Desista de cuestionar los errores de su pareja y cambie usted

Criticar a tu pareja no la lleva a cambiar, por el contrario, aviva diferencias.

1.- Lectura Bíblica: Mateo 7:3-5

2.- Versículo para memorizar:

“¿Y por qué te preocupas por la astilla en el ojo de tu amigo, cuando tú tienes un tronco en el tuyo? ¿Cómo puedes pensar en decirle a tu amigo: “Déjame ayudarte a sacar la astilla de tu ojo”, cuando tú no puedes ver más allá del tronco que está en tu propio ojo? ¡Hipócrita! Primero quita el tronco de tu ojo; después verás lo suficientemente bien para ocuparte de la astilla en el ojo de tu amigo.” (Mateo 7:3-5. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

¿Se ha encontrado alguna vez cuestionando a su cónyuge por errores que, con el tiempo, descubre usted mismo tiene? “Mi marido siempre se queja de que soy incumplida, que llego tarde; pero él mismo me ha dejado muchas veces esperándolo para cenar”, se quejaba una joven que pidió consejería. En su criterio, lo más doloroso era la sucesión de críticas que recibía de su cónyuge: “Generalmente no me dice palabras alentadoras”, decía.

El mayor error en el que incurrimos es criticar de manera inmisericorde a la persona que Dios nos concedió como pareja, olvidando que nosotros mismos fallamos y no una sino muchas veces.

El afamado autor y conferencista, Gary Chapman, escribe: “Como consejero matrimonial he llegado a la conclusión de que cada miembro de la pareja desea que su cónyuge cambie. El resultado: Ambos se sienten condenados, y con resentimiento en el corazón.” (Gary Chapman. “Los 5 lenguajes del amor – Devocionales”. Tyndale House Editores. 2009. EE.UU. 07/01)

Pareciera que con más frecuencia de lo que imaginamos estamos ocupados en señalar a nuestro cónyuge e hijos, que en identificar los errores propios. Nuestro Señor Jesús compartió una enseñanza que aplica a nuestras relaciones interpersonales y en el ámbito familiar:

“¿Y por qué te preocupas por la astilla en el ojo de tu amigo, cuando tú tienes un tronco en el tuyo? ¿Cómo puedes pensar en decirle a tu amigo: “Déjame ayudarte a sacar la astilla de tu ojo”, cuando tú no puedes ver más allá del tronco que está en tu propio ojo? ¡Hipócrita! Primero quita el tronco de tu ojo; después verás lo suficientemente bien para ocuparte de la astilla en el ojo de tu amigo.” (Mateo 7:3-5. NTV)

El camino que debemos seguir es hacer un alto en el camino, identificar cuáles son nuestros errores y determinar en qué podemos cambiar. Es un proceso que comienza cuando reconocemos que no somos perfectos, se afianza cuando le confesamos nuestras fallas a la pareja y, cuando le anunciamos la disposición de cambio, reafirmamos ese compromiso con hechos concretos, que demuestren el amor que le tenemos como cónyuge pero también a nuestros hijos.

Nunca es tarde para cambiar y menos para evitar que nuestro hogar camine al despeñadero. La decisión de cambio es el primer paso y se afianza cuando nuestras acciones evidencian esa voluntad de ser diferentes, en la forma de pensar y de actuar. ¡Hoy es el día para comenzar!

Si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo hago. Le aseguro que no se arrepentirá porque prendidos de la mano del Señor Jesús emprendemos el proceso de cambio que siempre hemos anhelado.

4.- Preguntas para el cambio y crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Se ha encontrado alguna vez cuestionando a su cónyuge por errores que, con el tiempo, descubre usted mismo tiene?

b.- ¿Hemos tomado tiempo para evaluar cuáles de nuestras acciones generan heridas emocionales a nuestra familia?

c.- ¿Nos embarga todavía el orgullo que nos lleva a creer que somos infalibles?

d.- ¿Qué aprendemos de la enseñanza del Señor Jesús respecto a no andar señalando a otras personas, comenzando por los miembros de nuestra familia (Mateo 7:3-5)?

e.- Una meta hoy es pedirle a Dios la sabiduría necesaria para disponernos a cambiar y mantenernos en esa misma dirección.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2043


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | | | |









Los artículos más leídos

Supere los enemigos de la relación familiar ¿Cuáles son los principales enemigos de la relación familiar? Permítanme relacionarle algunos: el trabajo, el egoísmo, las muchas ocupaciones en la [...]
Decídase a perdonar “Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les [...]
familia, hogar,
Permita que Dios imprima cambios en su familia 2.1 .- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes comprendan que, sin excepción, todos tenemos una misión y un propósito de parte de [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
familia
Nacimos con las potencialidades para triunfar Nació con todas las condiciones para ser un perdedor: hijo de madre separada y soltera aún, viviendo en una zona marginal de México, enfrentando toda suerte [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar