Dejando al enemigo espiritual al descubierto

Un cristiano comprometido pone en derrota al enemigo espiritual

Lectura: Efesios 6:10-12

Introducción:

Libramos una lucha constante contra un mundo espiritual de maldad. En muchas ocasiones nos enfocamos en estrategias para el crecimiento financiero, el afianzamiento del movimiento profético y apostólico, la aplicación de principios para el crecimiento de la iglesia y sinnúmero de temas, que sin dejar de ser importantes, no dejan de lado un aspecto fundamental: la guerra espiritual. Olvidamos por ejemplo que ay espíritus de maldad que atacan al individuo especialmente asediando su mente, corazón y boca.

Por este motivo, el cristiano no puede asumir una actitud pasiva porque Satanás no desmaya en su propósito de generarnos conflictos en todos los ámbitos de nuestra vida. La batalla debe ser constante, resistiendo en el poder de Jesucristo, quien no solo venció a las fuerzas del mal sino que además nos dio la autoridad para vencer.

I. Libramos la batalla contra Satanás y su muy bien estructurada jerarquía demoníaca.

1. A través de gobernadores, principados y potestades, Satanás ejecuta sus maquinaciones.

2. A través de los gobernadores, el enemigo afecta la voluntad, opinión y acciones de otros.

2.1. Desde el Edén cuando influyó en Adán y Eva, Satanás ha engañado y motivado elecciones y acciones equivocadas en las personas.
a. Influye en los pensamientos.
b. Influye en las circunstancias.

2.2. Satanás aprovecha las grietas en los muros para manipular, asediar, oprimir y ejercer influencia.

2.3. Se ven afectadas las instituciones, la familia y las relaciones interpersonales.

¿Cómo vulnera Satanás los muros?

a. A través de un liderazgo sin Dios. No se ejerce autoridad.
a.1. Es necesario orar por las autoridades (1 Timoteo 2:1, 2)
a.2. No respetar a las autoridades, ayuda en los planes de Satanás.
b. A través de la negligencia al no ejercer apropiadamente el liderazgo.
c. A través de la rebeldía (1 Samuel 15:23 a)

2.4. Estamos llamados a hacer vallado mediante oración intercesora (Ezequiel 22.30; 13:4, 5) 3. A través de principados nuestro adversario Satanás ejerce dominio territorial.

3.1. El ejército de Satanás tiene un plan específico para cada país, región, ciudad o barrio.
a. La cartografía espiritual reviste singular importancia.
b. No podemos ni debemos ignorar las particularidades de cada territorio.

3.2. Satanás se pone alerta cuando reclamamos territorios en oración.
a. Satanás tiene una estrategia para cada grupo humano.
b. Es esencial que asumamos un plan estratégico de intercesión por regiones y grupos humanos.

4. A través de las potestades o fortalezas opera por medio de pecados que gobiernan sobre las personas.

4.1. Cuando practicamos pecado deliberadamente abrimos puertas al adversario.
a. Debemos evitar la influencia que ejerce en nuestro entorno.
b. Orar específicamente contra las potestades.
c. resistir la potestad que quiere ejercer dominio.
d. En el nombre de Jesucristo echamos fuera demonios (Marcos 16.17)

5. A través de los mundos espirituales de maldad, que generan fortalezas de mentira e impiden que se propague la maldad (Efesios 6:12)

5.1. El enemigo ciega el entendimiento de los incrédulos (2 Corintios 4:4)

5.2. Mediante doctrinas de engaño Satanás mantiene en las redes y bajo ataduras al mundo (1 Timoteo 4.1)

II. El cristiano debe ejercer autoridad como soldado de Jesucristo

1. Mediante la obra del Señor Jesús en la cruz, tenemos autoridad sobre toda fuerza de maldad (Colosenses 2.15)

1.1. Jesucristo tiene ahora las llaves de la muerte y el Hades (Apocalipsis 1.189

1.2. Jesucristo le quitó al diablo la autoridad que le confería el pecado del hombre (Juan 3.8)
a. Por la obra del Señor Jesús los cautivos tienen ahora libertad (Luchas 4:18, 19)
b. Hay oportunidad para los esclavos de Satanás (Hechos 10:38)
b.1. Ahora el cristiano tiene el compromiso de ministrar liberación (Marcos 16:17, 18)
b.2. Hemos sido librados del dominio de las tinieblas y estamos ahora en el reino de Jesucristo (Colosenses 1:13, 14)
b.2.1. Cada quien decide: Se queda en el reino de la maldad o acepta su condición en Cristo para entrar en el reino de Jesucristo.
b.2.2. Mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.
b.2.3. La Biblia enseña que debemos resistir al diablo (Santiago 4:7; 1 Pedro 5:9).

1.3. Es imperativo que ejerzamos la autoridad que nos dio cristo (Lucas 10.19)
a. Si no reprendemos al diablo ni lo hacemos retroceder, no se irá.
b. No podemos marginarnos de la batalla que enfrentamos.

2. Hay cinco formas mediante las cuales, según la Biblia, debemos ejercer autoridad:

2.1. Ministrar liberación en el nombre del Señor Jesús (Marcos 16.17)

2.2. Fundamentándonos en la palabra de Dios (Efesios 6.17)

2.3. Movernos en el poder del Espíritu Santo (Hechos 1:8; Mateo 12:28) 2.4. Cubrirnos con la sangre del Señor Jesucristo (Apocalipsis 12.11) 2.5. Por medio de nuestro testimonio (Apocalipsis 12:119

3. Hay cinco áreas en las que Satanás nos ataca (2 Corintios 12.10)

3.1. Capitaliza nuestras debilidades.

3.2. Propicia afrentas en contra nuestra.

3.3. Genera necesidades, especialmente de carácter material.

3.4. Articula persecuciones en contra nuestra.

3.5. Propicia que enfrentemos períodos de angustia.

III. ¿Cómo hacemos guerra espiritual?

1. El cristiano debe librar la batalla contra Satanás.

1.1. La oración del creyente puede mucho (Santiago 5:16)

1.2. Mediante rechazar el pecado que abre puertas al enemigo (Efesios 4:27)

1.3. Como lo hicieron Josué e Israel, recobrar territorios para el Señor (Josué 6:1-20)

1.4. Dependencia de Dios (Salmos 34:19) quien nos libra (proverbios 3:5, 6)

2. El cristiano debe prepararse para dar la batalla:

2.1. Orar siempre (1 Tesalonicenses 5:17)

2.2. Prepararnos para el ayuno (Isaías 58:6)

Conclusión:

El poder de Jesucristo es el que nos permite vencer. Él ya venció a Satanás; nos corresponde a nosotros someternos a Dios, resistir al diablo y él huirá de nosotros como enseñan las Escrituras (Santiago 4.7). Si ignoramos las maquinaciones de nuestro adversario espiritual, toma ventaja. Es un lujo que no podemos permitirnos, ni ahora ni nunca. Sobre esa base, es menester orar y mantenernos alerta para no dar ninguna oportunidad al diablo y a sus huestes. Recuerde siempre: Satanás está vencido y nos corresponde apropiarnos y ejercer la autoridad que recibimos del Señor Jesucristo. En Él somos más que vencedores.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=439


Publicado en: Sermones

Etiquetas:









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
¿Cómo ayudarle a su pareja cuando enfrenta conflictos de trabajo? “Alguna vez pensé que todo iba a ser distinto cuando Jairo cambiara de trabajo. Pero no ha sido así. Allí donde se encuentra ahora, aun cuando es un buen [...]
Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]
navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
familia
Buenos y abundantes frutos a nivel familiar Si usted desea sembrar una huerta con pepinos, ¿va a la tienda y pide semillas de “cualquier cosa”?. Por supuesto que no. Si el objetivo es obtener buenos [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar