Desarrolle el máximo potencial de su familia

Aprenda principios para desarrollar el máximo potencial en los miembros de la familia.

1.- Lectura bíblica: 1 Corintios 7:3-14.

2.- Objetivos:

2.1.- Al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes descubrirán que sí es posible contribuir al desarrollo de las potencialidades de cada miembro de la familia.

2.2.- Al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes tendrán conciencia de que, una buena relación familiar, la resolución de los conflictos y ayudarles a todos a desarrollar sus potencialidades, es posible con ayuda de Dios.

2.3.- Al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes estarán de acuerdo en que la familia es una bendición de Dios para cada uno de nosotros.

3.- Desarrollo del tema:

¿Cómo lograr el desarrollo de las potencialidades de cada miembro de la familia? Lo más probable es que se trate de un anhelo que guardamos en el corazón. No obstante, no tenemos claro el camino a seguir. En el proceso de alcanzar ese objetivo, quizá descubramos que hay problemas sin resolver y deseemos saber los pasos que debemos dar cada día.

Conseguir el mayor potencial en la relación con el cónyuge y con los hijos, y resolver los problemas que podamos tener con ellos, sí es posible. El camino a seguir lo traza Dios porque Él creó la familia y es el único que puede ayudarnos a encontrar soluciones prácticas (Génesis 1:26-28; 2:18, 21-24)

¿Por qué motivo confiar en Dios? Hay tres razones de peso:
  • Dios conoce lo más íntimo de nuestro ser.
  • Dios conoce qué debemos cambiar.
  • Dios nos ayuda en el proceso de cambio y crecimiento permanentes.
Le invitamos a considerar tres puntos que giran alrededor de un eje fundamental: depositar nuestra confianza en Dios, rendirle cualquier clase de dificultad y procurar lo mejor de cada integrante del hogar.

3.1.- Redefina qué significa la familia para usted.

Millares de personas en todo el mundo, en medio de los conflictos, consideran que la familia es una carga. No obstante, cuando vamos a las Escrituras, leemos que cada integrante de nuestro hogar, es una bendición (Salmos 127:1-5)

Descubrimos, así mismo, que solamente Dios nos ayuda a edificar una familia sólida (vv. 1, 2)

Nunca conseguiremos grandes logros, a menos que sea con la familia y, además, no podemos olvidar que cuando todos nos faltan e –incluso —nos fallan, son los miembros de nuestra familia los que generalmente se quedan con nosotros.

3.2.- Cuatro factores que nos impiden una adecuada relación familiar

Si enfrentamos la amalgama de anhelar el máximo desarrollo de las potencialidades entre los miembros de nuestra familia, y la encrucijada de no saber cómo resolver los conflictos permanentes, debemos revisar si hemos incurrido en alguna actitud dañina. Los factores a considerar son los siguientes:
  • Orgullo. Pensar que somos auto suficientes para resolverlo todo, pretender controlar a cada miembro de la familia, no aceptar los errores y jamás pedirles perdón cuando los ofendemos o herimos emocionalmente.
  • Inseguridad. Temor a que los miembros de nuestra familia comiencen a tomar sus propias decisiones, sin que seamos nosotros quienes las controlemos.
  • Desconocimiento de las potencialices de cada miembro de la familia. No olvidemos jamás que Dios nos mira como llegaremos a ser y no como somos ahora.
  • Problemas de temperamento personal. Probablemente no sabemos controlar nuestras reacciones y nos convertimos en foco generador de conflictos en el entorno familiar.
Cuando hacemos un alto en el camino para reflexionar, identificar errores y, con ayuda de Dios, disponernos a cambiar, el curso de la historia cambia. Las relaciones mejoran. Sentamos las bases para la edificación real y duradera de familias sólidas, que se afiancen en principios y valores.

3.3.- Piense en su familia como un equipo ganador

El Señor Jesús escogió un grupo de hombres con múltiples fallas para que fueran sus discípulos. No ponderó que cometían errores, unos más que otros. Vio en cada uno de ellos, sus potencialidades (lea Marcos 3:13-19). Igual nosotros. Nuestra perspectiva respecto al cónyuge y a los hijos, debe ser diferente. Ellos son potenciales triunfadores, que desarrollarán una buena relación con Dios y las personas que les rodean.

¿Por qué pensar así? Porque nuestro modelo de vida es el Señor Jesucristo y, desde esa óptica especial, apreciaba a sus inmediatos colaboradores:
  • El Señor Jesús conocía las debilidades y potencialidades de cada discípulo, y no se escandalizaba ni desanimaba.
  • El Señor Jesús decidió aprovechar lo mejor de cada uno.
  • El Señor Jesús veía en ellos lo lejos que podrían llegar en el Reino.
Igual hoy, con la familia debemos aplicar cambios. Las relaciones deben ser mejores. Nuestra valoración debe cambiar.

4.3.- Nueve formas de invertir lo mejor de usted en la familia

Usted y yo estamos llamados a invertir lo mejor de nosotros en la familia.  ¿Por qué? Porque estamos preparando una generación de vencedores que caminarán prendidos de la mano de Dios.

El rey David lo describió así:

"En lugar de tus padres serán tus hijos, a quienes harás príncipes en toda la tierra. Haré perpetua la memoria de tu nombre en todas las generaciones, por lo cual te alabarán los pueblos eternamente y para siempre." (Salmos 45:16-17)

Les invitamos a considerar 9 nuevas de invertir nuestra vida en la familia:
  • Reconozca que hoy comienza a hacer una inversión en familia que rendirá frutos.
  • Mantenga el compromiso con su familia y persevera.
  • Dispóngase a pagar el precio por su familia a través de oración y diálogo.
  • Haga suya la frase de los tres mosqueteros: “Uno para todos y todos para uno”.
  • Olvide los errores que han cometido los miembros de su familia y aproveche las oportunidades que vienen.
  • Delegue responsabilidades en los miembros de su familia y confíe en que las cumplirán.
  • Permita que cada miembro de su familia asuma sus propias responsabilidades. Deje de lado la sobreprotección.
  • Reconozca los logros de los miembros de su familia.
Piense que invertir lo mejor de su vida y de su tiempo en la familia, traerá frutos gratificantes:
  • Estaremos en consonancia con los planes de Dios.
  • Cada día lo haremos mejor.
  • Multiplicaremos los principios y valores en nuestro cónyuge e hijos, y se transferirán a través de generaciones enteras.
  • Veremos los frutos en nuestros hijos y nietos.
Hoy es el día para que volvamos nuestra mirada a Dios y reconozcamos que, prendidos de Su mano poderosa, podremos ver grandes cambios en la vida personal, espiritual y familia.

Si aún no hemos recibido al Señor Jesús como nuestro Señor y Salvador, éste es el momento oportuno para hacerlo. Con su divina ayuda, emprendemos el maravilloso viaje hacia el crecimiento en todas las áreas de nuestra existencia.

4.- Preguntas para la discusión en el Grupo Familiar:

a.- ¿Qué significa para mí la familia?

b.- ¿Qué anhelo que alcance cada miembro de la familia en su relación con Dios y en el desenvolvimiento personal?

c.- ¿En qué podemos estar fallando en nuestra relación familiar? ¿Qué correctivos podemos aplicar, con ayuda de Dios?

d.- ¿Cuáles de las recomendaciones para invertir lo mejor de mi vida en mi familia aplicaré esta semana?

5.- Oración al terminar la reunión del Grupo Familiar:

“Amado Dios y Padre celestial, uno de los anhelos que guarda mi corazón estriba en contribuir al desarrollo de las potencialidades de mi cónyuge y de los hijos. Sé que lograrlo, implica que les brinde mi apoyo. Reconozco que hasta el momento no lo he hecho. Quizá los he criticado. Es probable, incluso, que los haya considerado una carga. Ayúdame a ver la bendición que hay en cada miembro de la familia, y brindarles el respaldo necesario para que lleguen a ser las personas que tú quieres que ellos sean. Necesito tu sabiduría cada día. Permíteme alcanzarla. Amén.”

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10014


Publicado en: Grupos Familiares

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

Manténgase alerta para no volver a una vida derrotada “Le tengo miedo a mi guitarra”, me confesó el otrora artista y hoy líder cristiano, cierta noche que prediqué en su congregación. “Antes cantaba en [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
¿Puede un cristiano experimentar contaminación espiritual? “Cometo errores. ¿Es normal? Mi preocupación es que soy cristiana y además, líder. Tengo problemas con mi esposo, y ni qué decir con mis hijos que son [...]
liberación
Jesucristo vino a traer libertad a los cautivos El mundo yace en tinieblas porque el enemigo espiritual ha tomado fuerza y progresivamente, gracias al pecado del género humano, ha ido ganando terreno. Ese [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar