El reto de ser cristiano en nuestra sociedad

El ser cristianos en una sociedad sin principios ni valores es un reto que debemos asumir

Base Escritural: Salmos 1:1-6

Introducción:

Un creyente en Jesucristo marca la diferencia con respecto al mundo que le rodea. Esa diferencia no está representada en hechos de fanatismo, sino con un testimonio de transparencia que los demás puedan apreciar. Como es apenas natural, es probable que lleguen dificultades. En medio de las tormentas, es en Jesucristo en quien debemos afianzarnos de cara que podamos conservar nuestro testimonio.

I.- Un cristiano que camina con Dios no se deja arrastrar por el sistema del mundo (v.1).

1.- La Biblia lo llama bienaventurado (es decir dichoso) (v.1 a).

2.- El pasaje marca tres principios:

a.- No sigue el consejo de malos (v.1 a).

b.- No se detiene en la senda de los pecadores (v. 1 b)

c.- No cultiva la amistad de los blasfemos (v. 1 c).

II.- Un cristiano que camina con Dios tiene un sistema de vida distinto del mundo (v. 2).

1.- Un sistema distinto del mundo no significa “marginarse”.

2.- Un sistema distinto del mundo significa trazar pautas de vida a partir de las Escrituras (v. 2 a).

— Día y noche medita en su Palabra.

III.- Un cristiano que camina con Dios se fortalece en El (v. 3).

1.- Dios se convierte en el fundamento de fe y de vida (v. 3 a).

2.- En el tiempo debido lleva su fruto (v. 3 b).

3.- Permanece firme en medio de las circunstancias (v. 3 c).

4.- Dios prospera su camino (v. 3 d).

IV.- Un cristiano que camina con Dios entiende que el mundo y lo que ofrece, son algo transitorio (v. 4).

1.- La “fortaleza” y “prosperidad” del mundo, se desmoronan (v.4).

2.- En medio de la crisis, el sistema del mundo sin Cristo sucumbe (v. 5 a.).

3.- Dios guarda al creyente pero permite que el incrédulo siga su camino (v.5 b).

Conclusión:

Con la ayuda de nuestro amado Señor Jesucristo es posible afianzar nuestro testimonio de vida, superando los escollos. Todos queremos cambiar, pero no podemos hacerlo en nuestras fuerzas. Un primer paso es volcando nuestra dependencia a Dios. El nos ayuda a crecer espiritualmente, a llevar fruto, permanecer firmes en medio de las circunstancias adversas y en general, prospera nuestro caminar con El.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6135


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

Con ayuda de Dios podemos superar las crisis de pareja.
Cinco recomendaciones para superar las crisis de la pareja “Mi situación en el hogar no es fácil. Hay momentos en los que caigo en el desespero. No ha sido una sino muchas las veces en que he considerado la [...]
Expresar el amor trae armonía a la familia El amor es divino. Dios es el autor del amor. Él mismo nos ha amado de tal manera que envió a su Hijo Jesús a morir por nuestros pecados. La máxima [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
Siete consejos para vencer el estrés laboral ¿Se ha visto afectado por el estrés que produce el trabajo y, además, ha llevado esas preocupaciones al nivel de la relación familiar enfrentando [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar