Dios ofrece soluciones a las crisis de la familia

Dios nos permite encontrar soluciones a los problemas de familia

Base Bíblica: Rut 1:1-20

Introducción:

No hay familia que esté exenta de los problemas. En todo hogar se presentan las dificultades. Los factores que generan las crisis entre la pareja o en la relación padres-hijos, son disímiles. Es necesario identificar de dónde surgen, en procura de hallar soluciones. No obstante, lo más importante es que Dios ocupe el primer lugar en nuestra vida conyugal y como padres. Si el Señor gobierna, la búsqueda y la forma de encontrar soluciones a los conflictos es mucho más fácil. ¡Dios sabe cómo obrar en medio de nuestra casa! A través de la vida de Nohemí y Rut miraremos hoy pautas eficaces para resolver momentos críticos en la familia.

I.- Si enfrenta crisis a nivel familiar, tome decisiones oportunas y sabias

1.- Nohemí regresó a los campos de Moab buscando el mover y la provisión de Dios (vv.6, 7)

a.- No podemos quedarnos estancados por las crisis familiares

b.- Es necesario volver la mirada al Señor en medio de las crisis familiares

2.- Nuestras decisiones de hoy determinan si podremos superar las crisis, o por el contrario agudizarlas

3.- Enfocarnos en las crisis familiares nos impiden ver que hay solución en Dios (Salmos 127:1)

4.- Nohemí es un ejemplo para nosotros hoy, porque renunció a su voluntad para someterse a la voluntad de Dios (Isaías 30:1-6)

II.- La familia que tiene a Dios en primer lugar, podrá vivir en unidad y superar las crisis

1.- Una pareja unidad y prendida de la mano de Dios, se torna invencible (Eclesiastés 4:9-12)

2.- Es necesario que en medio de las crisis familiares, depositemos nuestra confianza en Dios (Salmos 40:1)

3.- Las parejas que enfrentan crisis familiares y confían en Dios, encuentran salidas a la encrucijada.

III.- Busque la dirección correcta para superar las crisis personales y de familia

1.- Cuando experimentaron crisis, Nohemí y Rut se dejaron guiar por el Señor (vv.19, 20)

a.- Permita que lo guíe el Espíritu Santo

b.- Ponga las situaciones difíciles en manos de Dios (Jeremías 33:3)

c.- Espere en el tiempo de Dios para resolver las crisis

2.- Cuando Dios ocupa el primer lugar en nuestro hogar, se resuelven las crisis de familia (Salmos 127:1-5)

Conclusión:

Los problemas que enfrenta la familia, tienen solución. No es en nuestras fuerzas sino en el poder de Dios. Él nos permite identificar dónde se originan los problemas, por qué y de qué manera resolverlas. Sobre esa base, un principio esencial que debe guiarnos siempre, es que nuestro amado Padre celestial ocupe el primer lugar en la relación con nuestro cónyuge y con los hijos.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7362


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | | | | |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar