Dele lugar a Dios para que gobierne su vida y familia

Permita que Dios gobierne su vida y la de su familia

1. Lectura Bíblica: 1 Corintios 1.4-9; Deuteronomio 7:9

2. Versículo para memorizar:

“Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.” (1 Corintios 1: 9)

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Lo sacaron del trabajo. Un lunes al morir la tarde. Llegó un Contador recién salido de la universidad, con más bríos y cobraba menos. Y allí estaba Roberto, con la carta de despido. “Pase a reclamar su cesantía”, decía lacónicamente el segundo párrafo del escrito. Y él que tenía tantos sueños con el empleo.

Recién la semana anterior había ido a averiguar un viaje fuera de la ciudad para lleva r a su esposa y los dos niños. “Será una sorpresa para todos”, pensaba mientras el promotor turístico le explicaba todo el plan. ¿Y qué decir de la casa que había comprado con un crédito? ¿Sería acaso que la perdería?

Caminó de regreso a casa. No esperó el autobús. Deseaba aclarar las ideas, despejar la mente, encontrar respuestas a sus interrogantes.

Cuando sentimos que el panorama luce ensombrecido y el cielo está poblado por densos nubarrones que amenazan con una tormenta, es tiempo de reconocer que Dios tiene el control de todo cuanto nos ocurre, y además, nos socorre a tiempo.

El apóstol Pablo es un vivo ejemplo del hombre en crisis. Estaba en la cárcel, le anunciaban una y otra vez su muerte, y además, los que otrora fueron sus amigos y compañeros de fe, parecían olvidarse de él.

Ese mismo Pablo fue el que escribió: “Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.” (1 Corintios 1:4-9)

Sobresale en medio del texto, una afirmación poderosa: Dios es fiel. Él no nos dejará solos, abandonados a nuestra suerte. Él nos acompaña en los momentos críticos. No estamos solos. Él desea ayudarnos si lo buscamos.

El afamado autor cristiano, Charles Stanley, nos alienta con las siguientes palabras:

“Cuando los planes se frustran o la vida parece desplomarse de alguna manera, no es raro que la gente se pregunte: ¿Dios me ha abandonado? ¿Por qué no ha respondido mis oraciones? Deuteronomio 7:9 ofrece aliento con la garantía de la fidelidad del Padre celestial: “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones”.” (Charles Stanley. Estudio: “Cómo descansar en la fidelidad de Dios”. EE.UU. 2014)

Recuerde que Dios lo sabe todo incluyendo lo que necesitamos y los problemas que enfrentamos; el Señor todo lo puede, y por supuesto, sacarnos del laberinto es una de esas certezas (Cf. Jeremías 32:17); Él está en todas partes y si nos promete ayuda, la brindará, y por último recuerde que Dios no cambia, es nuestro Padre y nos ama como tal, porque somos Sus hijos.

Las circunstancias resultan a menudo dolorosas. Pero aun en situaciones que parecen abrumadoras, los creyentes podemos confiar en que nuestro soberano Señor lo sabe todo, tiene el control, y con amor hace que todo resulte para el bien de sus hijos. Podemos descansar con confianza, sabiendo que el Dios inmutable de toda la creación cuida de nosotros.

Hoy es el día para que deje de luchar en sus fuerzas y deposite toda su confianza en Dios. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. Hoy es el día, además, para recibir a Jesús en su corazón como su único y suficiente Salvador…

4. Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a. ¿Cómo enfrento los problemas, en mis fuerzas o en las de Dios?

b. ¿Me he sentido solo en medio de las tormentas?

c. ¿Entrego mis problemas en manos de Dios?

d. ¿He aprendido a confiar realmente en Dios?

En adelante depositaré toda mi confianza en Dios así el panorama luzca ensombrecido

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=709


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: |









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]
Se deja dominar por sus emociones negativas “Cada vez que enfurezco, reacciono de tal manera que mi familia y todos cuantos me rodean, terminan pagando las consecuencias. Es como si mi mente quedara en [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar