Entregar el corazón a Cristo: el secreto para permanecer firmes

(Lección 4 – Nivel 3)

Con ayuda de Jesús experimentamos crecimiento en todas las áreas de nuestra vida

El mundo entero se sorprendió cuando 21 cristianos coptos que habían sido secuestrados en Libia, murieron decapitados por un grupo islamista. La decisión de cegarles la vida obedeció a que no renunciaron a su fe. Permanecieron firmes hasta último momento, proclamando su fe en Jesús. Llevaban poco menos de dos meses en cautiverio tras ser capturados en la ciudad costera de Sirte.

La acusación de los religiosos extremistas quedó fijada en un letrero: “El pueblo de la cruz, seguidores de la iglesia hostil de Egipto”.

No es, por supuesto, la primera vez que un grupo yihadista libio asesina a inmigrantes cristianos coptos. En el 2014 fueron hallados en una playa los cadáveres de siete creyentes, una minoría que representa aproximadamente el 10 % de la población egipcia. La mayoría de las víctimas procedía de la provincia de Minia, situada al sur de El Cairo.

Los hechos ocurrieron en pleno siglo XXI, cuando los avances tecnológicos permiten informar en cuestión de segundos lo que esté ocurriendo en el lugar más distante del planeta.

Ahora, surge un interrogante: ¿Estaría usted dispuesto a morir por el Señor Jesús? Sólo usted tiene la respuesta, pero de lo que sí podemos estar seguros es que los discípulos del primer siglo estaban tan convencidos de su fe, que se mantuvieron firmes, proclamando a Cristo resucitado. ¿Por qué obraron así? Porque tras conocer la Salvación, se rindieron al Maestro de todo corazón.

Entrega de corazón y sin reservas

Cuando vamos a las Escrituras encontramos que los hombres y mujeres llamados por Dios a seguirle y a servirle, se entregaron de corazón y sin reservas. Un ejemplo claro lo encontramos en el llamamiento que se le hizo a Abraham (Cp. Génesis 12.1). Leemos que “Fue por la fe que Abraham obedeció cuando Dios lo llamó para que dejara su tierra y fuera a otra que él le daría por herencia. Se fue sin saber adónde iba.” (Hebreos 11:8. NTV)

No es un paso fácil por supuesto ya que todos los seres humanos queremos tener control de las circunstancias. Escuchar la voz de Dios en el que corazón que nos pide entrega, lo más probable es que nos lleve a pensar una y otra vez sobre el paso que vamos a dar.

No obstante, aquellos que siguieron Sus pasos y atendieron el llamamiento, tienen un denominador común: La renuncia a todo por seguirle.

Otro ejemplo lo encontramos en Eliseo. Le invito a considerar lo que dicen las Escrituras: “Entonces Elías fue y encontró a Eliseo, hijo de Safat, arando un campo. Había doce pares de bueyes en el campo, y Eliseo araba con el último par. Elías se acercó a él, le echó su manto sobre los hombros y siguió caminando. Eliseo dejó los bueyes donde estaban, salió corriendo detrás de Elías y le dijo: — Deje que primero me despida de mis padres con un beso y luego iré con usted. Elías respondió: — Regresa, pero piensa en lo que te hice. Entonces Eliseo regresó a donde estaban sus bueyes y los mató. Con la madera del arado hizo una fogata para asar la carne. Repartió la carne asada entre la gente del pueblo, y todos comieron. Después se fue con Elías como su ayudante.” (1 Reyes 19:19-21. NTV)

Trasladémoslo a nuestro tiempo. ¿Qué significa ser discípulo? Dejarlo todo e ir tras Jesús.

Lo que lleva a tomar la decisión de entregarnos a Cristo

¿En qué momento nos disponemos a dejarlo todo y emprender el camino tomados de la mano de Jesús? Cuando nuestra entrega es fruto del convencimiento y rendimos el corazón.

El apóstol Pablo lo describió en los siguientes términos: “Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo…” (Filipenses 3:8)

Pablo tenía una posición dentro de los religiosos judíos. Podríamos decir que se trataba de un teólogo brillante de su tiempo, que se iba abriendo paso a pasos agigantados y en criterio de sus conocidos, lo más probable es que “iba a llegar muy lejos”. Renuncia y entrega, dos pasos que van de la mano y llevan a una consecuencia: Ser auténticos seguidores del Maestro.

Le invito a considerar, en este punto, el llamamiento que recibieron los primeros discípulos. Por favor lea cada texto, medítelo y concluya cuáles son los aspectos revelantes que rodearon la convocatoria que nuestro Salvador hizo a sus seguidores (Cp. Mateo 4:18-24; Marcos 1:16-20; Lucas 5:1-11; Hebreos 11:24)

Una vez haya hecho un alto en el camino para consultar lo que dice la Biblia en torno a estos llamamientos, le invitamos a responder a los siguientes interrogantes en su propia vida:

a.- ¿Debo reorganizar mis prioridades para seguir al Señor Jesús?

b.- De acuerdo con los textos bíblicos estudiados hasta el momento, ¿qué cambios debo aplicar a mi forma de pensar y de actuar?

c.- ¿Asumo al igual que los primeros discípulos una actitud de entrega total al Señor?

d.- ¿De qué manera puedo aplicar a mi vida la enseñanza de Lucas 9:61, 62?

e.- ¿Me está llamando el Señor Jesús a abandonar una relación que no me conviene, un hábito destructivo, quizá a testificar a alguien acerca del poder de Dios o tal vez a permanecer firme, tomado de Su mano?

Está claro que nuestro amado Señor demanda de todos nosotros una entrega total, de corazón, sin reservas.

Experimentar una nueva vida

La entrega de corazón trae como consecuencia experimentar una nueva vida. Y esa existencia, totalmente renovada por el poder de Jesucristo, es dinámica. Nos lleva a nuevos niveles cada día.

El apóstol Juan describe este proceso con palabras sencillas pero poderosas: “Si vivimos en la luz, así como Dios está en la luz, entonces tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:7. NTV)

Observe que es algo maravilloso. Usted lo está viviendo hoy como discípulo: Cada nueva jornada experimenta cambios; algunos en apariencia muy pequeños, pero otros más evidentes. Sea cual fuere el grado, su andar con Cristo termina ejerciendo influencia en otras personas.

Ser discípulos de Jesús, que han entregado su corazón, demandó para los primeros seguidores y para nosotros hoy, dejar atrás aquello en lo que habíamos depositado nuestra confianza (Cp. Lucas 9:61, 62)

¿Es posible? Por supuesto que sí porque nuestro amado Dios nos concede un corazón nuevo como leemos en la Palabra: “Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.” (Ezequiel 36:26. NTV)

¿Ha pensado por un instante en la transformación que necesita su vida? Es posible en su condición de discípulo, la etapa más maravillosa de un cristiano. Y la transformación se hace realidad cuando entregamos nuestro corazón lleno de errores, debilidades y faltas y permitimos que Dios nos transforme. ¡Hoy es el día para dar ese paso!

Tareas para la semana:

Las tareas que ocuparán esta semana mi proceso de crecimiento en el Discipulado Nivel III son:

a.- Leeré de nuevo la totalidad de la Lección, buscaré las citas bíblicas y me dispondré a aplicar las enseñanzas en mi vida cotidiana.

b.- Revisaré mi vida para verificar si en efecto he rendido mi corazón a Cristo; si no es así, tomaré la decisión desde hoy.

c.- Consultaré mis decisiones a Dios con el propósito de ser un auténtico discípulo de Jesús, ya que nuestro amado Salvador dependió en todo momento de Su Padre…

Versículos para memorizar durante la semana:

“Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.” (Ezequiel 36:26. NTV)

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2548


Publicado en: Escuela de Discipulado

Etiquetas:








Los artículos más leídos

familia, padres, hijos
Siete consejos para apoyar a sus hijos en las crisis “Hace algún tiempo perdimos al hijo mayor, en un accidente de tránsito. Él era muy apegado a nuestro hijo menor, de apenas 10 años. La pérdida ha sido [...]
Alabando a Dios en medio de las circunstancias adversas Un hecho que reafirman las Escrituras es que Dios tiene abundantes bendiciones para nuestra vida. Son bendiciones materiales y espirituales que Él desea, [...]
Esposos: A recuperar el liderazgo 2.1. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes tengan comprendan el papel protagónico del esposo en el hogar, como líder espiritual [...]
¿Anida todavía sentimientos de rencor en su corazón? “Por años he considerado que soy una mujer buena, pero justamente por mi condición, enfrento problemas. Hay quienes han abusado de mi buena fe. Con decirle [...]
Seis principios para oraciones eficaces “De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar