Cuatro pasos para definir una visión familiar

Como esposos debemos promover la transformación familiar

1. Lectura Bíblica: Génesis 1:28-31

2. Meditación familiar:

¿Por qué hemos perdido el liderazgo familiar? Esta pregunta surgió en una de las reuniones de varones de nuestra congregación. Sin duda estaban inquietos. No son los únicos. Quizá usted mismo esté formulándose ese interrogante y en el breve espacio que tenemos hoy para reflexionar, le invitamos a hacer la consideración del caso.

Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, los unió y le dio a Adán la tarea de ejercer dominio sobre la tierra (Lea Génesis 1:28-31; Cf. Salmos 104:5; Job 26:7) Quizá no lo ha analizado bien, pero le invitamos para que lea el texto:

“Luego Dios los bendijo con las siguientes palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella. Reinen sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que corren por el suelo». Entonces Dios dijo: «¡Miren! Les he dado todas las plantas con semilla que hay sobre la tierra y todos los árboles frutales para que les sirvan de alimento. Y he dado toda planta verde como alimento para todos los animales salvajes, para las aves del cielo y para los animales pequeños que corren por el suelo, es decir, para todo lo que tiene vida»; y eso fue lo que sucedió. Entonces Dios miró todo lo que había hecho, ¡y vio que era muy bueno! Y pasó la tarde y llegó la mañana, así se cumplió el sexto día.” (Génesis 1:28-31. NTV)

El problema radica en que por hacer las cosas a nuestra manera y no a la manera de Dios, hemos perdido el liderazgo a nivel personal, familiar y social. ¿Cómo avanzar en la recuperación de ese liderazgo en todas las esferas? Hay cuatro pasos que vale la pena tener en cuenta:

1. Evaluar dónde estamos ahora con nuestra familia, qué cambios es necesario aplicar y adónde queremos y podemos llegar.

2. Someter nuestros planes y proyectos en manos de Dios (Lea Salmos 37:5)

3. Definir metas realizables. De ser necesario, realizar ajustes en el proceso. Avanzar. No apartarnos de la meta.

4. Orar a Dios por su guía diaria en el proceso de edificar relaciones sólidas, con la pareja y con los hijos.

El padre de la sicología moderna, William James, señaló: “El descubrimiento más grande de mi generación es que los humanos pueden cambiar sus vidas, si cambian su actitud mental”.

Cuando tenemos una buena relación con Dios y con nuestra familia podemos decir que alcanzamos equilibrio en nuestras relaciones. El proceso comienza con un cambio de actitud. El verdadero cambio ocurre desde adentro hacia afuera. Cambiar es el principio para emprender una nueva vida, de realización plena.

Un vivo ejemplo de la transformación que se produce en una persona como consecuencia de su cambio de actitud, lo encontramos en Nicodemo, el religioso fariseo, que una noche fue en búsqueda del Señor Jesús (Lea Juan 3:1-21)

Ahora, le invitamos a considerar las siguientes preguntas que ayudarán en su proceso de crecimiento:

a. ¿Qué impulsó a Nicodemo a buscar al Señor Jesús?

b. ¿Por qué Nicodemo, a pesar de ser líder espiritual, no encontraba paz interior?

c. ¿Qué podemos aplicar de la decisión de Nicodemo y cómo nos puede ayudar hoy?

d. ¿Enfrentaba Nicodemo el temor del qué dirán? ¿Enfrentamos hoy temor del qué dirán?

e. ¿Qué trajo como consecuencia a la vida de Nicodemo el buscar al Señor Jesús?

f. ¿Qué enseñanzas recibió Nicodemo y también nosotros hoy de labios del Señor Jesús?

g. ¿Qué significa para su vida el Señor Jesús?

Es tiempo de recobrar el liderazgo en familia y será posible, en la medida en que entreguemos y rindamos toda nuestra existencia a Dios y le permitamos que ocupe el primer lugar. Si Jesús el Señor reina, sin duda experimentaremos cambios en todas las áreas de nuestra vida. Hoy es el día para que tome esa maravillosa decisión.

3. Oración familiar:

“Amado Dios y Padre de los cielos, este día hemos aprendido algo importante alrededor del liderazgo familiar. Como esposos reconocemos que todavía nos hace falta mucho camino por recorrer, pero que en cada paso no estamos solos porque tú nos acompañas. Te pedimosque nos guíes en el proceso para experimentar crecimiento personal y espiritual, como esposos, y así poder brindar una mejor orientación a la familia. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Desde hoy permitiremos que Dios gobierne nuestra familia

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=447


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

Decídase a perdonar “Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les [...]
Supere los enemigos de la relación familiar ¿Cuáles son los principales enemigos de la relación familiar? Permítanme relacionarle algunos: el trabajo, el egoísmo, las muchas ocupaciones en la [...]
No renuncie ahora, está a las puertas de vencer “Ustedes no me escogieron a mi, sino que yo los he escogido a ustedes y les he encargado que vayan y den mucho fruto, y que ese fruto permanezca” (Juan [...]
padres, hijos, familia, internet
¿Dedica más tiempo al internet que a sus hijos? Con frecuencia reñimos con mi esposo porque él argumento que paso más tiempo viendo el teléfono antes que a mis hijos. Reconozco que a veces es así, pero [...]
familia, hogar,
Permita que Dios imprima cambios en su familia 2.1 .- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes comprendan que, sin excepción, todos tenemos una misión y un propósito de parte de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar