Divorcio… ¡Ni siquiera mencionarlo!

Los más afectados con el divorcio son nuestros hijos

1. Lectura Bíblica: Cantares 2:15; Génesis 2.18; Malaquías 2:16; Marcos 10:9

2. Objetivos:

2.1. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes comprendan que el propósito eterno de Dios ha sido la solidez en nuestra relación matrimonial, y que el divorcio jamás estuvo dentro de sus planes.

2.2. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes que hay solución a las crisis familiares y el divorcio no es la única salida a los momentos difíciles.

3. Desarrollo del tema:

El divorcio dejó de ser una palabra que pronunciaban horrorizados nuestros abuelos, comenzó a ser cercana para nuestros padres y hoy es el término más usado cuando afloran problemas en los hogares.

La decisión de separarse no es algo que se toma en un abrir y cerrar de ojos, sino que constituye una conjunción de hechos en los que los componentes de la pareja— o al menos uno de ellos— ha experimentado desilusión, desaliento, distanciamiento emocional y relacional, discordia y finalmente, la separación.

Todo comienza cuando descubrimos que hay una enorme brecha entre lo que anhelábamos de nuestro cónyuge, y lo que realmente es. Es entonces cuando se produce la desilusión. En criterio de los especialistas:

“Las desilusiones no se pueden evitar porque el matrimonio es la colisión de dos perspectivas diferentes. Cada uno de los cónyuges trae a la unión es trasfondo y las tradiciones de su propia familia, una personalidad única, valores en alguna medida distintos… así como una carga de expectativas diferentes. Si a esto le añadimos las diferencias fundamentales entre el hombre y la mujer, tenemos todos los elementos para las potenciales desilusiones de toda una vida.” (Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2004.Pg. 37)

Es cierto, hay una enorme brecha entre lo ideal y lo real en un matrimonio, pero es Dios quien desea que no solamente estemos acompañados en la vida, sino que como pareja crezcamos, tal como lo dejó establecido desde la creación del mundo, como leemos en las Escrituras: “Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él».” (Génesis 2:18. Nueva Traducción Viviente)

¿Qué es lo que espera nuestra pareja? Que alimentemos los pilares en la relación, de los cuales relaciono a continuación algunos de suma importancia: aprender a expresar amor a la pareja, comunicarse adecuadamente, perdonar y saber pedir perdón en el momento oportuno, no guardarse secretos con el cónyuge, ser constantes en edificar en la relación una comunicación e intimidad física, emocional y espiritual, no perder en lo posible el sentido del humor, saber vencer las tentaciones.

Si tomamos especial cuidado de examinar oportunamente cómo va nuestra relación de pareja, podremos identificar oportunamente cuando hay señales de peligro.

3.1. Una relación permanente

Cuando Dios instituyó el matrimonio, estaba pensando en una relación permanente. Es cierto, no todo es color de rosa porque la unión que anhelamos, aquella que creemos colma nuestras expectativas, demanda compromiso, esfuerzo y perseverancia.

Las fricciones pueden ocurrir, pero no podemos permitir que las diferencias de criterio minen la relación, tal como escribe el experto Gary Rosberg:

“Aunque la discordia no es algo imposible de revertir en un matrimonio, es muy peligrosa. A menos que la situación se atenúe y los combatientes se desarmen, el sueño del amor verdadero muere con el tiempo y el resultado es el divorcio emocional.” (Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2004. Pg. 48)

Cuando hay choques, no debemos permitir que prosperen. Es necesario reconocer en qué hemos fallado, y disponernos a corregir los errores.

Nuestro amado Dios quien no solo creó la relación matrimonial sino que además está empecinado en afianzarla, advirtió a través del rey Salomón: “Atrapen todos los zorros, esos zorros pequeños, antes de que arruinen el viñedo del amor, ¡porque las vides están en flor!” (Cantares 2:15. Nueva Traducción Viviente)

El amor no se puede deteriorar, porque permitimos que se desmoronada progresivamente y se socavaran sus cimientos. Es a esos pequeños zorros a los que se refiere el autor sagrado.

El desánimo llega cuando quizá pensamos que no hay razón para seguir luchando. Es el fruto de la desilusión. Es la etapa en la que generalmente miramos solamente lo negativo de nuestro cónyuge y consideramos que no llena nuestras expectativas. Y se piensa en el divorcio, como quien rompe un papel y lo arroja a la basura.

Si lo permitimos se produce un distanciamiento en dos direcciones: la primera, emocional. Creemos que ya nada nos estimula y atrae de la pareja. La segundoa es relacional , porque las relaciones en el matrimonio se fraccionan y cualquier diálogo termina— por sencillo que sea— en discusión.

3.2. Dios no concibe el divorcio

El divorcio jamás estuvo en el plan de Dios para la familia. Fue el ser humano, producto de la dureza de su corazón, el que dio lugar a esta figura y terminó legitimándola.

Cuando vamos a las Escrituras leemos que Dios dice: «¡Pues yo odio el divorcio! — dice el Señor, Dios de Israel—. Divorciarte de tu esposa es abrumarla de crueldad — dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. Por eso guarda tu corazón; y no le seas infiel a tu esposa».” (Malaquías 2:16. Nueva Traducción Viviente)

Pero hay que advertir algo más: el divorcio no es sólo de cuerpos. También cuando hay un distanciamiento de pareja, estamos dando lugar a una separación sutil que no está dentro de los planes del Señor para nuestra vida. Recuerde que hay matrimonios que viven bajo el mismo techo, pero están alejados el uno del otro. Simplemente conviven.

La separación es dolorosa porque el Señor concibe que haya unidad en los dos, tal como leemos a los expertos:

“Dios sabe que como esposos necesitamos la compañía del otro... La principal solución de Dios para la soledad del hombre es la unidad y el compañerismo que proporciona un cónyuge. Cuando el esposo y la esposa se distancian, están luchando contra el plan de Dios para el matrimonio y pierden de vista la bendición de la unidad que Dios diseñó para ellos…” ( Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2004. Pg. 41)

Bajo ninguna circunstancia podemos resignarnos al distanciamiento en la relación de pareja. Sufre cada uno los cónyuges, pero además, sufren nuestros hijos. Distanciarnos el uno del otro es la principal puerta que se le abre a la infidelidad, porque siempre habrá alguien pretendiendo entrar a nuestra vida. Y nuestro adversario Satanás sabe aprovechar esas oportunidades.

3.3. Tiempo de estar alerta

Si encontramos que hay una desconexión emocional con nuestro cónyuge, es tiempo de estar alerta. ¿Cómo lo descubrimos? Hay señales que saltan a la vida, de las cuales comparto con usted algunas:

Sentir soledad a pesar de que nuestra pareja esté al lado, pensar que no se habla el mismo idioma, experimentar cansancio hasta entablar un diálogo, no entender al cónyuge o malinterpretar lo que nos dice hasta el grado de pensar que nos está agrediendo con sus gestos o palabras, dedicarse a algo o a alguien fuera de nuestro cónyuge, y por último, creer que no hay oportunidad para la relación.

Téngalo presente: Dios desea nuestra unidad. Él dijo: “…que nadie separe lo que Dios ha unido.” (Marcos 10:9. Nueva Traducción Viviente)

Si está atravesando una situación de crisis, es necesario hacer un alto en el camino. Volver la mirada al Señor en oración y pedirle que sea Él quien ocupe el primer lugar en la relación. Dios nos ayuda a superar las crisis y los períodos de conflicto que atravesamos. ¡Hoy es el día para tomar esa decisión! Si aún Cristo Jesús no mora en su corazón, hoy es el día apropiado para que le abra las puertas de su corazón.

4. Preguntas para la discusión en grupo:

a. ¿En medio de las crisis de pareja hemos concebido el divorcio?

b. ¿Reconocemos que al separarnos, los que sufrirían son nuestros hijos?

c. ¿Pensamos que la salida a los problemas de pareja— la única salida— es el divorcio?

d. ¿Hemos meditado en el hecho de que Dios no comparte el divorcio?

e. En adelante nuestra meta será permitir que Dios cambie nuestra perspectiva en medio de las crisis

f. ¿Reconocemos que en Dios, el matrimonio es una relación permanente?

g, ¿Qué tropiezos hemos encontrado en la relación de pareja?

h. ¿Tenemos la humildad suficiente para reconocer que hemos fallado?

i. ¿ Pedimos perdón a nuestro cónyuge cuando hemos cometido un error?

j. En adelante permitiremos que sea Dios quien gobierno nuestra relación de pareja

5. Oración al terminar el Grupo Familiar:

“Amado Padre celestial, gracias porque eres el Dios de la familia. Tú creaste la relación de pareja y si lo permitimos, nos ayudas a que esa relación se afiance cada día más. Hoy te pedimos que nos ayudes a experimentar cambio, a reconocer cuando hemos cometido errores con nuestro cónyuge, y nos permitas tener la humildad suficiente para corregir las fallas. Te pedimos que nos concedas sabiduría para mantener unas buenas relaciones, la fortaleza para perdonar, la sabiduría para edificar a nuestros hijos y la generosidad para apoyar a nuestra pareja cuando atraviesa momentos difíciles. En tus manos sometemos cada día, te agradecemos las bendiciones y te pedimos, nos sigas acompañando siempre. Amén”

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=367


Publicado en: Grupos Familiares

Etiquetas: | | | |








Los artículos más leídos

familia, padres, hijos
Siete consejos para apoyar a sus hijos en las crisis “Hace algún tiempo perdimos al hijo mayor, en un accidente de tránsito. Él era muy apegado a nuestro hijo menor, de apenas 10 años. La pérdida ha sido [...]
Esposos: A recuperar el liderazgo 2.1. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes tengan comprendan el papel protagónico del esposo en el hogar, como líder espiritual [...]
Seis principios para oraciones eficaces “De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, [...]
En Jesucristo encontramos salida a los problemas.
Enfrente las crisis con ayuda de Dios Las crisis sacan lo peor del ser humano. Afloran la intolerancia, la irracionalidad, la irascibilidad, el egoísmo; pero también, los temores, la ansiedad y [...]
Debemos rendir buenos frutos también en familia Los cambios para que sean eficaces, deben ser genuinos. Tener raíces sólidas. Por supuesto, no será en nuestras fuerzas porque los seres humanos [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar