¡Dios responderá con milagros!

Dios desea tocar tu vida con un milagro

Recibir la noticia de que tenía cáncer, resultó demoledora para su vida. Sintió mareo. Por primera vez en mucho tiempo, el mundo dio vueltas alrededor con la velocidad de un carrusel, y delante de sus ojos pasaron imágenes y recuerdos que dolieron en lo más profundo de su corazón.

El médico le hablaba, pero él no entendía. Asentía simplemente, pero no oía el balbuceo de los términos médicos con los que trataba de explicarle en qué momento su estómago había comenzado a experimentar el crecimiento descontrolado de células, algo que no entendía pero que sí sabía, le iba a robar la vida minuto a minuto.

Siento decirle que la enfermedad está bastante avanzada, pero creo que la esperanza es lo último que se pierde… — fue lo último que alcanzó a escuchar del oncólogo antes de abrir la puerta y salir corriendo por el largo –casi interminable— pasillo del centro de especialistas.

No puede ser, Dios mío, no puede ser… — repetía una y otra vez, sin importarle la gente que le miraba sin comprender qué estaba ocurriendo.

En casa, no habló con Rosaura, su esposa. Aunque ella insistió varias veces tocando a la puerta de la habitación con suavidad, no abrió. Simplemente lloraba, como un niño, con la misma desilusión y desespero que experimentó a muy corta edad cuando descubrió que estaba perdido en un parque de diversiones.

Y desde entonces comenzó el largo proceso de volver su mirada a Dios; desechar todo brote de escepticismo, del que tanto se ufanaba los viernes cuando invariablemente se reunía a beber cerveza con sus amigos.

Señor, si eres real, ayúdame”, repetía una y otra vez. La sanidad a través de la intervención divina se convirtió en su obsesión, desde que abría los ojos— bien temprano en la mañana— hasta que caía la noche y se dormía rendido por la preocupación.

El milagro en la vida de Alberto Zavaleta Romero, un mecánico de ciudad de Panamá, se produjo y hoy es sano del cáncer. Nadie lo obligó a ir a una iglesia cristiana. Fue por decisión propia, movido por el deseo de servir a Jesucristo, quien había obrado sanidad en su sistema estomacal.

Desde la angustia

Si está atravesando por una situación que no comprende, que roba su paz, que además de inconcebible considera que le ha llevado al límite de sus fuerzas, es hora de clamar como lo hizo el rey David cuando enfrentaba un problema agigantado: “Con mi voz clamé a Jehová, y él me respondió desde su monte santo.” (Salmos 3:4)

Es evidente que Dios, como nuestro amoroso Padre, quiere ayudarnos y más cuando sabe que experimentamos agudas crisis, espirituales o físicas, pero no obra porque Él responde cuando se lo pedimos. Si volvemos nuestra mirada a Él, liberará Su poder, que no tiene límites (Cf. Salmos 18:6).

Pero hay algo más sobre lo que quisiera llamar su atención: Él es nuestro sanador, como lo anota el autor sagrado: “Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste.” (Salmos 30:2)

No tengamos temor. Simplemente vamos a Su presencia. Él nos oye y atiende (Cf. Salmos 77:1). Trae fortaleza a nuestra alma cuando atravesamos esos momentos de angustia que hacen lucir nuestro entorno totalmente ensombrecido, como un atardecer lluvioso en mi amada Santiago de Cali (Salmos 138:3; 142:5).

Por encima de la incredulidad que prevalece en nuestra sociedad, el Dios en el que usted y yo hemos creído es un Dios de milagros. Él sana y salva. No deje de clamar a Él. ¡Dios responderá con milagros!

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=503


Publicado en: Estudios Bíblicos

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El ángel de los necesitados… Las imágenes de la televisión le hicieron comprender la magnitud del drama que vivían decenas de personas desplazadas de sus campos a raíz de la violencia [...]
Siete estrategias para vencer el estrés Las preocupaciones matan más que las enfermedades. Millares de personas terminan cediendo al estrés y dejan de lado la vida maravillosa que Dios tiene para [...]
camino
Los verdaderos protagonistas pasan inadvertidos No cesaba de dar vueltas en la oficina. “¿Por qué agredí así a mi hijo, si es tan pequeño y no razona igual que yo?” Julio no sabía de su asombro por [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar