Enseñe a su familia a perseverar en la fe

Es importante, como familia, desarrollar una fe que persevera

1. Lectura Bíblica: Salmos 30:2, 3; 8-12

2. Meditación familiar:

Con frecuencia me escriben con un interrogante: ¿Hasta cuándo debo orar por un milagro? Y la respuesta invariable, como se lo escribí a Nancy Antoy, de ciudad de México, es “Hasta que el milagro ocurra”.

Ella tiene una hija de veintidós años, con cáncer. Pasa días y noches enteras en el hospital donde la chica recibe tratamiento. En alguna oportunidad los especialistas le dijeron que no siguiera anidando esperanzas, que la enfermedad había causado daños irreversibles. Ella seguía clamando…

La joven experimentó mejoría y no murió el día que dijeron los médicos. Por el contrario, inexplicablemente para la ciencia, recobró fuerzas. Todos sabemos que no es otra cosa que la respuesta de Dios al clamor de una mujer que confía que algo ilógico — proveniente de Dios— romperá la lógica que manejan los facultativos.

Nancy encarna a infinidad de hombres y mujeres en todo el mundo que están clamando por un milagro y, por momentos, se sienten desanimados. ¿Deberían renunciar? Por supuesto que no. Orar con insistencia toca las fibras más sensibles de nuestro amado Dios. Claro, Él desea lo mejor para nosotros, pero es cuando perseveramos que probamos la clase de fe que nos asiste, si es real o sólo motivada por una necesidad.

El salmista David escribió que en medio de su enfermedad clamó a Dios, y Él le escuchó: "Oh Señor, mi Dios, clamé a ti por ayuda, y me devolviste la salud. Me levantaste de la tumba, oh Señor; me libraste de caer en la fosa de la muerte." (Salmos 30: 2, 3. NTV)

La respuesta del Señor no se dejó esperar. Eso es lo que hace nuestro amado Dios. Responde con poder a nuestro clamor.

En el maravilloso texto, el autor sagrado dice que clamó a Dios pidiendo su misericordia. Es evidente que necesitaba un milagro de sanidad, y si algo deseaba él, era conservar la vida para seguir sirviendo al Señor. Y Dios cambió su dolor en alegría al responder con el milagro (Salmos 30:8-12)

3. Oración familiar:

“Amado Padre celestial, deseamos ser una familia que clama hasta que los milagros ocurran. Reconocemos que, con frecuencia, nos damos por vencidos. Deseamos ser una familia en donde el poder de Dios se mueva de una manera extraordinaria. Obra milagros en nuestras vidas y ayúdanos a crecer en la fe”

3. Una meta familiar para hoy:

Enseñaré a mis hijos la importancia de perseverar en fe delante de Dios

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=299


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

El papel de las figuras literarias en el estudio de la Biblia (Lección 9) Cuando nos damos a la tarea de estudiar cuidadosamente las Escrituras para hallar una enseñanza fresca para nuestra vida y para compartir el mensaje con otras [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Decídase a perdonar “Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les [...]
guerra espiritual
Taller de Guerra Espiritual – Venciendo sobre las tinieblas Los cristianos estamos inmersos en una guerra espiritual que se libra en medio nuestro. Somos por naturaleza, la creación amada de Dios, y ese hecho nos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar