Dios: Nuestro pronto auxilio en las crisis de matrimonio

1.- Lectura Bíblica: Génesis 2.24, Efesios 5:25-27; 2 Corintios 13:5

2.- Objetivos:

2.1.- Que al término de la reunión los concurrentes reconozcan la necesidad de hacer una evaluación permanente a nuestra relación de pareja para identificar en qué estamos fallando y qué correctivos aplicar.

2.2.- Que al término de la reunión los concurrentes asuman que ningún problema de familia debe quedarse sin solución y que, así creamos que la situación es grave, podemos hallar salida al laberinto con ayuda de Dios.

2.3.- Que al término de la reunión los concurrentes tomen la decisión de otorgarle a Dios el primer lugar en nuestra relación de familia.

3.- Desarrollo del tema:

Las invitaciones a la ceremonia llegaron con antelación, oportunas, sugestivas. Salvo uno que otro invitado, todos esperaban expectantes el día del matrimonio y, por fin llegó. Guillermo y Luz Milena lucían majestuosos, como los protagonistas de un filme europeo, en el que los noviazgos terminan felizmente en nupcias.

El viaje de luna de miel, fue soñado. Todo salió bien. Los vuelos a tiempo, el hotel muy cómodo, la playa como un pedazo de paraíso, el momento de comprar los regalos fue toda una diversión, y el regreso se convirtió en el comienzo de la realidad.

Transcurridos  los tres meses –ni un día antes ni un día después— todos se enteraron de la noticia: estaban haciendo gestiones para el divorcio.

Cada uno en su casa, Guillermo y Milena, contemplan los álbumes de fotografías con nostalgia, recordando lo hermosa que fue su boda y mirando con preocupación en lo que terminó...

Esta historia que parte de hechos reales, ilustra la necesidad de buscar soluciones apropiadas a las crisis del matrimonio. Puede que estemos luchando en nuestras fuerzas para salir del laberinto o que, por el contrario, hayamos vuelto la mira a quien realmente puede ayudarnos: Dios.

3.1.- Dios instituyó el matrimonio y Él nos ayuda en las crisis

Dentro del proceso de creación del universo, el ser humano y la institución del matrimonio, constituyen dos actos de singular importancia en el escenario universal. Nuestro amado Creador impartió instrucciones respecto a la conformación de un nuevo hogar: “Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne.” (Génesis 2:24).

No obstante el maravilloso plan de Dios, hoy día se observa una crisis sin precedentes históricos en los matrimonios. Hace falta compromiso, para por la familia como para el futuro de quienes la componen: los cónyuges y los hijos.

Abra usted el periódico  de su ciudad y descubrirá cifras alarmantes de divorcios. También sinnúmero de procesos de separación en curso.

¿Es esto lo que esperaba nuestro Padre celestial? Sin duda que no. Él esperaba que los integrantes de la pareja se prodigaran amor y comprensión para resolver los pequeños y grandes problemas. Que la relación abarcara lo físico pero también el aspecto emocional, espiritual e intelectual del cónyuge.

3.2.- Si se está desmoronando el amor verdadero, Dios es el camino

El apóstol Pablo escribió una hermosa definición del amor verdadero, que debe primar en el matrimonio y en el conjunto de nuestras relaciones interpersonales: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tene envidia; el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, sino que se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. (1 Corintios 13:4-7).

Pese a ello, si colocamos la mano en nuestro corazón para hacer una evaluación honesta, descubriremos que no cumplimos ni la mínima parte de los postulados descritos por el gran misionero del primer siglo. Nos hace falta mucho, porque generalmente prevalece el orgullo. Se convierte en el principal enemigo de la relación de pareja.

Ninguno debe andar por su propio lado, sin importarle los sentimientos del otro. Pablo mismo escribió: “Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y el su Salvador.” (Efesios 5:21-23).

Y en cuanto a los esposos, Pablo también es específico: Maridos, amada a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla...” (Efesios 5:25, 26 a).

¿Hay alguna salida? Sin duda que sí.  Por grave que luzca la situación, es posible hallar una solución.

3.3.- Evalúe cómo va su matrimonio y aplique correctivos

Es importante que los cristianos evaluemos cada día nuestros pensamientos y acciones. Casados o no, es esencial que lo hagamos, tal como lo recomienda  el apóstol Pablo: “Examinaos a vosotros mismos para ver si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos, ¿O no os conocéis a vosotros mismos? ¿No sabéis que Jesucristo está en vosotros?!A menos que estéis reprobados!.” (2 Corintios 13:5) y también: “Así que, cada uno someta a prueba su propia obra y entonces tendrá, solo en sí mismo y no en otro, motivo de gloriarse.” (Gálatas 6:4).

¿Ha tomado tiempo para auto examinarse? Es probable que no. Si decide hacerlo ahora, es esencial que revise cuáles son los sentimientos hacia su pareja, el trato que le prodiga, de qué manera ha contribuido al crecimiento personal y sentimental mutuo, cuáles han sido sus errores en la relación, en qué ha aportado para superar los problemas, entre otros aspectos a considerar.

Apúntelos en una libreta y, a un lado, defina ¿qué podría hacer usted para entrar a resolver tales diferencias?

Es una buena estrategia que  haga un listado de los puntos fuertes y los débiles de su matrimonio. Determine cuándo y bajo que circunstancias se siente mejor en la relación.

Identifique los elementos que generan diferencias con su cónyuge y, por último, pregúntese qué actitudes debería cambiar a hacia su cónyuge.

El inventario contribuye decididamente si estamos dispuestos a hacer el último esfuerzo por salvar nuestra relación de pareja.

Tenga en cuenta que, en el caso de la mujer, todo su mundo gira en torno al amor, por tanto,  deben mantenerse las expresiones de amor, comprensión y ternura que se evidenciaban en el noviazgo. También que es necesario brindarle apoyo y que su cónyuge le brinde seguridad.

El amor masculino es más práctico. Aunque lo sienta, generalmente no expresa el amor y enmascara este sentimiento. No obstante, gusta de recibir manifestaciones amorosas.

3.4.- Alternativas frente a la crisis

Cuando hemos analizado cuidadosamente la relación de pareja  para  descubrir dónde se encuentran los puntos conflictivos, y si quizá hemos avanzado en la identificación de los aspectos sobre  los que debemos aplicar correctivos, tenemos frente a nosotros tres alternativas:

La primera es el divorcio. Pero no nos garantiza que seremos exitosos en la próxima relación. Lo más probable es que también terminemos abocados a un nuevo divorcio.

La segunda alternativa es soportar la situación, sin hace nada. Obrar así nos llevará a un agravamiento del problema y, finalmente, convergerá en la primera alternativa, es decir, en el divorcio.

La tercera es hacerle frente a la dificultad con el poder de Jesucristo, y construir, a partir de lo que hay ahora, un matrimonio sólido. A menos que Dios ocupe el primer lugar en la relación matrimonial, las cosas no funcionarán.

Ore. Busque a Dios en medio del huracán que azota su vida. Pídale que tome el control de la situación y que lo oriente. Y cuando este ocurra, emprenda –en las fuerzas del Señor y no en las suyas— ese proceso de cambio hacia su pareja. ¡No me cabe la menor duda que todo será diferente!

4.- Preguntas para la discusión en grupo:

a.- ¿Considera que su matrimonio se encuentra en un laberinto sin salida?

b.- ¿Ha tomado el tiempo necesario para evaluar la relación de pareja?

c.- ¿Tiene definidos cuáles deberían ser los aspectos a corregir en la relación de pareja?

d.- ¿Ha buscado ayuda en Dios para resolverlos conflictos familiares?

e.- ¿Realiza usted el Altar Familiar o al menos alguna oración en pareja y con sus hijos?

f.- ¿Está dispuesto a abrirle las puertas de su vida y de su familia a Dios?

5.- Oración al terminar la Célula Familiar:

“Mi amado Señor Jesús, admitimos que hay crisis que tocan nuestra vida familiar. Negarlos sería un error, porque sólo cuando reconocemos que hay fallas, podemos hallar la salida. Hoy te pedimos que nos concedas la sabiduría necesaria para procurar las soluciones a los conflictos de hogar, cuando éstos surjan. En tus manos quedamos este día. Amén”

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=3069


Publicado en: Grupos Familiares

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar