El Discipulador, poderoso instrumento en la extensión del Reino de Dios – Introducción

Estamos llamados por Dios a guiar a nuevos creyentes a una relación íntima con Jesús el Señor

Si hay un ministerio poderoso que Dios nos llama a desarrollar hoy día es el de discipular a otras personas. Un llamado específico convertirnos en mentores y guías de quienes reciben a Jesús como Señor y Salvador.

¿Sabe por qué le digo esto? Por una razón sencilla: El Señor Jesús no nos llamó a predicarle a multitudes en grandes eventos transmitidos por radio, televisión e Internet. No. Si bien es cierto éstos constituyen poderosos instrumentos de la modernidad, Jesús en esencia nos llamó a hacer discípulos.

Permítame se lo pruebo con fundamento en las Escrituras. Leemos en la Palabra: "Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos»." (Mateo 28:18-20. NTV)

¿Por qué razón nos pidió hacer discípulos? La respuesta es sencilla.Un discípulo auténtico se convierte en seguidor de sus huellas, y si alguien camina paso a paso con Jesús el Señor, experimentará un proceso de crecimiento personal y espiritual que le permitirá llegar a nuevos niveles.

Un ejemplo lo encontramos en la Palabra cuando leemos: "Después el Señor escogió a otros setenta y dos  discípulos y los envió de dos en dos delante de él a todas las ciudades y los lugares que tenía pensado visitar. Y les dio las siguientes instrucciones: «La cosecha es grande, pero los obreros son pocos. Así que oren al Señor que está a cargo de la cosecha; pídanle que envíe más obreros a sus campos. Ahora vayan, y recuerden que los envío como ovejas en medio de lobos." (Lucas 10:1-3. NTV)

Esa es una razón más que poderosa para que usted anhele convertirse en discipulador. Ahora, si queremos una mejor comprensión de la tarea que tenemos delante de nosotros pero a la vez, el enorme alcance que encierra, le invito a considerar lo que significa ser discípulo.  Su origen es el término griego mathetés que significa aprendedor, adherente. Es decir, alguien que aprende de un Maestro.

Los Evangelios utilizan esta palabra para describir a los hombres que siguieron las pisadas del Señor Jesús. Ese proceso que se fortaleció día a día, les permitió experimentar un maravilloso crecimiento personal y espiritual.

Un discipulador desarrolla un relación con el Maestro

Un discipulador es alguien que pasa tiempo con el nuevo creyente en Jesús, le guía en el proceso de crecimiento espiritual, le ayuda a despejar sus interrogantes y, además, ora por él y le fortalece cuando atraviesa momentos difíciles o quizá está a punto de volver atrás.

Para cumplir eficazmente esa labor, usted y yo como discipuladores debemos desarrollar intimidad con el Señor Jesús, el Maestro al que servimos (Juan 15:1-7) Esa intimidad en la que nos comprometemos a perseverar cada día, nos permite desarrollar un estilo de vida conforme a la voluntad de Dios.

Experimentamos una transformación integral, y con las herramientas que recibimos de Él, podemos equipar eficazmente a los discípulos para que se libere poder en sus vidas, experimenten crecimiento y lleguen siempre a nuevos niveles en su relación con el Señor.

Un Curso sencillo y práctico para Discipuladores

Iniciamos hoy un Curso sencillo y práctico para brindar herramientas a los Discipuladores. Nuestro propósito es que al término de las Lecciones tengan a mano estrategias que les permitan cumplir la Gran Comisión de “ir y hacer discípulos”.

Sin duda no recibiremos reconocimiento terrenal —que dicho de paso no importa —, pero tendremos la enorme satisfacción —cuando vamos a la Presencia de Jesús —de haber formado hombres y mujeres para que fueran Sus seguidores.

Vale la pena discipular a los nuevos creyentes, llevarlos paso a paso en su proceso de crecimiento, y tener la certeza de que cuando partan a la eternidad, irán directamente a Su Salvador. Y esa tarea la podemos asumir y desarrollar eficazmente si nos damos a la tarea desde hoy.

¡Felicitaciones por asumir el reto! Oramos a Dios que les permita experimentar crecimiento cada nuevo día en oración y estudio de la Palabra y que cada uno de ustedes pueda desarrollar el ministerio conforme a la voluntad del amado Padre celestial.

Nota Importante: Al terminar todas las Lecciones podrá descargar el Curso completo en formato de libro electrónico (PDF).

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2352


Publicado en: Cursos | Escuela Bíblica Ministerial

Etiquetas:








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Dos pasos para un milagro: Orar y creer… “Pero Jesús la tomó de la mano y le dijo: — ¡Levántate niña!. Ella volvió a la vida e inmediatamente se levantó. Sus padres estaban muy [...]
ira rabia, desenfreno
7 principios bíblicos para controlar su ira ¿Cuántas veces la ira le jugó una mala pasada? Vamos, piénselo. Podría decirle sin temor a equivocarme que en muchas ocasiones. Lo más complejo del [...]
familia, hijos, diálogo
Cinco recomendaciones para hablar de sexo con sus hijos  Ramiro y Lucía estaban acostumbrados a escuchar las inquietudes de sus hijos. Sin embargo, jamás se imaginaron que un interrogante de Marcela, la niña de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar