Jesucristo venció en la cruz y nos dio la victoria

Cuando Jesús murió en la cruz nos hizo vencedores y nos aseguró la vida eterna

Base Escritural: Mateo 27:32-53

Introducción:

Cuando nuestro amado Salvador Jesucristo murió en la cruz, muchos pensaron que quizá todo había terminado. ¡Tremendo error! En la cruz Él obtuvo la victoria sobre el pecado. Trajo perdón pero, además, nos hizo justos delante del Padre celestial. Un momento memorable que jamás podemos ni olvidar ni desconocer en nuestra vida porque nada nos ata al pecado, y por el contrario, nos permite avanzar en la certeza de que estamos llamados a vencer. ¡Cristo venció y nos hizo victoriosos!

I.- Jesucristo venció en la cruz por el pecado del mundo (vv.45-49).

1.- Por tres horas batalló por todas nuestras transgresiones (v.45).

a.- Todas nuestras culpas cayeron sobre El (v.45).

b.- El reino de las tinieblas fue destruido (v.45).

2.- Jesús sintió el peso de la soledad por nuestra culpa (v.46).

... En el momento de mayor sufrimiento, Jesús se abandonó a Dios (v.46).

3.- El mundo no entendió ni entiende nuestras batallas (vv.47-49).

a.- Persiste el escepticismo frente a la obra de salvación.-

b.- Ser salvo parte de una decisión personal.

II.- En la cruz Jesucristo venció la separación del hombre con Dios (vv.51)

1.- La historia de la humanidad se dividió en dos, como se rompió el velo (v.51).

2.- Por la obra de Jesús, pudimos pasar al lugar santísimo: la presencia misma de Dios (v.51 Cf. Hebreos 9:3-12).

3.- El universo fue conmovido por el poder de Dios (v.51b).

III.- En la cruz Jesucristo venció la enfermedad y la muerte (vv.52, 53).

1.- Las ataduras de enfermedad y dolor se rompieron (vv.52,53).

2.- Se reveló que los santos de Dios resucitaremos (vv.-52, 53).

Conclusión:

Jesucristo, con su sacrificio en la cruz, nos dio la victoria. Sobre el pecado, sobre la enfermedad, sobre la muerte y ante todo, sobre toda fuerza del enemigo que se levanta en procura de evitar nuestro crecimiento espiritual. Su fallecimiento en el madero, es el más grande acontecimiento de la historia porque quitó la barrera que nos separaba del Padre, y por su obra redentora, podemos entrar al lugar santísimo, a la presencia misma de nuestro amado Dios.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2709


Publicado en: Eventos Especiales | Sermones

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
familia
Encontrando salidas a la crisis familiar La noticia que recibió aquella mañana Briggite, fue la carta de su esposo solicitándole el divorcio. No lo hizo personalmente. Lo hizo mediante una [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Enfrentando el desánimo “Con frecuencia y en mi disposición de servir al Señor en la obra del Reino, enfrento el desánimo. ¿Por qué razón yo que sirvo a Dios pareciera que [...]
Con ayuda de Dios podemos comenzar de nuevo.
Resiliencia para enfrentar momentos difíciles de la vida Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar