El padre espiritual cuida de sus hijos

Como un padre cuida de sus hijos, eso mismo hace Dios con nosotros todo el tiempo

Base Bíblica: Filipenses 1:1-11

Introducción

Con frecuencia limitamos nuestra responsabilidad a predicar el evangelio, desconociendo que si bien el hecho de que alguien acepte a cristo en su corazón es un paso de gran significación, debe ir acompañado de un segundo paso: el acompañamiento para que el nuevo creyente alcance crecimiento espiritual y personal.

Usted y yo somos padres espirituales de los nuevos creyentes y no podemos ser ajenos a tal responsabilidad.

Pablo y Timoteo, autores de la carta a los creyentes de Filipos, tenía claro su compromiso, de ahí que oraban por los filipenses (vv.3-6). Otro aspecto de particular importancia radica en que, si estamos abiertos al obrar de Dios, Él concluirá el proceso que inició en nosotros.

I.- El padre espiritual intercede por sus jijos (vv.3-5).

1.- El padre espiritual se acuerda de sus hijos (v. 3).

2.- El padre espiritual tiene presentes a sus hijos en las oraciones (vv.3, 4).

3.- El padre espiritual pide por el crecimiento espiritual de sus hijos (v. 5 a).

II.- El padre espiritual anima el crecimiento de sus hijos (v. 6).

1.- El padre espiritual estimula la fe de sus hijos (v. 6).

2.- El padre espiritual revela a sus hijos el proceso de transformación de Dios en cada ser (v. 6).

“...el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará...”

3.- El padre espiritual comparte a sus hijos cuáles son sus convicciones de fe (v. 6).

III.- El padre espiritual no descuida la responsabilidad que tiene con sus hijos (vv.7-11).

1.- El padre espiritual no descuida— bajo ninguna circunstancia— a sus hijos (v. 7).

2.- El padre espiritual manifiesta con sus pensamientos y sus hechos, un amor genuino por sus hijos (v. 8).

3.- El padre espiritual clama por el crecimiento de la vida cristiana de sus hijos (v. 9).

4.- El padre espiritual clama por que sus hijos guarden la fidelidad a Cristo Jesús (vv.10, 11).

Conclusión:

Pablo y Timoteo, autores de la carta a los Filipenses, en su condición de padres espirituales asumieron el compromiso de interceder por quienes habían aceptado a Cristo como Señor y Salvador.

Clamaban por su crecimiento espiritual aún en medio de las persecuciones de que eran blanco; seguían en intercesión permanente. Los creyentes de filipos se constituyeron en “hijos espirituales” que recibían el adecuado cuidado.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6159


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | | |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
familia
Buenos y abundantes frutos a nivel familiar Si usted desea sembrar una huerta con pepinos, ¿va a la tienda y pide semillas de “cualquier cosa”?. Por supuesto que no. Si el objetivo es obtener buenos [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar