Haga que algo ocurra con sus oraciones

Orar es fundamental no importa cuán ocupado esté

1. Lectura Bíblica: Hebreos 11:6; Santiago 4:2, 3

2. Versículo para memorizar:

“Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.” (Santiago 4:2, 3)

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Cuando oramos a Dios, sin duda lo hacemos porque deseamos que algo ocurra. Esa motivación que nace en lo íntimo de nuestro ser es la razón por la cual millares de hombres y mujeres se acercan al Señor. Quieren que se produzca –en la dimensión física— un cambio que puede ser llevar a la dimensión de lo posible , aquello que humanamente resulta imposible.

Ahora, una pregunta que sin duda se formula es: ¿por qué hay algunas oraciones que no reciben respuesta?

Para despejar ese interrogante es esencial tener en cuenta que cuando nos movemos y obramos en fe, honramos a Dios. Si deseamos ver milagros, es necesario que en nuestro ser haya fe. Creer, romper toda lógica humana, ver posible lo que el mundo considera imposible.

El escritor bíblico lo expresa de la siguiente manera: “De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.” (Hebreos 11:6)

Por favor, observe que si procuramos que algo ocurra, debemos estar afincados en la fe, la convicción de que para nuestro amado Creador no hay límites.

No obstante, hay quienes todavía no tienen claro que la oración puede desencadenar cambios, como explica el afamado autor y conferencista, John Maxwell:

“Creo que las personas no dedican mucho tiempo a la oración porque tienen una falsa actitud en cuanto a ella. Algunos piensan que esto es algo que solo hacen las abuelas; o piensan en las sencillas oraciones que decían en su infancia, tales como: «Dios es grande. Dios es bueno. Demos gracias por nuestros alimentos. Amén», o «Ahora me acuesto a dormir…» Sin embargo, aun personas que tienen el genuino deseo de orar y han tratado de desarrollar una vida de oración, algunas veces tienen una idea equivocada en cuanto a ella.” (John Maxwell. “Compañeros de oración”. Editorial Caribe. EE.UU. 1998. Pg. 18)

Haga un alto en el camino y pregúntese: Cuando oramos, ¿estamos convencidos de que Dios responderá?

Si es así, ¿qué impide que los milagros ocurran y que lo imposible se haga posible? ¿Acaso todavía no hemos aprendido a orar apropiadamente? Estos cuestionamientos son muy importantes, y a partir de un análisis honesto, nos arrojarán respuestas que nos permitirán aplicar correctivos a la apreciación que tenemos de la fe, o crecer en esa certeza de que al orar, algo ocurrirá.

Tenga claro que no siempre nuestras oraciones reciben respuesta, y ese hecho tiene una clara explicación, y está relacionada con la forma como pedimos. El apóstol Santiago explica que al orar al Señor “Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.” (Santiago 4:2, 3)

¿Comprende la magnitud del asunto? Probablemente estamos pidiendo un auto último modelo, no porque lo necesitamos, sino porque deseamos lucirnos ante las amistades. Por favor, no me malentienda: No está mal pedir cosas mejores a nuestro Padre celestial, no que no está bien es que lo hagamos para satisfacer nuestro ego.

Sobre esta base podemos concluir que Dios no responde a nuestras oraciones en parte, porque pedimos lo que no nos conviene.

Recuerdo la historia de un hermano en la fe que le pedía a Dios una moto de alto cilindraje para ir al trabajo. Oró por mucho tiempo, hasta que el Señor le proveyó el vehículo. Esa fue la última vez que lo vimos en la iglesia. La pregunta es: ¿Acaso pidió lo que no le convenía? Lo más probable es que sí. Y nuestro Supremo Hacedor, en su infinita sabiduría, sabe cuándo concedernos las cosas.

Demos mirar entonces la oración no como la varita mágica para que lo que deseamos ocurra, sino como el camino de acercamiento a Dios y, si en ese proceso de ir a Su presencia, pedimos algo, tener la certeza de que Él en su voluntad nos responderá con aquello que nos conviene.

Es esencial, entonces, re-definir el concepto de oración, como recomienda el autor y conferencista, John Maxwell:

“Si podemos cambiar nuestras actitudes hacia la oración, es decir, pensar en ella como un proceso que edifica nuestras relaciones con Dios, y cultivamos un período diario de oración, podemos llegar a ser personas fuertes en ella. Y la vida de oración que desarrollemos tiene el potencial de transformar completamente nuestras vidas.” (John Maxwell. “Compañeros de oración”. Editorial Caribe. EE.UU. 1998. Pg. 19)

El asunto no es buscar a Dios para exigirle sino para pedirle y disponernos a recibir lo que Él, en su infinito amor y sabiduría, quiera darnos. No exigir, insisto, sino pedir.

Reconocer que Él en su infinito poder, sabrá cuando darnos o no darnos lo que pedimos. Recuérdelo siempre: Algunas veces Dios no responde a nuestras oraciones porque desea darnos algo mejor.

Si no lo ha hecho, hoy es el día para que le abra las puertas de su corazón al Señor Jesús. Puedo asegurarle que no se arrepentirá.

4. preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Tenemos clara cuál es la importancia de la oración

b.- Si nos examinaran, ¿podríamos decir que sabemos orar?

c.- ¿Somos perseverantes en las oraciones?

d.- ¿Qué nos impide seguir creyendo a pesar de que las respuestas no vienen de inmediato?

Pediré en adelante a Dios que me enseñe a ser perseverante en el clamor en Su Presencia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1047


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | | | |









Los artículos más leídos

Milagros
Siete leyes espirituales que desencadenan el poder de Dios Usted quizá anhela experimentar el poder de Dios. Desea que ocurran milagros. Tal vez las circunstancias le resultan adversas y desea que se produzca una [...]
casa roca
Una vida cristiana edificada sobre la roca La vida cristiana es una experiencia maravillosa que se edifica cada día. Es un aspecto en el que coincidimos todos. No obstante, esa construcción implica [...]
Manifestaciones del Espíritu Santo en nuestras vidas No basta con hablar o leer sobre el Espíritu Santo. Es necesario tener una experiencia personal con Él. Es Dios moviéndose con poder en nuestro ser. Sólo [...]
Las madres, una bendición de Dios para la familia (Día de las Madres) En una ocasión tan especial como la Celebración del Día de la Madre, elevamos una oración a Dios por la enorme bendición de tener a nuestro lado esposas y [...]
lápiz
Corrija errores y emprenda una nueva vida “Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón. Porque Jehová oye a los menesterosos, y no menosprecia a sus [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar