Jamás renuncie a su capacidad de soñar grandes sueños

Dios nos permite materializar nuestros sueños

1. Lectura Bíblica: Josué 14:6-14

2. Versículo para memorizar:

“Tú sabes lo que Jehová dijo a Moisés, varón de Dios, en Cades-Barnea, tocante a ti y a mí... Yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios... Jehová me ha hecho vivir estos cuarenta y cinco años... Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió... Dame, pues, ahora este monte...” (Josué 14:6-14)

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Alguien dijo una vez que solamente los que sueñan cruzan fronteras y saltan barreras. Y tenía razón, porque los sueños— desde el momento en el que se conciben— están en el terreno de lo intangible y demandan de nosotros esfuerzo y perseverancia para verlos materializados.

Todos tenemos sueños. Usted los tiene. Diferente es que, ante los tropiezos, haya renunciado a sus sueños. ¡Hoy es el día de retomarlos!

Nick Vujicic, quien nació sin extremidades, tiene autoridad moral y espiritual para hablarnos de los sueños porque a pesar de sus limitaciones, no solo ha influenciado la vida de millares de personas en todo el mundo, sino porque además, comparte con usted y conmigo, una familia maravillosa.

Es precisamente este autor quien recomienda:

“Debes tener el valor para perseguir tus sueños y nunca dudar de tu posibilidad para afrontar los desafíos que llegan a diario. Yo he podido comprobar la increíble capacidad que tienen las personas para sobreponerse a las circunstancias.” (Nick Vujicic. “Una vida sin límites”. Editorial MP. Colombia. 2013. Pg. 55)

Los soñadores no se detienen. Es algo que muy dentro de su ser: La perseverancia. Tienen claro que el común denominador entre los perdedores es darnos por vencidos fácilmente.

Con su actitud— de perseverancia o de renuncia ante los primeros obstáculos— determinan su presente y su futuro. Ser vencedor no es algo que conseguimos, parte de una determinación: Permitir que Dios desarrolle en nuestra vida los dones, talentos y habilidades con las que nos concibió. Él nos hizo vencedores.

Caleb, uno de los hombres que entró primero como explorador en la tierra prometida, halló enormes gigantes que podían frenar la conquista de los enormes territorios. No obstante, por su condición de vencedor, trajo un anuncio alentador: Podremos entrar y comer a nuestros enemigos como pan. Actitud, decisión, perseverancia.

Y lo más sorprendente: Cuando tenía ochenta años, antes que pensar que era muy viejo, fue a reclamar los terrenos que Dios le había prometido a través de Moisés. No eran en zona plana, sino en un momento, pero él— como vencedor— estaba dispuesto a asumir el reto y convertir en productivas extensas hectáreas que para muchos eran sólo para ganado.

Cuenta la Biblia que Caleb fue a Josué y le dijo: “Tú sabes lo que Jehová dijo a Moisés, varón de Dios, en Cades-Barnea, tocante a ti y a mí... Yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios... Jehová me ha hecho vivir estos cuarenta y cinco años... Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió... Dame, pues, ahora este monte...” (Josué 14:6-14)

La sociedad reclama hombres y mujeres conscientes de su potencial de ganadores. Hombres y mujeres que saben, a ciencia cierta, que Dios los llamó a vencer. Hombres y mujeres que no se detienen ante los primeros obstáculos. Esas son las personas que llegan lejos, que conquistan territorios, que edifican familias sólidas, que ascienden en el trabajo.

La actitud de vencedores va de la mano de Dios. Se dan pasos, algunas veces cortos pero sólidos, camino al éxito. Y si surgen dificultades, con ayuda del Señor se superan. Actitud, disposición, perseverancia, tres elementos que se amalgaman para permitirnos llegar a la meta.

Y hablando de Dios, ¿recibió a Jesucristo como su Señor y Salvador? Hoy es el día para que lo haga, porque prendidos de la mano del Señor Jesús avanzamos siempre en el proceso de crecimiento personal y espiritual que tanto hemos anhelado. Tome hoy la decisión. Ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo. No se arrepentirá.

4. Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a. ¿Cómo nos va con los sueños?

b. ¿Renunciamos fácilmente, ante los primeros obstáculos?

c. ¿Permitimos que Dios tome el control de nuestros sueños?

d. ¿Hemos decidido reemprender la conquista de los sueños?

Someteré desde hoy todos mis sueños, metas y proyectos, en manos de Dios

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=674


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Dos pasos para un milagro: Orar y creer… “Pero Jesús la tomó de la mano y le dijo: — ¡Levántate niña!. Ella volvió a la vida e inmediatamente se levantó. Sus padres estaban muy [...]
ira rabia, desenfreno
7 principios bíblicos para controlar su ira ¿Cuántas veces la ira le jugó una mala pasada? Vamos, piénselo. Podría decirle sin temor a equivocarme que en muchas ocasiones. Lo más complejo del [...]
familia, hijos, diálogo
Cinco recomendaciones para hablar de sexo con sus hijos  Ramiro y Lucía estaban acostumbrados a escuchar las inquietudes de sus hijos. Sin embargo, jamás se imaginaron que un interrogante de Marcela, la niña de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar