El aborto: Puerta a la posesión e influencia demoníaca

(Parte 1)

La creciente práctica del aborto, puerta abierta a las tinieblas

Sin duda la lozanía del rostro de Lucía, la frescura de su sonrisa y el brillo inquieto de sus ojos, revelaban a una joven de veinte años. La asocie con la juventud de mi hijo menor. Sin embargo la vida de la chica estaba convertida en un caos, como un caserío por el que acaba de pasar un huracán: ruinas por todas partes.

Lucía, tienes mucho por vivir— le dije —. Estás demasiado joven —.

Se equivoca — me respondió con una convicción que no encerraba orgullo sino tristeza —. Hasta ahora he vivido más que muchos de mi edad. Tengo dos abortos que no me dejan vivir en paz. Ahora vivo en un desasosiego infernal. Como le habrá contado mi madre, he intentado quitarme la vida varias veces —.

La miré fijamente. No podía creer que una personita apenas comenzando a vivir, quisiera acabar con su existencia.

Con mis últimos novios he mantenido relaciones. Con el primero, por ejemplo, tuve una discusión tremenda porque lo enfureció saber que yo estaba preñada. Quedé desconcertada. Una amiga me llevó a una clínica donde me practicaron un aborto — Gruesas lágrimas comenzaron a surcar su rostro-. La segunda vez fue más fácil; al menos no como en el primer caso, no tuve tanto problema ni para ingresar ni para decirle a la enfermera qué servicio necesitaba. Ese día, creo que fue un viernes, casi me muero. Menos mal que llegó el fin de semana porque no podía siquiera salir del cuarto. Le dije a mi madre que estaba en esos días difíciles. Desde entonces no puedo dormir— sonrió con dolor — , pero no por el dolor sino por la angustia —.

Comprendo — , la interrumpí.

No, Fernando, no creo que nadie pueda comprender lo que me ocurre. Escucho voces de niños que gritan y lloran. Incluso, muchas veces los escucho allí, a mi lado — , guardó silencio porque no podía contener el llanto.

Empezamos a orar. Apenas le pedí que reconociera en el nombre del Señor Jesús el error de haber cegado vidas inocentes mediante el aborto, comenzó a gritar. Su mirada reflejaba odio. Un espíritu, el mismo al que le había abierto puertas mediante el aborto, estaba temeroso y a la defensiva. Sabía que iban a expulsarlo de ese cuerpo.

Le ministramos liberación. El Señor Jesucristo, fiel a Su Palabra, la hizo libre. Rompió las cadenas. Quitó la venda de sus ojos y la libró del enorme peso que arrastraba y no la dejaba estar en paz.

Es como si comenzara a vivir de nuevo— explicó dos días después —. Ahora todo tiene más sentido. ¿Y de mi v ida loca? No, ya no es tiempo de andar en lo mismo; valgo mucho como para estar yendo y viniendo con uno y con otro —.

Fue maravilloso para Lucía experimentar la sensación de sanidad y libertad espiritual. Hoy es una cristiana comprometida con su congregación y lidera un grupo de escuela dominical.

El aborto, una industria creciente

Actualmente el aborto se ha constituido en una de las industrias de más rápido crecimiento gracias a los cuantiosos dividendos que genera a quienes practican esta modalidad de asesinato en los vientres.

Tan solo en los Estados Unidos uno de cada tres nuevos seres concebidos, es asesinado en el vientre de su progenitora, lo que lleva a que anualmente se practiquen 6 millones de abortos. Cada día, se practican 4.400 de estos procedimientos, es decir, uno cada 20 segundos y del conjunto de vidas cegadas, 40 de los fetos abortados, tenían más de cinco meses en el proceso de gestación.

Una potestad demoníaca que amenaza el mundo

La corriente abortista se constituye en una potestad demoníaca que amenaza todo el mundo de tal manera que ha fijado sus tentáculos en 117 países en cuyo sistema legislativo hay normas que favorecen esta práctica. Recuerde que esa cifra representa el 74% de la población mundial.

Ahora, desagreguemos las cifras: en 53 de los 117 países pro-abortistas, se permite acudir a esa intervención por casos específicos, el 14 países se debe fundamentar legalmente el por qué se aborta y el 50 naciones es totalmente legal.

¿Duda ahora que tras el aborto haya un poder demoníaco que está tomando fuerza de tal manera que incluso congresistas y dignatarios que inciden en las leyes se pronuncie a favor? En 74 naciones el aborto es ilegal, pero igualmente, se practica de manera alarmante.

La potestad del aborto primero era un ídolo pagano

Cuando el pueblo de Israel se encontraba a las puertas de entrar a la tierra prometida, Dios advirtió sobre el peligro y abominación que representaba tomar parte en prácticas de países paganos: “No ofrecerán sus hijos a Moloc, quemándolos sobre su altar. Si lo hacen, profanarán el nombre de su Dios, porque yo soy el SEÑOR.” (Levítico 18:21, Nueva Biblia al Día)

Recuerde que detrás de un ídolo –sea cual fuere— siempre hay un demonio. Seguir los ritos y ceremonias que demandan esos espíritus de maldad, acarrea enfermedad, maldición, ruina y muerte como enseñan las Escrituras cuando Dios advirtió a los israelitas: “Cualquiera que viva en medio de ustedes, sea israelita o extranjero, que presente su hijo en sacrificio a Moloc será condenado a muerte… Yo mismo me volveré contra aquel hombre y lo eliminaré del pueblo, por haber dado su hijo a Moloc, pues con ello habrá hecho que mi santuario sea indigno de mi presencia, y habrá insultado mi nombre.” (Levítico 20:2, 3. Nueva Biblia al Día)

La instrucción impartida por Dios era cortar de en medio de la comunidad a quien tuviera esa costumbre. Ahora, si el pueblo no hacía nada, Dios mismo anunció su intervención: “… yo mismo me pondré en contra de aquel hombre, y de su familia, y los eliminaré de mi pueblo, junto con todos los demás que se vuelvan a dioses ajenos.” (Levítico 20:5. Nueva Biblia al Día)

Moloc es el mismo demonio que por siglos ha promovido la muerte de niños en todas las formas posibles, inicialmente como parte de ritos sacrificiales y ahora, a través del aborto.

El invitamos a leer la segunda parte de este apasionante tema. Sin duda aprenderá bastante. Si aún no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Podemos asegurarle que no se arrepentirá. Jesucristo nos lleva a experimentar la transformación y crecimiento personal, espiritual y familiar que siempre hemos anhelado. ¡Decídase hoy por Jesucristo!

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6899


Publicado en: Guerra Espiritual

Etiquetas:








Los artículos más leídos

El juego sano ayuda a integrar a la familia ¿Cuánto tiempo toma diariamente — o al menos en la semana — para hacer un alto en el camino, divertirse con un juego sano e involucrar en esta actividad [...]
ira rabia, desenfreno
7 principios bíblicos para controlar su ira ¿Cuántas veces la ira le jugó una mala pasada? Vamos, piénselo. Podría decirle sin temor a equivocarme que en muchas ocasiones. Lo más complejo del [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Biblia, Escrituras
La guerra espiritual, ¿tiene cimientos bíblicos? Llamó a la oficina, con insistencia. Una y otra vez. Recibí la nota cuando llegué. “Hay alguien que quiere hablar contigo— me dijo un compañero de [...]
felicidad, alegría
Una actitud de fe ante la adversidad ¿Qué determina el que seamos perdedores o vencedores? Nuestra actitud. Dios nos creó con las condiciones para se ganadores, no fracasados. Nos concibió con [...]


Léanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar