¿Cómo y para qué nos bendice Dios?

Dios nos bendice cada nuevo día

Base Escritural: 2 Crónicas 1:1-11

Introducción:

Si nuestra vida está encaminada a honrar y glorificar al Señor, Él nos bendice y prospera rica y abundantemente. Es un principio universal contenido en el libro de los triunfadores que es la Biblia. Él nos guiará para tener la victoria en todo cuanto hacemos. Al igual que el rey Salomón, seremos victoriosos.

I. Dios nos bendice en todo cuanto hacemos si le concedemos el primer lugar (vv. 1-6)

1. Dios nos guía para que todo cuanto hacemos sea prosperado (v. 1)

a. El rey Salomón fue afirmado en su reino

b. El rey Salomón era exitoso en todos sus caminos

c. Dios estaba con el rey Salomón

2. El secreto del rey Salomón era tener un encuentro permanente con Dios para ser un buen gobernante (vv. 2, 3)

a. El rey Salomón consultaba sus decisiones delante del Señor (vv. 5, 6)

b. Los hombres y mujeres que son prosperados reconocen a Dios en todos sus caminos

c. Los hombres y mujeres que son prosperados someten sus planes en manos de Dios (Salmos 37:5)

II. Dios nos bendice si caminamos conforme a Su voluntad (vv. 7-10)

1. Si caminamos conforme a Su voluntad, Dios quiere darnos todo cuanto le pidamos (v. 7)

a. Darnos aquello que está conforme a Su voluntad

b. Darnos aquello que sea para nuestra edificación

2. Debemos reconocer siempre, con acción de gracias, que todo cuanto somos y tenemos, proviene de Dios (vv. 8, 9)

3. Cuando pedimos algo a Dios, es importante revisar las intenciones de nuestro corazón (v. 10)

a. ¿Hay en nuestro corazón una motivación egoísta?

b. ¿Honramos y glorificamos a Dios con aquello que le pedimos?

c. El rey Salomón le pidió a Dios sabiduría e inteligencia para gobernar

III. Dios nos bendice cuando hay un corazón dispuesto para servirle (vv. 11-13)

1. Dios conoce las intenciones de nuestro corazón (v. 11)

2. Dios nos concede lo que le pedimos en Su voluntad (v. 12)

a. Porque nos ama

b. Para que podamos sevir más y mejor

c. Para que lo honremos y glorifiquemos en todo cuanto hacemos

3. El rey Salomón pidió y recibió cuanto pidió en un encuentro que tuvo con Dios en el lugar secreto (v. 13)

Conclusión:

¿Cuándo somos bendecidos? Cuando caminamos conforme a la voluntad de Dios. Él nos asegura prosperidad en todo cuanto hacemos. En el proceso es importante que nos movamos conforme a Su voluntad y que, en lo que pedimos, esperemos recibir edificación, que no sea únicamente para nuestro deleite. Si Dios ocupa el primer lugar en nuestra existencia y todo cuanto hacemos buscan honrarle y glorificarle, seremos prosperados siempre, en toda circunstancia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6264


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar