Decídase por la sanidad física y espiritual que le ofrece Jesucristo

El Señor Jesús nos asegura sanidad física y espiritual

Base Bíblica: Lucas 5:12-16.

Introducción:

La sociedad está marcada por dos géneros de personas: el primero lo componen quienes se resignan a su situación, y aquellos que deciden avanzar hacia el cambio gracias a que reciben al Señor Jesucristo como su salvador personal.

El leproso reconoció su situación y fue en procura del Hijo de Dios quien tiene el poder para transformar nuestra existencia; y usted, ¿acaso piensa seguir como hasta ahora sumido en una situación de desesperanza?

I.- La sanidad física y espiritual se produce en quienes buscan al Señor Jesucristo (v. 12).

1.- El leproso enfrentaba una vida de marginamiento, desprecio y desesperanza (v. 12).

2.- El esposo estaba desahuciado por la ciencia (v. 12).

3.- El leproso creía que no tenía otras oportunidades (v. 12).

4.- El leproso reconoció que el Señor Jesucristo podía marcar la diferencia en su vida (v. 12).

II.- El Señor Jesucristo desea su sanidad física y espiritual (vv.13, 14).

1.- El Señor Jesús tiene poder ilimitado para traer sanidad a su vida (v. 13).

a.- Usted decide si prosigue enfermo física y espiritualmente.

b.- Usted decide si emprende el camino hacia la sanidad física y espiritual.

2.- El Señor Jesús desea que su vida tenga propósito (v. 13).

3.- El Señor Jesús tenía el firme propósito de glorificar a Dios con sus acciones (v. 14).

III.- La obra del Señor Jesucristo es integral: sana el cuerpo y el alma (vv.15, 16)

1.- Quienes iban al Señor Jesús, procuraban una sanidad física y espiritual (v. 15).

2.- Quienes iban al Señor Jesús, experimentaban transformación definitiva (v. 15).

3.- Usted puede emprender hoy el camino hacia el cambio.

a.- Reconozca su situación actual.

b.- Reconozca que no puede seguir como hasta ahora.

c.- Reconozca que necesita a Jesucristo en su corazón.

Conclusión:

La obra del Señor Jesucristo en la vida de todos los seres humanos es integral: se manifiesta en sanidad espiritual y física, que son aspectos fundamentales que sin duda anhelamos mucho. Lograrlo implica, sin embargo, renunciar a toda atadura con el fracaso, la resignación y la desidia, para admitir que en el amado Hijo de Dios es posible experimentar transformación definitiva. Él trata con cada uno de una forma eficaz y oportuna. Basta que le abran las puertas de su corazón. ¿Hasta cuándo se resiste a experimentar ese glorioso cambio que produce Dios?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6213


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
puertas
Puertas abiertas a la entrada de los demonios (Lección 4- Nivel 1) El espectáculo lo anunciaron por la radio, la prensa y la televisión. Un cantante famoso que venía a la ciudad. “Un evento histórico, jamás visto”, [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar