El llamamiento de Dios

¿Estás en disposición de escuchar el llamamiento de Dios?

Base Escritural: Juan 6:60-71

Inicio:

Infinidad de personas encuentran apasionante servir a Dios. Unos, de corazón. Lo hacen con sinceridad; otros, por el contrario, por el reconocimiento que encierra ser un ministro del Señor en la extensión del Reino. Si en nuestro corazón hay conciencia del llamamiento y convicción de que esa convocatoria viene de Dios mismo, avanzaremos en el centro mismo de Su voluntad, hacia el cumplimiento del propósito eterno. Recuérdelo siempre: fuimos llamados con un propósito específico y debemos cumplir nuestra misión.

I. EL LLAMAMIENTO DE DIOS IMPLICA RENUNCIAR A LA CARNE

1. No todos están dispuestos a pagar el precio (vv. 60, 66)

“...Al oírlas, muchos de sus discípulos...”

a. Hay quienes aman más al mundo que a Dios

b. Hay quienes vuelven la mirada atrás

2. Los misterios de Dios se entienden por la obra del Espíritu Santo (vv. 61-63)

a. Sujetos a la carne, no ascendemos en la dimensión espiritual (vv. 61, 62)

b. Jesucristo marcó las diferencias (v,63)

c. Oración, ayuno y Palabra de Dios...

d. La dimensión material: la carne (v. 63)

II. EL LLAMAMIENTO VIENE DEL PADRE

1. El nos escogió desde la fundación del mundo (v.65)

...Se preocupó por nuestras vidas. Nos valoró...

2. Razonamiento: Si el Padre nos llamó, nos ayuda a permanecer firmes (v.65)

III. LA DECISIÓN DE PERMANECER FIRMES ES NUESTRA, NO DE DIOS

1. Tenemos libertad de elegir (v.64 a)

a. Es una decisión personal:
  • Creer
  • Medir las consecuencias
  • ¿Cómo está mi vida?
  • ¿Qué necesita?
  • ¿Dónde puedo encontrarlo?
  • Y decidir: acepto o no
b. Quien tiene conciencia del llamado, no renuncia...

2. Sigamos adelante o volvamos atrás, debemos enfrentar las consecuencias (vv.67-69)

... No debemos sentirnos presionados al momento de elegir...

Conclusión:

Dios nos escogió con un propósito desde antes de fundar el mundo. En su corazón hemos estado desde siempre. Y nuestra meta debe ser cumplir con la vocación y misión a la que nos llamó. Si caminamos prendidos de Su mano, Él nos guiará para cumplir las metas que trazó desde la eternidad para nosotros. La clave estriba en la permanencia. No podría despedirme sin preguntarle: ¿Está cumpliendo la misión a la que Dios le llamó? ¿Ya respondió a Su llamado?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6330


Publicado en: Sermones

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

Manténgase alerta para no volver a una vida derrotada “Le tengo miedo a mi guitarra”, me confesó el otrora artista y hoy líder cristiano, cierta noche que prediqué en su congregación. “Antes cantaba en [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
¿Puede un cristiano experimentar contaminación espiritual? “Cometo errores. ¿Es normal? Mi preocupación es que soy cristiana y además, líder. Tengo problemas con mi esposo, y ni qué decir con mis hijos que son [...]
liberación
Jesucristo vino a traer libertad a los cautivos El mundo yace en tinieblas porque el enemigo espiritual ha tomado fuerza y progresivamente, gracias al pecado del género humano, ha ido ganando terreno. Ese [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar