Dios cambiará nuestra historia

Permita que Dios tome control de su vida.

Cuando Andrew, Jessica y Oleg emprendieron hace varios meses su viaje hacia la Estación Especial Internacional, la vida en la tierra transcurría en total normalidad.

Salvo uno que otro incidente menor, todos los noticiarios abrían sus informativos con hechos triviales o de la cotidianidad.

Sin embargo, cuando los dos astronautas enviados por el gobierno norteamericano y el cosmonauta ruso regresaron, se encontraron con un planeta sumido en un caos por cuenta del Covid 19.

Jamás imaginamos que algo así pudiera ocurrir. No salgo de mi asombro.”, le dijo la astronauta, Jessica Meir, a la prensa internacional.

Sin embargo, ella no es la única. Millares de personas en todo el mundo sintieron que la vida cambió en un abrir y cerrar de ojos.

Ya comprobamos que a todos nos puede ocurrir. Cuando pensamos que todo va bien, las circunstancias pueden tornarse adversas.

Usted y yo debemos estar preparados para lo que pudiera ocurrir. No podemos darnos el lujo de perder la calma porque atesoramos en el corazón la certeza de que creemos en un Dios de poder que nos ayudará siempre.

Hace muchos siglos el salmista describió cómo se encontraba su alma, sumida en la angustia, y de qué manera lo libró Dios:
“Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha redimido del poder del enemigo, y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur. Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir.  Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos. Entonces clamaron a Jehová en su angustia, y los libró de sus aflicciones.  Los dirigió por camino derecho, para que viniesen a ciudad habitable. Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. Porque sacia al alma menesterosa, Díganlo los redimidos de Jehová, y llena de bien al alma hambrienta.” (Salmos 107:2-9 | RV 60)
Los problemas vendrán a nuestra vida. Son inevitables. Sin embargo, en Dios siempre encontraremos consuelo y salvación.

Dios es nuestro ayudador. Viene en nuestro pronto auxilio lo necesitamos.

Esa es una razón más que suficiente para guardar la calma y buscarlo en procura de fortaleza cuando el desasosiego quiera tocar a nuestro corazón.

Si no ha recibido a Jesucristo, hoy es el día para que lo haga. Permítale tomar el control de su vida. Él es el único que puede cambiar el curso de su historia y la de su familia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10175


Publicado en: Reflexiones

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

Un buen testimonio de vida impacta a quienes le rodean Invariablemente terminaba sus jornadas en los talleres de pintura, formulando una recomendación a sus alumnos o exaltando la calidad de los trazos, la [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar