Creciendo en los niveles de la fe

Con ayuda de Dios estamos llamados a experimentar nuevos niveles en la fe

Base Bíblica: Hebreos 11:1; Romanos 10:9, 10

Introducción:

¿Por qué los cristianos no recibimos milagros? Es una de las preguntas que se formulan millares de personas con mayor frecuencia. Y sin duda el interrogante está mal formulado. Debería ser: ¿Qué impide que recibamos milagros? Y el eje central para responder ese cuestionamiento, está en la fe. Pero más allá, la definición que tenemos de la fe, que muchas veces está mal orientada. El propósito hoy es que comprendamos de qué manera la fe está íntimamente unida a los milagros.

I. El problema del cristiano: no tener definido qué es fe

1. La fe está íntimamente ligada a la certeza y la convicción, y deja de lado toda sombra de duda (Hebreos 11:1)

a. La certeza y la convicción toman forma y se fortalece en nuestro corazón

b. Tener la certeza y la convicción no depende de Dios sino de nosotros

b.1. La fe no es simplemente esperanza. El que espera no tiene certeza ni convicción

b.2. La fe es del presente. No es mera expectativa. Es convicción de que se recibe ahora mismo

b.3. La fe no es simplemente visualizar lo que anhelamos

2. La fe debe ir acompañada de creer con el corazón y confesar con los labios (Romanos 10:9, 10; Cf. Romanos 10:13)

3. La duda impide que Dios pueda obrar milagros (Marcos 6:2-6)

a. Hay fe que duda: “De pronto ocurre algo en mi vida…”

b. Hay fe negativa: “¿Será que Dios puede obrar ese milagro…?”

II. Conforme depositamos nuestra confianza, crecemos en la fe

1. Si clamamos por un milagro, la fe debe movernos a creer que recibiremos el milagro (Marcos 11:24)

a. Pedir orando

b. Creer que recibiremos

2. El Señor Jesús enseñó que, para el que cree, todo es posible (Marcos 9:23 Cf. Marcos 11:20-24)

3. El Señor Jesús enseñó que la fe es dinámica, crece como un grano de mostaza (Mateo 17:20)

III. La fe, las señales y los milagros acompañan a los cristianos

1. Si tenemos fe en el Señor Jesús y en las obras que hizo, podemos llegar a nuevos niveles (Juan 14:12-14)

2. El Señor Jesús enseñó que las señales acompañarán a sus seguidores (Marcos 16:15-18)

3. Es necesario revisar, ¿Cómo anda nuestra fe? ¿En qué nivel nos encontramos?

Conclusión:

Cuando tenemos certeza y convicción en nuestro corazón, podemos afirmar que hay una fe dinámica, que crece. Una fe que cree a pesar de que todo esté en contra. Creer por encima de las circunstancias. Y todos podemos llegar a ese nivel. Basta que renunciemos a nuestra lógica, a los convencimientos en los que nos enmarca una sociedad incrédula. Los milagros son posibles para todos, ahora.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6022


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
puertas
Puertas abiertas a la entrada de los demonios (Lección 4- Nivel 1) El espectáculo lo anunciaron por la radio, la prensa y la televisión. Un cantante famoso que venía a la ciudad. “Un evento histórico, jamás visto”, [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]
El reino de las tinieblas, un mundo bien organizado (Lección 6 – Nivel 1) La noticia la publicó un periódico de amplia circulación nacional. A Ramiro lo encarcelaron por un “equívoco”. Pasar por alto un pequeño detalle, lo [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar