¿De qué manera se manifiestan las posesiones demoníacas?

(Lección 5 – Nivel 1)

Es tiempo de poner al descubierto dónde se encuentran los demonios

La mujer estaba angustiada. Aquella mañana no quiso siquiera desayunar. Los gritos de su hija, en la pieza contigua, la tenían al borde del desespero, no porque fuera intolerante sino por la impotencia de no saber qué hacer.

Por algunos instantes sólo se limitó a fijar la mirada en la pared, ocre, como su vida en medio del drama que enfrentaba. Los médicos aseguraban que la muchacha padecía una rara enfermedad y otros, los más, que no había esperanza para ella.

— ¿Qué hacer para traer paz y sosiego a la vida de mi hija? — repetía presa del desespero, pasándose las manos sobre el rostro bañado en lágrimas.

Unos vecinos se habían quejado. Argumentaban que no podían soportar los gritos y lamentos de la chica, sorpresivos y desgarradores, como si el infierno mismo anidara en sus entrañas.

Cuando oyó que Jesús de Nazareth pasaría por la región de Tiro y de Sidón, no lo pensó dos veces. Acomodó su pelo, alisó el vestido y sin probar bocado, fue en procura del Maestro:

“– ¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí! ¡Mi hija tiene un demonio! Jesús no contestó ni una palabra. Entonces los discípulos se acercaron a él y le rogaron: –Dile a esa mujer que se marche, porque viene dando voces detrás de nosotros. Jesús les dijo: –Dios me ha enviado únicamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Pero la mujer fue a arrodillarse delante de él y le pidió: –¡Señor, ayúdame! Él le contestó: –No está bien quitarles el pan a los hijos y dárselo a los perros. –Sí, Señor –dijo ella –, pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces le dijo Jesús: – ¡Mujer, qué grande es tu fe! Hágase como quieres. Desde aquel mismo momento, su hija quedó sanada.” (Mateo 15:21-28, versión Dios habla hoy)

La paz retornó al hogar. Una nueva vida comenzó para la jovencita. Sus días cambiaron. Las cadenas se rompieron. Jesucristo le abrió las puertas a una existencia renovada, libre de toda atadura e influencia demoníaca.

Una historia que trasciende en el tiempo y nos evidencia por lo menos tres elementos que le invito a considerar:

1.- Los demonios toman posesión de aquellos que no tienen a Cristo. Recuerde que Tiro y Sidón eran verdaderos fortines de Satanás, donde prevalecían la idolatría, la maldad y el rechazo a todo aquello que tuviera relación con Dios. En ambientes así, Satanás y sus huestes se recrean, porque están en áreas propicias para obrar.

2.- Las manifestaciones de una posesión demoníaca son evidentes. Hay enfermedades de carácter biológico, bien sea por aspectos genéticos o deterioro del propio organismo, pero hay afecciones que son consecuencia de posesión demoníaca, como lo documentan pasajes de la Biblia. Alguien poseído, actúa por fuera de la normalidad.

3.- El poder de Jesucristo ministra libertad a quienes están cautivos por las fuerzas de las tinieblas. Ocurrió durante su ministerio terrenal y aún hoy, cuando siervos y siervas que se mueven en la autoridad que proviene del Salvador, atan y echan fuera los demonios.

Es fundamental que toda persona conozca, y más aún un ministro de liberación, aspectos relacionados con las formas de posesión demoníaca de cara a avanzar en el desenmascaramiento y proceso de expulsión de los demonios.

Desenmascarando al enemigo

Es evidente que Satanás nos odia, porque somos la creación de Dios, y procura nuestra destrucción tal como lo advirtió el Señor Jesús: “El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; pero yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.” (Juan 10:10).

¿Cómo lo hace? Afectando específicamente dos dimensiones en las que se desenvuelve el ser humano: la física y la espiritual. Ahora, pensemos por un instante que la vida a la postre es una sumatoria de días y no podemos permitir, bajo ninguna circunstancia, que Satanás nos arruine un solo día. Por ese motivo es necesario salirle al paso cuando propicia en nuestra existencia la depresión, inclinación al suicidio, adicciones— cualquiera que sea su género y grado— así como tentaciones orientadas a propiciar nuestra caída.

El autor y conferencista Dean Sherman es específico al señalar que “Satanás es real. Su naturaleza, sus intenciones, y su participación maligna en nuestros asuntos son reales. Cuando entramos en su territorio, estamos haciendo amistad con un ladrón, un destructor diabólico y un asesino monstruoso que no tiene remordimiento. Su intención es destruir nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestro carácter, nuestra reputación y nuestras relaciones. Él anhela la extirpación de todo lo que es recto y bueno.” (Sherman, Dean. Guerra Espiritual. Editorial Vida, 1991. Pg. 37)

En desarrollo de una bien planificada estrategia, el enemigo desata ataques ocultos y abiertos, especialmente en este último caso, a través de filosofías y enseñanzas que han venido cobrando mucha fuerza como la Nueva Era, y que veladamente alimenta animadversión contra quienes profesamos la fe en Jesucristo.

Tres áreas objetivo para el Adversario

Nuestro Adversario espiritual quiere tener dominio de tres áreas específicas de la vida del ser humano: en la mente, en el corazón y en lo que expresamos. Cuando encuentra puertas abiertas, toma posesión de esos tres puntos clave.

1.- Posesión de la mente

Satanás sabe que la mente es el principal centro de operaciones y que si logra posesionarse de ella, dominará sobre el resto del cuerpo. En ella se nacen, se anidan y fortalecen los pensamientos que traducimos en acciones.

Ahora, los pensamientos tienen tres fuentes principales de origen: la primera de ellas es Dios. Nuestro amado Padre celestial es quien habla a nuestro ser cuando se lo permitimos, pero también conoce lo más íntimo de nuestro ser, aspecto que reafirma el rey David cuando escribe: “Dios justo, que examinas los pensamientos y los sentimientos más profundos, ¡pon fin a la maldad de los malvados, pero al hombre honrado mantenlo firme.” (Salmos 7:9, versión Dios habla hoy)

Una segunda fuente, es lo que nosotros mismos elaboramos como procesos mentales. Pensamos y, la mayor parte de las veces, obramos en consonancia con lo que pensamos. Y un tercer origen de los pensamientos, es Satanás mismo quien ejerce influencia en las personas.

El Evangelio ilustra éste punto cuando encontramos que Pedro mismo se convirtió en instrumento del Adversario para tentar y procurar disuadir al Señor Jesús para que no cumpliera su obra redentora. “Pero Jesús se volvió y dijo a Pedro: –¡Apártate de mí, Satanás, pues me pones en peligro de caer! ¡Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres!.” (Mateo 16:23, versión Dios habla hoy)

El amado Salvador reprendió no a Pedro sino al mismo enemigo que estaba hablando por boca de su discípulo.

El Adversario alimenta en las personas pensamientos de maldad, y cuando ha establecido su fortaleza en la mente de la persona, lo lleva a la enajenación definitiva o raptos de locura que no se curan con medicamentos.

Si se trata de un cristiano víctima del asedio u hostigamiento por parte de Satanás en la mente, especialmente en sus pensamientos, es necesario fortalecernos en Dios a través de la oración, y recobrar el control.

Esta enseñanza encuentra fundamento en la instrucción de Pablo: “Es cierto que somos humanos, pero no luchamos como los hombres de este mundo. Las armas que usamos no son las del mundo, sino que son poder de Dios capaz de destruir fortalezas. Y así destruimos las acusaciones y toda altanería que pretenda impedir que se conozca a Dios. Todo pensamiento humano lo sometemos a Cristo, para que le obedezca…,.” (2 Corintios 10:3-5, versión Dios habla hoy)

El mismo apóstol Pablo insiste en la necesidad de ejerce un apropiado gobierno de nuestra mente, reemplazando nuestra vieja manera de pensar: “No viváis conforme a los criterios del tiempo presente; por el contrario, cambiad vuestra manera de pensar, para que así cambie vuestra manera de vivir y lleguéis a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.” (Romanos 12.2).

Tenga siempre presente la recomendación del rey Salomón: “Cuida tu mente más que nada en el mundo, porque es fuente de vida..” (Cf. Proverbios 4:23)

Igual, si una persona está atada por demonios que gobiernan su mente, es imperativo ministrarles liberación en la autoridad y el poder de Jesucristo.

2.- Posesión del corazón

Cuando vamos a la Biblia y hallamos referencia, una y otra vez al corazón, específicamente habla de la parte esencial de nuestro ser que alberga actitudes, emociones y sentimientos, área que el apóstol Pablo es enfático en recomendar que se debe cuidar: “En cuanto a vuestra antigua manera de vivir, despojaos de vuestra vieja naturaleza, que está corrompida por los malos deseos engañosos. Debéis renovaros en vuestra mente y en vuestro espíritu, y revestiros de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios y que se manifiesta en una vida recta y pura, fundada en la verdad. Por lo tanto no mintáis más, sino que cada uno sea veraz cuando hable con su prójimo, porque todos somos miembros de un mismo cuerpo. Si os enojáis, no pequéis: procurad que el enojo no os dure todo el día.” (Efesios 4.22-26)

Históricamente hay documentados casos de hombres y mujeres que, tras cometer un hecho atroz, simplemente dicen: “Algo, una fuerza interior que no puedo explicar, me obró a hacerlo”, y también: “Sin explicarme por qué, sentí odio hacia esa persona y el deseo irrefrenable de matarla.”

Piense por un instante en el resentimiento y odio que puede incubar el corazón de alguien. Hay quienes son un dechado de virtudes, y no obstante no pueden perdonar. Dominados por ese sentimiento, atacan, hieren, humillan y ridiculizan a quien se convierte en blanco de su rechazo. Satanás toma ventaja de esa situación, pero hay aquellos en los que ya domina el corazón.

Personalmente creo que eso explica la existencia de abusadores y criminales, muchos de los cuales abrieron puertas al mundo de las tinieblas y después, quedaron atados por el enemigo.

3.- Posesión de las actitudes

El Señor Jesús enseñó que de lo más profundo de nuestro ser, salen nuestras expresiones y actitudes: “Porque del corazón del hombre salen los malos pensamientos, los asesinatos, el adulterio, la inmoralidad sexual, los robos, las mentiras y los insultos.” (Mateo 15:19, versión Dios habla hoy)

Cada palabra que sale de nuestros labios puede ser utilizada por Dios para edificar a los demás, o por Satanás— cuando gobierna en una persona— para provocar heridas y destrucción (Cf. Proverbios 18:21; Salmos 141:3; Santiago 3.10)

Características de la posesión demoníaca

Tenga presente que Satanás gobierna mediante posesión a una persona y obra a través de ella, cuando le han abierto puertas. Alguien en quien mora el Espíritu Santo se convierte en una fortaleza inexpugnable para el enemigo espiritual.

A continuación incluimos un cuadro con las características que revisten las ataduras demoníacas:

CARACTERIZACION DE POSESIONES DEMONIACAS
TIPO DE ATADURA CARACTERISTICAS
Problemas sexuales Pensamientos de perversión, fantasías, masturbación compulsiva, lujuria, exhibicionismo, inclinación a prácticas de perversión, homosexualidad, fornicación, adulterio, incesto, bestialismo, aberraciones, prostitución.
Problemas emocionales Perturbaciones sucesivas, resentimiento, odio, ira, miedo, rechazo, baja autoestima, auto compasión, celos, depresión, preocupaciones recurrentes e inexplicables, inseguridad e inferioridad.
Problemas mentales Irracionalidad, pérdida de la memoria, embotamiento, esquizofrenia, doble personalidad o personalidades múltiples
Problemas de adicciones A las drogas, comer en exceso, bulimia, anorexia
Enfermedades Específicamente las provocadas por posesión demoníaca y que son descritas en pasajes como Lucas 13.11
Convicciones religiosas de error Religiones orientales, filosofías y ciencias mentales, sectas que se proclaman cristianas y niegan la obra redentora del Salvador Jesucristo, logias, sociedades secretas, yoga, meditación trascendental, desdoblamiento del cuerpo.
Dependencia del ocultismo No consultar decisiones sin consultar antes a las fuerzas ocultas, en contravía de lo dispuesto por Dios (Cf. Deuteronomio 18:9-15)

¿Cómo logramos identificar esta situación en una persona? A través de dos elementos: el primero de ellos, la observación, auscultando el comportamiento de las personas para verificar manifestaciones demoníacas en su comportamiento, y el segundo, mediante el Espíritu Santo quien nos concede el don del discernimiento (Cf. 1 Corintios 12:10)

Ejercicios para realizar durante la semana:

1.-Versículo para memorizar :

“Porque del corazón del hombre salen los malos pensamientos, los asesinatos, el adulterio, la inmoralidad sexual, los robos, las mentiras y los insultos.” (Mateo 15:19, versión Dios habla hoy)

Ejercicios para realizar durante la semana:

2.- De acuerdo con Mateo 15:21-28, ¿Qué afectaba a la hija de la mujer sirofenicia?

3.- ¿Cuál es el propósito de Satanás de acuerdo con Juan 10:10?

4.- ¿Quién conoce lo más profundo de nuestro ser y lo que pensamos según Salmos 7:9?

5.- ¿Por qué recomienda el apóstol Pablo someter nuestros pensamientos al dominio de Cristo, a la luz del pasaje 2 Corintios 10:3-5)

6.- ¿Por qué en Mateo 15:19 el Señor Jesús señala que pensamos y actuamos de acuerdo con lo que hay en el corazón?

7.- ¿Cuáles son los dos elementos fundamentales para reconocer el obrar de los demonios en una persona (Cf. 1 Corintios 12:10)?

Preguntas para discusión en grupo:

9.- ¿Ha tenido experiencias personas con personas en las que ha identificado el obrar demoníaco?

10.- ¿Qué procedimiento se siguió con la persona a quien conoció bajo el estado de dominio demoníaco?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6696


Publicado en: Guerra Espiritual

Etiquetas:








Los artículos más leídos

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas [...]
oración, poder,
Que nada ni nadie nos roben el privilegio de orar Cuando pensamos en el Señor Jesús sin duda lo vemos muy distante a nuestra realidad. Hoy le invito para que piense en Él como un líder de nuestro tiempo. [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar