Hombres y mujeres con una misión

Dios nos libra de toda amargura

Base Bíblica: Marcos 6:7-13

Introducción:

Todos los seres humanos fuimos concebidos por Dios con enormes potencialidades para cumplir la misión que nos ha encomendado. Un componente especial de esa tarea es la proclamación del evangelio del Señor Jesucristo, y la segunda, ser instrumentos de transformación en medio de la sociedad. Reviste particular importancia que pidamos a Dios, en oración, que nos revele cuál es la misión que tiene para nosotros y de qué manera podemos cumplirla. Lo esencial es que nos movamos en el centro mismo de la voluntad divina. Jamás olvide que en todo el proceso no estamos solos; el Señor Jesús nos acompaña, guía y apoya. Él nos asegura la victoria en el cumplimiento de nuestra misión.

I. Jesucristo nos llama a cumplir con una misión (vv. 7-9)

1. Jesucristo llamó a sus discípulos y a nosotros hoy, a cumplir una misión específica aquí en la tierra (v. 7)

1.1. Todos los seres humanos fuimos creados por Dios para cumplir una misión.

1.2. Dios conocía las potencialidades de los discípulos, y las nuestras hoy. No nos encomienda misiones que no podamos cumplir.

1.3. Al enviar a los discípulos de dos en dos, encontramos que el Señor Jesús reconoce la importancia del trabajo en equipo (v. 7)

2. Jesucristo le dio autoridad a los discípulos y a nosotros hoy para cumplir la misión con fidelidad (v. 7 b)

3. En el cumplimiento de la misión, debemos confiar plenamente en Dios (vv. 8, 9)

3.1. Dios concede autoridad espiritual.

3.2. Si dependemos de Dios, Él provee para nuestras necesidades.

II. Jesucristo no llama a transmitir el poder de Dios y la vida (vv. 110, 11)

1. Los discípulos y los cristianos hoy llevamos el poder de Dios donde quiera que nos desenvolvamos (vv. 10, 11)

2. Nuestra tarea es proclamar las Buenas Nuevas de Jesucristo; la responsabilidad de aceptarlas es de cada quien (v. 119)

2.1. Es imperioso que cumplamos la misión.

2.2. Quien no acepta el Evangelio de Jesucristo, acarrea juicio (vv. 11, 12; Cf. Mateo 11:1)

III. Jesucristo nos llama ejercer nuestra autoridad espiritual (v. 13)

1. Como cristianos estamos llamados a ejercer autoridad espiritual (v. 13)

1.1. Autoridad espiritual sobre el mundo de las tinieblas.

1.2. Autoridad espiritual sobre la enfermedad.

2. Como cristianos debemos reconocer que el poder es de Dios y no nuestro; que Él actúa y obra a través nuestro (Santiago 5:14)

Conclusión:

Si evaluamos nuestra existencia descubriremos que tenemos enormes potencialidades para cumplir la misión que nos encomendó el Señor. Es esencial que dependamos de Él, quien además de autoridad espiritual, nos asegura provisión económica. Como cristianos debemos testimoniar el poder de Dios que trae cambio y transformación. Lo logramos, no en nuestras fuerzas sino en el poder de nuestro amoroso Salvador Jesucristo. Usted y yo, en nuestra condición de creyentes, tenemos la responsabilidad de ejercer autoridad. Dios ya nos la concedió. Es lo que nos asegura la victoria. Recuerde que en Cristo somos más que vencedores.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1666


Publicado en: Sermones

Etiquetas:








Los artículos más leídos

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
oración, poder,
Que nada ni nadie nos roben el privilegio de orar Cuando pensamos en el Señor Jesús sin duda lo vemos muy distante a nuestra realidad. Hoy le invito para que piense en Él como un líder de nuestro tiempo. [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar