Jesucristo venció en la cruz y nos dio la victoria

Cuando Jesús murió en la cruz nos hizo vencedores y nos aseguró la vida eterna

Base Escritural: Mateo 27:32-53

Introducción:

Cuando nuestro amado Salvador Jesucristo murió en la cruz, muchos pensaron que quizá todo había terminado. ¡Tremendo error! En la cruz Él obtuvo la victoria sobre el pecado. Trajo perdón pero, además, nos hizo justos delante del Padre celestial. Un momento memorable que jamás podemos ni olvidar ni desconocer en nuestra vida porque nada nos ata al pecado, y por el contrario, nos permite avanzar en la certeza de que estamos llamados a vencer. ¡Cristo venció y nos hizo victoriosos!

I.- Jesucristo venció en la cruz por el pecado del mundo (vv.45-49).

1.- Por tres horas batalló por todas nuestras transgresiones (v.45).

a.- Todas nuestras culpas cayeron sobre El (v.45).

b.- El reino de las tinieblas fue destruido (v.45).

2.- Jesús sintió el peso de la soledad por nuestra culpa (v.46).

... En el momento de mayor sufrimiento, Jesús se abandonó a Dios (v.46).

3.- El mundo no entendió ni entiende nuestras batallas (vv.47-49).

a.- Persiste el escepticismo frente a la obra de salvación.-

b.- Ser salvo parte de una decisión personal.

II.- En la cruz Jesucristo venció la separación del hombre con Dios (vv.51)

1.- La historia de la humanidad se dividió en dos, como se rompió el velo (v.51).

2.- Por la obra de Jesús, pudimos pasar al lugar santísimo: la presencia misma de Dios (v.51 Cf. Hebreos 9:3-12).

3.- El universo fue conmovido por el poder de Dios (v.51b).

III.- En la cruz Jesucristo venció la enfermedad y la muerte (vv.52, 53).

1.- Las ataduras de enfermedad y dolor se rompieron (vv.52,53).

2.- Se reveló que los santos de Dios resucitaremos (vv.-52, 53).

Conclusión:

Jesucristo, con su sacrificio en la cruz, nos dio la victoria. Sobre el pecado, sobre la enfermedad, sobre la muerte y ante todo, sobre toda fuerza del enemigo que se levanta en procura de evitar nuestro crecimiento espiritual. Su fallecimiento en el madero, es el más grande acontecimiento de la historia porque quitó la barrera que nos separaba del Padre, y por su obra redentora, podemos entrar al lugar santísimo, a la presencia misma de nuestro amado Dios.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2709


Publicado en: Eventos Especiales | Sermones

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El ángel de los necesitados… Las imágenes de la televisión le hicieron comprender la magnitud del drama que vivían decenas de personas desplazadas de sus campos a raíz de la violencia [...]
Siete estrategias para vencer el estrés Las preocupaciones matan más que las enfermedades. Millares de personas terminan cediendo al estrés y dejan de lado la vida maravillosa que Dios tiene para [...]
camino
Los verdaderos protagonistas pasan inadvertidos No cesaba de dar vueltas en la oficina. “¿Por qué agredí así a mi hijo, si es tan pequeño y no razona igual que yo?” Julio no sabía de su asombro por [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar