Desarrolle desde hoy una íntima comunión con Dios

Desarrolle intimidad con Dios cada día

Base Bíblica: 1 Juan 1:3

Introducción:

En el Antiguo Testamento no hay término específico ni alusión Escritural que configure un proceso mediante el cual el hombre podía tener comunión con Dios. por el contrario, siempre se enfatizaba que a través del sacrificio de animales, el hombre buscaba cubrir su pecado y congraciarse con Dios (Éxodo 12:2-13; Levítico 1;6:8-13; 8:18-21; 16:24).

Sólo en el Nuevo Testamento y gracias a la obra redentora del Señor Jesús, se abrieron las puertas para tal comunión (gr. Koinonía).

I.- Gracias al Señor Jesús podemos tener comunión con Dios.

1.- El sacrificio del Señor Jesús nos limpia de todo pecado y nos presenta justos ante Dios Padre (Hebreos 9:24-28).2.- El Señor Jesús nos acercó a Dios (Juan 14:6).

II.- La comunión con Dios y entre los hermanos, identifica el crecimiento cristiano.

1.- La comunión entre los hermanos, y de los hermanos con Dios el Padre y Jesucristo su Hijo, es una de las metas del crecimiento cristiano (1 Juan 1:3).
a.- Mediante la presencia de Dios en nosotros, por la obra del Espíritu Santo, el Señor Jesús anunció una comunión plena (Juan 14:20).

b.- La comunión fue anunciada por el Señor Jesús como fundamental para que se produjera el crecimiento cristiano (Juan 15:4-6).

c.- El Señor Jesús rogó al Padre que guardara a sus seguidores en unidad (Juan 17:11, 20-23).

2.- Los primeros cristianos evidenciaron comunión (Koinós) en sus relaciones interpersonales (Hechos 2:41, 42; Gálatas 2:9).

3.- Dios mismo nos llamó a una vida de comunión con Él, y con Jesucristo Su Hijo (1 Corintios 1:9; 2 Corintios 13:14).

III.- La comunión con Dios y con los hermanos se refleja con hechos

1.- Gracias a la obra del Espíritu Santo en el cristiano, se puede producir una comunión con Dios pero también con los demás. Hay buenas relaciones interpersonales (Filipenses 2:1, 2).
a.- La comunión con Dios y con los hermanos echa fuera toda rivalidad (v. 3 a).

b.- La comunión con Dios y con los germanos afianza el respeto mutuo (v. 3 b).

c.- La comunión con Dios y con los hermanos estimula hacer las cosas para el bien de todos (v. 4).

2.- Gracias a la comunión con Dios y con los hermanos, el cristiano mira los sufrimientos como la experiencia de compartir los padecimientos de Cristo (Filipenses 3:7-11).

3.- Si nuestro testimonio de vida no refleja a Cristo, no hemos alcanzado la comunión plena con Dios y con los hermanos (1 Juan 1:6, 7).

Conclusión:

Unas buenas relaciones interpersonales son el fruto de una relación íntima y permanente con Dios. Si estamos caminando en Su presencia, consecuentemente nuestro desenvolvimiento será eficaz. Obviamente surgirán problemas; constituyen una situación inherente a los obstáculos que pone Satanás al cristiano. No obstante, con ayuda de Dios es posible superarlos.

La comunión con Dios se manifiesta en amor, comprensión, tolerancia y optimismo por encima de cualquier circunstancia adversa.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=3036


Publicado en: Sermones

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

familia, padres, hijos
Siete consejos para apoyar a sus hijos en las crisis “Hace algún tiempo perdimos al hijo mayor, en un accidente de tránsito. Él era muy apegado a nuestro hijo menor, de apenas 10 años. La pérdida ha sido [...]
Alabando a Dios en medio de las circunstancias adversas Un hecho que reafirman las Escrituras es que Dios tiene abundantes bendiciones para nuestra vida. Son bendiciones materiales y espirituales que Él desea, [...]
Esposos: A recuperar el liderazgo 2.1. Que al término de la reunión del Grupo Familiar los concurrentes tengan comprendan el papel protagónico del esposo en el hogar, como líder espiritual [...]
¿Anida todavía sentimientos de rencor en su corazón? “Por años he considerado que soy una mujer buena, pero justamente por mi condición, enfrento problemas. Hay quienes han abusado de mi buena fe. Con decirle [...]
Seis principios para oraciones eficaces “De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar