De nada sirve la economía próspera si no tenemos familia

Dios cuidará de su familia.

1.- Lectura Bíblica: Mateo 6: 33, 34

2.- Meditación familiar:

Hace algún tiempo en Venezuela infinidad de personas arrojaron billetes a las calles como una forma de protestar por la devaluación de su divisa nacional.

Aun cuando muchas calles estaban cubiertas de fajos y aún de monedas, nadie se abalanzó a recogerlos. En criterio de quienes tiraban ese dinero a la calle, no tenía valor. Y algo más poderoso aún: reconocían que, en esos tiempos críticos, lo más valioso era su familia.

Esta poderosa enseñanza cobra vigencia en todos los tiempos. Algo bueno en medio de tantas noticias desalentadoras.

¿De qué se trata? De que tal vez nos preocupamos más por nuestra economía, por desgastarnos trabajando, afanados por el mañana, y hemos dejado de lado a nuestro cónyuge e hijos.

Debemos enfocarnos en lo que realmente es valioso:

1.- Nuestra relación con el Padre celestial.

2.- El afianzamiento de nuestra paz interior.

3.- La relación con la familia.

Le invitamos a recordar lo que enseñó el Señor Jesús a una multitud y a nosotros hoy:

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” (Mateo 6: 33, 34 |RV 60)

¿Cómo podemos aplicar el pasaje Escritural? De manera sencilla. Reflexionando acerca de nuestras prioridades. Probablemente hemos descuidado la intimidad con Dios y con nuestro cónyuge e hijos.

Hoy es el día para que revisemos en qué aspectos de nuestra vida debemos aplicar correctivos. Nunca es tarde para cambiar. Dios nos ofrece una nueva oportunidad para experimentar transformación.

Revisemos para cambiar y mejorar y luego podremos decir: “Algo bueno han salido de las crisis”.

Si no ha recibido a Jesucristo como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga.

3.- Oración familiar:

Amado Dios y Padre de los cielos, reconozco que, por mucho tiempo, me he preocupado más por trabajar y obtener buenos recursos que por mi vida espiritual, por orar delante de Tu presencia y por mi familia. Deseo cambiar. Sé que puedes ayudarme. Gracias por permitirme iniciar ese nuevo camino.  Amén.”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Con ayuda de mi amado Dios, voy a valorar más a mi familia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10166


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

Milagros
Siete leyes espirituales que desencadenan el poder de Dios Usted quizá anhela experimentar el poder de Dios. Desea que ocurran milagros. Tal vez las circunstancias le resultan adversas y desea que se produzca una [...]
casa roca
Una vida cristiana edificada sobre la roca La vida cristiana es una experiencia maravillosa que se edifica cada día. Es un aspecto en el que coincidimos todos. No obstante, esa construcción implica [...]
Manifestaciones del Espíritu Santo en nuestras vidas No basta con hablar o leer sobre el Espíritu Santo. Es necesario tener una experiencia personal con Él. Es Dios moviéndose con poder en nuestro ser. Sólo [...]
Las madres, una bendición de Dios para la familia (Día de las Madres) En una ocasión tan especial como la Celebración del Día de la Madre, elevamos una oración a Dios por la enorme bendición de tener a nuestro lado esposas y [...]
lápiz
Corrija errores y emprenda una nueva vida “Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón. Porque Jehová oye a los menesterosos, y no menosprecia a sus [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar