Dios nuestra ayuda en medio de los problemas…

Con ayuda de Dios podemos encontrar solución a los problemas

Base Escritural: Jueces 7:1-25

Introducción:

Los problemas que nos asaltan, por momentos llevan a pensar que no tenemos las fuerzas suficientes para enfrentarlos, tal como ocurrió con la vida de Gedeón. Pero si nuestra fe está volcada en Dios, si depositamos en El toda nuestra confianza, podemos tener la certeza que en el momento oportuno y bajo las condiciones apropiadas, veremos Su salvación divina en nuestra existencia.

I.- Dios se glorifica en nuestras debilidades (vv.1-3)

1.- Cuando tenemos frente a nosotros amenaza de graves problemas (v.1).

¿Qué traen los problemas?

a.- Desasosiego y angustia.

b.- La extraña convicción de que todo está perdido.

c.- Un reto a nuestra fe.

2.- Cuando nuestras fuerzas no bastan para vencer los problemas (v.2).

a.- Es necesario darle la gloria a Dios (v.2).

b.- Es necesario renunciar a “nuestras fortalezas” (v.3).

¿Cuántas veces nos hemos sentido autosuficientes?

c.- En los momentos de crisis hay quienes vuelven atrás (v.3).

¿Qué hace usted, renuncia o sigue adelante?

II.- Lo poco nuestro es mucho en manos de Dios (vv.3-7).

1.- En la escasez, Dios muestra su poder (vv.3-6).

2.- La escasez reta nuestra fe (v. 7).

¿Cuántas veces ha dudado del poder de Dios?

¿Ha permitido que su lógica humana levante muros para el obrar de Dios?

III.- Quienes vencen son aquellos que dan pasos de fe (vv.8-15).

1.- Fe es creerle a Dios y desechar la presión de las circunstancias (v.8).

2.- Dios nos fortalece cuando flaquea la fe (vv.9-15).

IV.- Dios es quien pelea nuestras batallas (vv.16-22).

1.- Un líder se compromete y ofrece ejemplo. No se limita a ordenar (vv.16-20).

2.- Si tenemos fe, permanecemos firmes a pesar de las circunstancias (v.21).

3.- Dios obra con una lógica que no podemos entender (v.22).

Conclusión:

Cuando permitimos que Dios se glorifique, es decir, que tome el control de las circunstancias que lucen adversas a nuestro alrededor, aflora la victoria. Es un principio ineludible que se repite una y otra vez. Basta renunciar a todo lo que consideramos fuerte en la existencia para dar lugar al poder divino.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6181


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | | |









Los artículos más leídos

Consejería,, acompañamiento, dirección, matrimonio
Ocho recomendaciones para una buena consejería No sé si le ocurre con la misma frecuencia que a mí, pero infinidad de personas vienen en procura de aconsejamiento. Sin desconocer que la sicología aporta [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
manzana mordida
Aprendiendo de los errores de Adán y Eva para ser buenos padres En una reciente conferencia cuando formulé la pregunta respecto a si creían que Adán y Eva habían sido buenos padres, un considerable número de personas [...]
Principios para alcanzar y mantener la armonía familiar 2.1.- Que al término del Grupo Familiar, los participantes comprendan la importancia de hacer un alto en el camino para evaluar en qué estamos fallando y [...]
Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar