezca sus propios modelos de oración (Lección 8 – Nivel 3) Usted se sorprendería si conociera la infinidad de ocasiones en la que nos escriben o abordan al final de una conferencia para pedir orientación sobre un [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
¿Cómo y por qué pedir en el Nombre del Señor Jesús? (Lección 5 – Nivel 1) Necesitaba un milagro. Que Dios le sanara de cáncer. Los médicos no le daban mayores esperanzas. Y fue lo que hizo Justine. Volvió su mirada a Jesucristo. [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar