La relación matrimonial en medio de la crisis

Con ayuda de Dios encontramos salidas a la crisis conyugal.

Los períodos de crisis por lo que atraviesa una familia –económicos, de salud y sentimentales, entre otros— llevan al matrimonio a un cruce de caminos en el que pueden se afianzar o, por el contrario, se precipita al abismo.

Quizá usted se pregunte, ¿cuándo se fortalece la relación matrimonial?

Cuando antes de la crisis se han sentado bases sólidas como:
  • Dialogar
  • Dedicarse tiempo mutuamente
  • Ser comprensivos
  • Perdonar los errores del otro
  • Dinámicas de convivencia
  • Disposición para la resolución de los problemas
Con fundamentos así, ninguna crisis desmorona un matrimonio, por el contrario, lo fortalece.

Ahora, vamos a la otra cara de la moneda.

La crisis puede llevar al colapso conyugal cuando prevalecen los siguientes elementos:
  • Persiste el rencor
  • El perdón no es sincero
  • Cada quien vive en su propio mundo
  • Hay egoísmo
  • Se agigantan los problemas
  • Hay brotes de agresividad hacia el cónyuge o los hijos
  • La grosería que aflora cuando hay rabia
  • Romper la comunicación, es decir, dejar de hablarle a la otra persona.
Estos comportamientos menoscaban la relación conyugal y la proyectan a una crisis tan profunda, que los dos --o al menos uno de los componentes de la pareja--, puede contemplar la posibilidad del divorcio.En medio de ese período de desierto, toman fuerza:
  • La frustración
  • La tristeza
  • La molestia
Cabe aquí recordar y atesorar lo que enseñan las Escrituras:

"El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” (1 Corintios 13. 4-7 | RV 60)

En medio de las situaciones más difíciles, es importante que le demos el primer lugar a Jesucristo. Que Él gobierne la toma de decisiones, guiándonos hacia pasos seguros.

A propósito, si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Prendidos de Su mano iniciamos el viaje maravilloso hacia el cambio y crecimiento que no solo anhelamos, sino que necesitamos a nivel personal, espiritual y familiar.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10400


Publicado en: Reflexiones

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Un buen testimonio de vida impacta a quienes le rodean Invariablemente terminaba sus jornadas en los talleres de pintura, formulando una recomendación a sus alumnos o exaltando la calidad de los trazos, la [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar